Año XVI, Edición 292

Fundada el 1 de Mayo de 1986

16 páginas

MiamiDade, FL, Octubre, 2004

 
La Estrella de Nicaragua Circula Simultaneamente en Miami y Nicaragua
 
Historia del Himno Nacional
2.- Este Decreto principiará a regir desde su publicación en la Gaceta. Comuníquese: - Casa Presidencial,- Managua, D.N., 20 de Octubre de 1939.
Anastasio Somoza García, Presidente de la República El Ministro de la Guerra por la ley, J. Rigoberto Reyes, General de Bri-gadas G.N. (Gaceta, No. 231, martes 24 de Octubre de 1939.)

Don Salomón Ibarra Mayorga
Autor de la letra 
del Himno Nacional 

Don Salomón Ibarra Mayorga nació en la ciudad de Chinandega, el 8 de Septiembre de 1887. Hizo los primeros estudios en el Seminario Conciliar San Ramón de la ciudad de León y se recibió de Contador en el Colegio Mercantil de Occidente en el año 1909.
Desde muy joven tuvo gran afi-ción por las letras. Su padre, el Dr. Felipe Ibarra, fue un brillante abogado, filólogo, poeta y estilista de nota. El Dr. Felipe Ibarra tuvo el privilegio de ser maestro de Rubén Darío, a quien inició desde su niñez en la carrera literaria. Su madre doña Eloísa Mayorga de Ibarra, de ilustre prosapia nicaragüense, perteneció a una familia de poetas y escritores, entre los que sobresalen el propio Rubén Darío.
La vida de Salomón Ibarra Mayorga, crisol de virtudes ciuda-danas discurrió entre las letras y los números, así como en las distintas actividades patrióticas, sociales y culturales de Nicaragua. A los 24 años dirigió el diario «El Tiempo» único pariódico liberal que se publicaba entonces y combatía con sus escritos al régimen de Juan José Estrada (1910-1911).
El 4 de mayo de 1911 cayó herido, víctima de un atentado terrorista, según Ibarra el autor inte-lectual fue Carlos Pasos. En 1912, dejando la pluma por el rifle, se incorporó a la Revolución Constitu-cionalista Liberal en la lucha contra el gobierno de Adolfo Díaz y la intervención extranjera. Como con-secuencia tuvo que emigrar y se asiló en la República de Honduras.

En 1918, a la edad de 31 años, ganó el concurso para la letra del Himno Nacional; con el seudónimo de «Rómulo», durante 15 años fue gerente de la Singer Sewing Ma-chine, Company en Managua, Te-gucigalpa, San Pedro Sula, Santa A-na y San Salvador.

Llamado por el Presidente Dr. Juan Bautista Sacasa se le con-fió el puesto de Vice Gerente de la caja Nacional de Crédito Popular (1935-1946), en el Banco Hipote-cario de Nicaragua. También fue secretario de la Junta Local de Asis-tensia Social de Managua, Presi-dente varias veces de la Asociación de Escritores y Artistas America-nos, sección de Nicaragua, Presi-dente del Instituto Cultural Nica-ragüense-Israelí, Presidente del Club Rotario de Managua y Go-bernador del Distrito 424 de Rotary Internacional, que comprende en Centroamérica, Panamá y Belice.

Además de ser autor de la letra del Himno Nacional, lo es tam-bién del Himno al Aviador Nicara-güense y otros cantos, con la par-ticularidad de que muchos de estos fueron escritos para una música pre-viamente compuesta por el profesor Luis A. Delgadillo. En 1949 ganó el Premio Nacional Rubén Darío y el premio de la Federación Sindical de Maestro de Nicaragua.

En mayo de 1955 publicó una «Monografía del Himno Na-cional», con los auspicios del Mi-nisterio de Relaciones Exteriores, o-bra de gran interés. 
La poesía de Salomón Ibarra Mayorga es diáfana, sencilla, ex-presiva, de espontánea musicalidad, con predominio de la musa pa-trió-tica.
Después del terremoto de Diciem-bre de 1972 trasladó su domicilio a Honduras, donde falleció el 2 de Octubre de 1985, a la edad de no-venta y ocho años. Sus restos-fue-ron repatriados el 12 de Septiem-bre del año 2000, y descansan en el Salón de los Símbolos Patrios en el Palacio Nacional de la Cultura.

Luis Abraham Delgadillo Rivas
Adaptador de la música del Himno Nacional 

El Prof. Luis A. Delgadillo nació en la ciudad de Managua, el 26 de Agosto de 1887, hijo del Dr. Teo-doro Delgadillo y de doña Manuela Rivas. Sus primeras lecciones de música las recibió en su ciudad natal en la escuela de don José Luis Me-dal, fueron sus maestros Alberto Selva, Manuel Silva Guerrero y María Teresa Muñoz de Campari. 

Desde su juventud hizo composi-ciones que revelaron su talento mu-sical a tal extremo que en 1906 el en-tonces Presidente de la República, Gral. José Santos Zelaya López, le concedió una beca para realizar es-tudios musicales en el famoso Real Conservatorio de Milán.
A los 25 años concluyó sus estudios de composición y piano, distinguíendose como un destacado estudiante. Fueron sus maestros Pablo Delachi, Héctor Pozzoli y A-ppiani, y Miguel Saladino, con-cluidos sus estudios regresó a su pa-tria.
Dirigió durante 7 años la Ban-da de los Supremos Poderes, fue profesor de música el la Escuela Normal de Señoritas, y se desempe-ñó como Director General de Cul-tura Musical de Nicaragua. 
A la edad de 34 años se tras-ladó cuatro años a México a impartir clases de teoría musical en el Con-servatorio Nacional y fue Director del Orfeón No. 5. 
En abril de 1930, dirigió un concierto de sus propias composi-ciones, en el Carnegie Hall de Nue-va York.
Fue catedrático de composi-ción y estética musical en el conser-vatorio Nacional de Musica y Decla-mación de Panamá. 
En Nicaragua ocupó el car-go de Director de la Escuela Nacio-nal de Música y de la Orquesta Sin-fónica de Managua.

El maestro Luis Abraham Delgadillo Rivas cultivó las más va-riadas formas musicales, sinfónías breves, preludios sinfónicos, ober-turas, suites, conciertos para violín y piano, rapsodias, música de cámara, cantos corales, música religiosa, ó-peras, cantos escolares, marchas, danzas, etc.
Tuvo destacada participa-ción junto con los profesores Carlos Ramírez Velásquez y Alberto Sel-va, al cantar por primera vez el 16 de Diciembre de 1918, en el local del Ministerio de la Guerra, la letra del Himno Nacional «Salve a ti, Nica-ragua», quienes integraban el tri-bunal aceptaron la adaptación de la letra a la música. El maestro Abra-ham Delgadillo, remozó pulió, co-rrigió y bajó dos tonos al Himno Na-cional para que pudiera ser cantado por los niños; armonizó sus dos me-jores partes, disponiéndolas en for-ma de himno y la instrumentó para gran banda.
Dejó publicadas entre otras las siguientes composiciones: Sin-fonía Incaica, Concierto para Or-questa de Cámara y Guitarra, Suite de Diciembre, Suite Hispánica, Sui-te Salvadoreña, Intermezzo Chino, Cuarteto Moderno, Concierto en Sol Mayor para guitarra, órgano y otras. Murió a los 74 años de edad, el 20 de Diciembre de 1961.
 

Copyright © 2004, La Estrella de Nicaragua Newspaper, Inc.
 Publicación web diseñada por: Remberto Guido González