Publicado en: EL MUNDO
Fecha: 29 de septiembre de 2000
Escrito por: Juan Medina

La voz de Homer Simpson
CARLOS REVILLA

Pocos hubieran reconocido su cara al cruzárselo por la calle, pero no era difícil que, en cualquier sitio público, al oírlo hablar, la gente se diera media vuelta esperando encontrar una cara conocida. Walter Mathau, Jack Lemmon, Bill Cosby o Homer Simpson eran sólo algunos de los personajes a los que desde 1953 venía poniendo voz Carlos Revilla, actor y director de doblaje fallecido repentinamente el pasado miércoles a los 67 años.

Nacido en Salamanca en 1933, Revilla abandonó sus estudios de medicina a los 20 años para formar parte del cuadro de actores de la Cadena SER y sacar partido de una voz a la que sabía dar el tono preciso para transmitir las sensaciones de los personajes a los que interpretaba.

A partir de ese momento, comenzó una exitosa carrera que le colocó entre los mejores profesionales de un trabajo muchas veces poco reconocido por el gran público.

A los dobladores españoles se les concede a menudo un puesto entre los mejores del mundo, en parte por el empeño que puso la dictadura en el desarrollo de esta técnica como nuevo medio de censura de las películas que llegaban de fuera de nuestras fronteras. Carlos Revilla fue uno de los mejores y de los más ocupados.

Muchos fueron los actores que nos han hecho reír o emocionarnos con los diálogos que ponía en sus labios, desde Walter Mathau a Jack Lemmon, pasando por Bill Cosby o aquel coche fantástico que, a principios de los años 80, nos encandiló a todos con las burlonas réplicas a su dueño.

De este modo, cuando hace 10 años llegaron a España los primeros capítulos de una serie de mordaces diálogos y ácidos personajes titulada Los Simpson, la productora no dudó en encargarle su adaptación al español a Carlos Revilla, quien se hizo cargo de ella desde el primer momento, adaptando los diálogos y dirigiendo a los actores que ponían voz a los protagonistas. Él mismo se reservó un papel, el del patriarca de la peculiar familia, Homer, sin duda uno de los más divertidos de la serie.

Durante los 248 capítulos de Los Simpson que hasta el momento han llegado a España, Carlos Revilla consiguió hacernos llegar toda la ironía de unos textos llenos de dobles sentidos y juegos de palabras, que supo adaptar a la perfección a nuestro idioma, sentado tras su mesa de director o frente al atril donde el texto le indicaba las palabras que debía poner en labios de su personaje.
Así durante los últimos 10 años.

Precisamente para celebrar el décimo aniversario de la serie, Antena 3, la televisión que tiene los derechos de emisión en España, tiene previsto reponerla desde el primer capítulo, lo que servirá de improvisado homenaje a uno de los grandes dobladores españoles.

Una vez, a una niña le preguntaron qué le habían parecido los dibujos animados basados en las populares tiras cómicas de Mafalda. La pequeña contestó que le parecía todo bien excepto que le hubieran cambiado la voz a la protagonista. Aquella niña se había imaginado que Mafalda hablaba con su propia voz. Carlos Revilla consiguió que a nosotros nos parezca lo contrario: jamás podremos acostumbrarnos a oír al simpático Homer Simpson con una voz que no sea la suya.

Desde el pasado miércoles, las ya de por sí oscuras salas de doblaje, están un poco más oscuras por la muerte de un maestro.

Carlos