Ultimas Noticias

Periódico
Primera
Opinión
España
Internacional
Sociedad
Economía
Motor
Deportes
Cultura
Televisión
Ultima

Indice del día
Resumen semanal
Búsqueda

Información local
Madrid

EL MUNDO
 
Domingo, 4 de enero de 1998 EL MUNDO periodico


El Partido Popular consigue casi seis puntos de ventaja sobre el PSOE en intención de voto

Aznar es el líder más valorado, por delante de González y Almunia, y mejora la imagen del Gobierno

BALANCE DEL 97/PERSPECTIVAS DEL 98 (1).- EL MUNDO inicia hoy la publicación de una encuesta elaborada por la empresa Sigma Dos en la que los ciudadanos valoran la actuación del Gobierno y de los principales políticos en 1997 y muestran sus percepciones sobre el año que comienza. La primera entrega del sondeo refleja hoy el fuerte ascenso del Partido Popular en intención de voto, así como la consolidación del liderazgo de José María Aznar, que consigue la mayor puntuación y ventaja respecto a Felipe González, cuya imagen sigue situada por delante de la del secretario general del PSOE, Joaquín Almunia.

FERNANDO LOPEZ AGUDIN

MADRID.- Si los españoles tuviesen que depositar hoy una papeleta en las urnas, en unas elecciones generales anticipadas, proporcionarían al PP una ventaja de casi seis puntos sobre su inmediato competidor, el PSOE. Este resultado de la encuesta de Sigma Dos sobre intención de voto coincide, además, con las valoraciones sobre el presidente José María Aznar, el Gobierno y los principales dirigentes políticos de las más importantes formaciones estatales y nacionalistas.

Por vez primera crece la distancia entre la imagen del líder de los populares y la de los dos líderes socialistas. Mejora sustancialmente la opinión sobre la acción gubernamental. Es la confirmación de la lenta pero imparable tendencia creciente de la base social del centro-derecha.

En relación con la anterior encuesta de Sigma Dos, publicada en octubre, el PP avanza punto y medio, mientras que el PSOE pierde un punto. En tan sólo el último trimestre, el socialismo ha perdido, prácticamente, el mismo porcentaje de voto que en los 15 meses que median entre las últimas elecciones generales y el verano pasado. Exactamente lo contrario sucede con los populares. En tres meses han crecido tanto como habían aumentado en año y medio. Esta espectacular variación del ritmo creciente y decreciente de unos y otros, gestada en un otoño judicial protagonizado por los juicios del caso Filesa y de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, es la que establece una diferencia de casi seis puntos entre el centro-derecha y la izquierda socialista al comenzar el nuevo año. Este guarismo hay que encuadrarlo con los datos que señalan una estabilidad de voto del PNV y de CiU, que compiten con el Partido Popular en Euskadi y Cataluña, y los que reflejan una caída de Izquierda Unida, que disputa el electorado de izquierda al Partido Socialista.

CRISIS INTERNA

La bajada de Izquierda Unida, ha perdido en este otoño la cuarta parte de los votos perdidos desde las pasadas elecciones generales, refleja la crisis interna que la coalición ha vivido con la ruptura protagonizada por Diego López Garrido y Rafael Ribó. Sin embargo, los dos puntos descendidos desde las últimas urnas legislativas, en los que se incluye el medio punto que ha disminuido en el último trimestre, no parecen haber beneficiado al Partido Socialista. De lo contrario, su trasvase hubiera compensado por la izquierda lo que ha perdido por su derecha. José María Aznar se distancia en la medida que recibe votos que provienen del socialismo sin que los socialistas recojan la totalidad de los que huyen de IU. La fractura de Izquierda Unida pasa la factura a Julio Anguita sin que se beneficie Almunia. Si la estabilidad de Pujol y Arzalluz no impide crecer a Aznar, la desestabilización de Anguita tampoco frena el descenso de Almunia.

Significativa es la nueva valoración de la gestión de Aznar. Aparece claramente como el mejor valorado y se sitúa a más de un punto de Almunia. Quiebra así su imagen de ir por detrás de la de su formación e inicia un tirón hacia arriba sumamente elocuente. Curiosamente, esta variación es al alza, en el electorado socialista, y, a la baja, ligeramente, en el electorado de centro-derecha. En los populares disminuye cuatro puntos quienes la califican como buena y aumentan en tres puntos los que la valoran como regular.

En los socialistas, por el contrario, ascienden cuatro y 11 puntos los que la califican, respectivamente, como buena y regular. Exactamente, los 15 puntos que descienden los que continúan calificándola como mala. Es entre el electorado de IU donde se mantienen los mismos criterios que en la anterior encuesta. Igual apreciación, con idénticas tendencias crecientes y decrecientes en socialistas y populares, merece la acción gubernamental. Si se cruzan estos dos datos, tanto los del presidente del Gobierno como los del Ejecutivo, con los de intención de voto, cabe deducir que se inicia un nuevo desplazamiento del resto de voto centrista, que aún mantuvo la personalidad de González en las últimas urnas legislativas, hacia Aznar. El nuevo año comienza, a juzgar por esta encuesta, con una imagen del PP en la que el centro empieza a ser lo sustantivo y la derecha lo adjetivo.

De ahí los altibajos de opinión que se registran entre quienes, desde la derecha y desde la izquierda, valoran negativa y positivamente esta alteración del orden de los factores políticos e ideológicos que definen el producto del PP.

ASCENSOS Y DESCENSOS

Si bien todos los líderes suben, no todos suben lo mismo. Son los tres dirigentes sobre los que se sustenta la actual mayoría parlamentaria del Gobierno los que triplican y sextuplican a los tres que encabezan la oposición de izquierda. Aznar, Pujol y Arzalluz se sitúan en la cresta ascendente, mientras Almunia, González y Anguita en la base de este ascenso, claro reflejo de que se aprecia la existencia de una política gubernamental y la inexistencia de una política de oposición.

Junto con la ruptura del statu quo que protagoniza Aznar, lo más relevante de este apartado de la encuesta es la comparación entre las valoraciones de González y Almunia, lo que es particularmente más espectacular, en el seno del socialismo que fuera de él. No solo porque el primero esté medio punto por encima del segundo, subiendo tres décimas más, sino porque esta distancia global casi alcanza los dos puntos entre los socialistas y punto y medio entre los populares. Son cifras que indican tanto la persistencia del carisma de González como la indecisión de Almunia. Unicamente en IU se aprecia más al nuevo líder socialista que al anterior, aunque este amor no es correspondido, porque Julio Anguita es el dirigente peor valorado por los socialistas.


PP Y PSOE, consolidaciones enfrentadas

La encuesta de Sigma Dos señala una simultánea consolidación política. La del PP en el Gobierno y la del PSOE en la oposición. Si el proyecto gubernamental de Aznar carece de alternativa, lo mismo ocurre con Almunia en la izquierda. Asentados sobre dos bloques electorales sólidos ante cualquier seísmo político, dominan ampliamente el centro-derecha y la izquierda. Conviene tener en cuenta la fecha de la encuesta: después del juicio del caso Filesa y antes de la vista oral del caso Marey. El Partido Popular despega tanto por su política de Gobierno como por la falta de política del PSOE sobre el presente y el pasado.


¿ Recomendaría
este artículo?

Copia para
IMPRIMIR