es una película de largometraje hecha de pequeñas piezas, de alrededor de tres minutos de duración. Cada una de las piezas está dirigida por un director de cine distinto y tiene por objeto denunciar algún aspecto de la realidad política y social española que se ha deteriorado especialmente durante la última legislatura.
Nos animaba el derecho legítimo a la libre expresión, queríamos abrir los ojos de los ciudadanos y mostrar algunos problemas que el ejecutivo de los últimos años ha desatendido, manipulado, obviado o directamente escamoteado a la opinión pública.

Desgraciadamente, la realidad, tozuda se ha impuesto y los ciudadanos han visto el plumero popular, en toda su crudeza, merced a los hechos desencadenados tras el brutal atentado del 11 M en Madrid. En la línea que precisamente denunciábamos en muchos cortometrajes de , el gobierno de José María Aznar ha tratado por todos los medios de engañar a los españoles acerca de la autoría del atentado, en la ingenua creencia de que un nuevo ataque de ETA atraería votos para el Partido Popular.

No nos engañemos. Aunque no se demuestre participación alguna de ETA en los atentados de los trenes de cercanías madrileños, la organización sigue siendo una banda terrorista que cuenta con nuestra condena más unánime. Por otro lado, a nadie alegra que la investigación de los atentados señale finalmente a Al Qaeda. Ni a los partidos de la oposición; ni, por supuesto, al colectivo de cineastas que formamos

Pero las actuaciones de algunos miembros del gobierno han sido deplorables y la ciudadanía ha castigado al partido del gobierno en las urnas.

En , como no podría ser de otra forma, hemos decidido realizar un último cortometraje, el que hará el número treinta y tres, que explique nuestra visión del asunto. Con éste último capítulo daremos por finalizada la película, que trataremos, nuevamente, de hacer pública.