¿Policlínico, hospital o academia?

JUAN ANTONIO BORREGO
Fotos: VICENTE BRITO

CABAIGUÁN, Sancti Spíritus.— El doctor Manuel Wong, un joven especialista en Medicina General Integral, graduado en 1995, abre con destreza una gaveta de su escritorio y pone a disposición de los reporteros un manojo de fotografías que, según sus propias palabras, ilustran con exactitud la revolución ocurrida en el centro que dirige.

Hoy el policlínico abarca una
 céntrica manzana de Guayos.

Manuel asegura que en este tiempo, además de médico, debió convertirse en proyectista, albañil, plomero, jefe de obra, inversionista..."¡y sabe Dios cuántas cosas más!"

Pero ahora que ya ha pasado "el temporal", muestra con orgullo imágenes reveladoras de lo que ha sucedido en cada uno de los 2 372 metros cuadrados que abarca el policlínico de Guayos, población ubicada en la Carretera Central, entre Cabaiguán, cabecera municipal, y Sancti Spíritus, capital de la provincia espirituana.

UN POLICLÍNICO EN RUINAS

La demolición del viejo policlínico comenzó el 28 de febrero del 2003 por los propios trabajadores y los habitantes de la comunidad, recuerda el director, auxiliado por las doctoras Anabel Armas y Marianela Lorenzo, vicedirectoras docente y de asistencia médica, respectivamente, quienes precisan que por razones obvias dichos trabajos implicaron el desalojo total de la instalación.

Hacia el local de la fotografía del pueblo fueron el cuerpo de guardia, laboratorio y esterilización; hacia los consultorios, los restantes servicios que requería una población de más de 14 600 habitantes, concentrada no solo en la cabecera del Consejo Popular, sino en otros asentamientos como La Aurora, La Fragua, La Esperanza, Tres Palmas y Las Damas, entre otros.

Los nuevos servicios salvan vidas.

El policlínico había nacido en una casona de inicios del siglo pasado, propiedad de Adriano Valle, rico hacendado de la región, y poco a poco se fue ampliando. Sin embargo, el serio deterioro constructivo de las diferentes instalaciones que lo componían aconsejaba prácticamente su demolición total.

Reducido a escombros, los hombres de la Empresa Constructora de Obras de Arquitectura (ECOA 51), del Grupo Empresarial de la Construcción en Sancti Spíritus, comenzaron a levantar paredes, fundir cubiertas, componer redes eléctricas, de abasto de agua y evacuación de residuales y demás trabajos de acabado en toda la manzana que ahora ocupa el centro médico, hasta vencer la etapa inversionista.

NACEN NUEVOS SERVICIOS

Según confirma el doctor Manuel, tras la inversión constructiva y el arribo paulatino del equipamiento, el policlínico además de mejorar sustancialmente la calidad de los servicios, ha duplicado la cifra de los que prestaba anteriormente, con la particularidad de haber añadido otros muy necesarios para el perfeccionamiento de la atención primaria al paciente.

"Tal es el caso —indica el director— de apoyo vital y trombolisis, que en cuestión de meses ya ha salvado 15 vidas; ultrasonido, sala de observación, Rayos X, microbiología, drenaje biliar y entubación duodenal, sala de alergia y gimnasio de terapia física y rehabilitación, entre otros."

Solo en este último, que incluye terapia ocupacional, fangoterapia, mecanoterapia, consejería dietética, logopedia y foniatría, han sido atendidos más de 3 900 pacientes desde abril hasta el cierre de octubre.

El de Guayos también es uno de los 75 policlínicos del país en los que desde septiembre se comenzó a impartir la carrera de Medicina, añade la doctora Anabel, quien especifica que en la institución además se forman estomatólogos de quinto año, residentes de Medicina de sexto y tecnólogos de la Salud en varias especialidades, todo ello con docentes del territorio y equipamiento propio.

SIN COLAS Y SIN QUEJAS

"Ahora estamos más motivados, los médicos que trabajamos en el otro policlínico no tenemos cómo agradecer esto", confiesa la pediatra.

 

| Portada  | Nacionales | Internacionales | Deportes | Cultura |
| Cartas | Comentarios | Ciencia y Tecnología | Lapizcopio| Especiales |

SubirSubir