Paisajismo Argentino

 

 
Se inaguró la Flor de Buenos Aires
 

Eduardo Catalano




 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 







Abril de 2002

Arquitecto Eduardo Catalano

Profesor de la Arquitectura Association School de Londres, profesor de la Escuela de Diseño de la Universidad de Carolina del Norte, EEUU, y profesor emérito del MIT.

 

Con la idea original y realización del arquitecto Eduardo Catalano (82 años) que reside desde los años ’50 en EE.UU, y como corolario de su exitosa carrera profesional, decidió regalarle a la ciudad de Buenos Aires una "obra ambiental" a la que llamó Floralis genérica.

Esta escultura móvil de acero fue emplazada en Figueroa Alcorta y Tagle, en la Plaza Naciones Unidas.

Tuvo un costo total de 500.000 dólares incluido el traslado de Córdoba a Buenos Aires.

En la provincia de Córdoba, en la fábrica de aviones Lockheed Martin, se desarrolló el ambicioso plan. Como cada pétalo pesa cuatro mil kilos, hacían falta cálculos de estructuras aerodinámicos muy precisos y pruebas de resistencia, entre ellas en el túnel de viento.

La construcción en sí duró trece meses (enero 2001 a febrero 2002). Los pétalos miden 13 metros de largo y 7 de ancho. Los pistilos están hechos de Dural, una aleación aeronáutica de aluminio y revestidos de acero inoxidable. La flor está comandada por un sistema hidráulico central: se abre y cierra de acuerdo a la hora del día o a la fecha calendario.

Su sistema eléctrico contiene un control lógico programable sujeto a expandir sus servicios. Su consola posee un reloj que regula, en forma automática, la apertura y cierre de la flor de acuerdo con una velocidad establecida, y con horarios predeterminados. Puede, así, bañar con luz sensual su cuerpo entero en cada luna nueva, celebrar Nochebuena y el comienzo de cada año o permanecer semiabierta, como un capullo anunciando la Primavera. Simultáneo con su cierre, 12 proyectores con lámparas halógenas de intenso color rojo, proyectan su color sobre la superficie interior de los pétalos.

La flor permanece dormida en la oscuridad de la noche mientras se siente el latido lumínico de su espacio interior, desde la distancia. También protege su salud cerrando sus pétalos cuando la velocidad del viento supera, por un tiempo mayor de 60 segundos los 80 km/h"

 

¿Cómo nació la flor? ¿Cómo se definió su nombre?


"Hacía tiempo que deseaba concebir una estructura móvil que se abriera, se cerrara o se expandiera. No aspiré a mi máximo ideal de transformación, el proyectar una estructura como si fuera una oruga que se convierte en mariposa. Un atardecer de verano, trabajando en mi jardín de invierno, un prisma de vidrio de tres pisos de altura, noté que una gran flor roja de la especie Hibiscos comenzaba a cerrarse. Me senté y, sin saber por qué, dibujé una flor geométrica concebida para ser construida a una gran escala. Su arduo y largo trayecto serán narrado luego de la inauguración.

El nombre, fiel al latín, nació al expresar su origen, como síntesis de todas las flores. Al presentar Floralis Genérica en la Academia Nacional de Bellas Artes adopté una narración que repetiré:

En el proceso de elegir el nombre de esta prolífica madre he consultado a sus hijos, crisantemos, malvones y madreselvas, a flores silvestres y de invernadero, a tulipanes, orquídeas, violetas y girasoles, a flores de cien frutales y abejas, picaflores y mariposas. Fueron estos tres intrépidos exploradores de la naturaleza los que me han brindado el más sabio consejo. Al exponer jardines y praderas tienen una amplia visión de la flora; al buscar polen o néctar ven en todas las flores la imagen de una flor genérica. En su homenaje a la naturaleza refleja en sus pétalos brillantes las imágenes de esta, pero, como buena artista, no las imita sino que las interpreta

Ninguna de ellas se repite, todas se fragmentan por la separación de pétalos. La realidad es así transformada en abstracción. Los días de neblina esfumará su imagen como si ésta fuera una reminiscencia, al amanecer reflejará la luz amarilla y tenue al sol o ruborizará sus mejillas seducida por la luz rojiza de los ocasos.

A la noche recogerá con lentitud sus pétalos para dormir bajo un cielo luna o sin estrellas."

Para el autor de la obra, su flor expresa la esencia de la naturaleza en una ciudad particularmente furiosa.

Editorial ]Proyectos ][ Enciclopedia ][ Historia ][ Galeria de Fotos ][ Bibliografía ][ Jardines ][ Eventos ]

Enviar correo electrónico a consultas@paisajismoargentino.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2002 Paisajismo Argentino (Primer sitio dedicado al paisajismo en la República Argentina)