Cambiar a contenido. Saltar a navegación

San Roque

Usted está aquí: Inicio Ayuntamiento Serv. Municipales 3º Centenario Artículos Historia de San Roque, donde reside la de Gibraltar
 

Historia de San Roque, donde reside la de Gibraltar

Historia de San Roque, donde reside la de Gibraltar La ciudad de San Roque nació como consecuencia de un hecho de trascendental importancia para España: la pérdida en agosto de 1704 de la plaza de Gibraltar durante la Guerra de Sucesión al trono español, que enfrentó al archiduque Carlos de Austria y al duque de Anjou ( Felipe V) .

El pueblo gibraltareño y con el  Ayuntamiento a la cabeza decidió en masa no aceptar la imposición de la bandera británica, país aliado del bando español del archiduque, saliendo de la ciudad a pesar de las capitulaciones honrosas que se le ofrecían.
En torno a la antigua ermita dedicada a San Roque, a tan sólo  seis kilómetros de la ciudad ocupada, se fundó el nuevo Gibraltar.  El 21 de mayo de 1706 se mandó constituir oficialmente el Ayuntamiento trasladado del Peñón.

San Roque continuó manteniendo las tradiciones y los derechos históricos de Gibraltar. Aquí está el pendón de la ciudad, la cédula real por la que los Reyes Católicos concedieron el escudo de armas a la plaza, el archivo eclesiástico y un buen número de imágenes religiosas sacadas del Peñón, y que hoy forma el rico patrimonio imaginero de la ciudad de San Roque, donde reside la de Gibraltar.

            La nueva población fue en aumento y se estableció la Comandancia General y el corregidor, dependiendo de ella el resto de poblaciones de la comarca. Donde se encontraba la antigua ermita se levantó la parroquia de Santa María la Coronada. Monumento Histórico-Artístico. En este templo está la sepultura del gran poeta José Cadalso, muerto durante el último sitio a Gibraltar, en 1782.

Sanroqueños ilustres fueron el general Luis de Lacy, héroe de la Guerra de la Independencia y fusilado por el régimen absolutista en 1817; Manuel Montesinos Molina, reformador del sistema penitenciario español en la época de Isabel II; Francisco María Tubito Oliva, periodista, escritor, arqueólogo y miembro de academias españolas y extranjeras; Vicente Terrero Monasterio, singular diputado de las Cortes de Cádiz de 1812; Antonio Vallecillo Luján, experto en temas militares y miembro de la comisión reorganizadora del Ejército en 1873, Alberto Casañal Shakery, escritor y periodista;  Luis Ortega Bru, considerado uno de los más destacados imagineros del siglo XX; Carlos Castilla del Pino, miembro de la Real Academia Española de la Lengua, reconocido psiquiatra y escritor, y Juan Luis Galiardo, prestigioso actor.


Es en el término municipal donde se produce el primer asentamiento humano del Campo de Gibraltar. Carteia fue una población habitada primeramente por fenicios y cartagineses, llegando a ser colonia romana. Tuvo el privilegio de acuñar moneda propia como correspondía a una ciudad populosa y próspera. Las excavaciones arqueológicas realizadas han descubierto inscripciones funerarias visigóticas, que demuestra su continuidad post-romana, para más tarde ser dominada por los árabes

Existen otros asentamientos menores en el municipio, destacando por su importancia el de Barbésula, en Guadiaro, del que también se conservan ruinas. San Roque fue también la primera silla episcopal de la provincia, gracias  ala presencia de san Hiscio, uno de los discípulos del apóstol Santiago.


            San Roque no está dispuesto a olvidar su duro y glorioso pasado. Con todo, el municipio vive plenamente el presente, que le sitúan como uno de los más industrializados de Andalucía, y con un desarrollo turístico de alta calidad surgido en torno a la práctica del golf, el polo y los deportes náuticos. En ese marco de convivencia de sectores dispares, San Roque tiene su baza principal en ser cabecera cultural del Campo de Gibraltar. Actualmente, la ciudad, refleja uno de los movimientos culturales más dinámicos de la comunidad andaluza.

 

Un amplio municipio

 

El municipio sanroqueño está constituido por las poblaciones de Puente Mayorga, Guadarranque, Campamento, Taraguilla, Estación de San Roque, Guadiaro, San Enrique y Torreguadiaro. Junto al casco principal, San Roque, constituyen una población de más de 26.000 habitantes. Con sus características propias, cada una, enriquece un término en el que su máximo valor son sus gentes, capaces de hacer posible una ciudad para todos.