DOLAR
$ C: 3,31 V: 3,40
CLIMA
TEMP. 21.0º / 16.5º
BUSCAR
 
Martes, 21 de Setiembre de 2004
Hasta siempre Fulvia
Por: El Búho
COLUMNAS ANTERIORES
Más cromwellvideos - (9/21/2004)
Hollywood y las drogas (II) - (9/20/2004)
Hollywood y las drogas - (9/19/2004)
El pez por la boca... - (9/18/2004)
Popy dio pena - (9/17/2004)
Dina vs. Magaly - (9/16/2004)
Laura con soga al cuello - (9/15/2004)
Evita y las suites... - (9/14/2004)
¡Sí se puede! - (9/13/2004)
De mal en peor - (9/12/2004)

Ha muerto Fulvia Célica. En medio de un total hermetismo, falleció el transexual que tuviera su 'cuarto de hora' en Chollywood, al punto que dirigió un programa de radio y uno de Tv, en el canal 45, con Paco Ferrer. Tal vez el espacio más extravagante y 'kitch' que se haya dado en la Tv y que, me imagino, tendrá un lugar de privilegio en la antología de los programas más grotescos en la histotria de la tele. Fulvia le debió mucho de su celebridad al notable cirujano plástico, el desaparecido doctor Eusebio Aguilar, quien fue el pionero de las operaciones de cambio de sexo en el país. Salvando las distancias, por estos lares llegaron transexuales célebres como la italiana Cochinelle, primero; la tenista Dr. Renee Richards, después. Y desde Brasil, a inicios de los ochenta, Gal Matarazzo, que revolucionó Lima. Justo en esa época, entusiasmado por el éxito y fama del brasileño, un hombre ingresó al consultorio del doctor Aguilar y salió con vagina. Por esa época, el Toyota Célica era el carro más caro y lujoso en el mercado, y por eso escogió ese nombre artístico. Luego empezó una serie de transformaciones y se convirtió en el fetiche del doctor Aguilar. Las primeras operaciones de liposucción que se hicieron en Lima, fueron las de Fulvia. Después, cuando estuvo de moda viajar a Japón, se sometió a la operación con la cual se achinaban los ojos, que también instauró el cirujano, y muchos cholos se convirtieron en 'jalados' e ingresaban sin problemas a Tokio a chambear. Cuando prematuramente murió su 'creador', Fulvia ya no fue la de antes. Ingresó sin éxito a la política, postulando sempiternamente a la alcaldía de Jesús María. Le fue mejor en su programa radial. Hasta se casó. Fue estrella de los talks shows. Una vez que murieron estos programas, la aureola de Fulvia se apagó. Y desapareció del ambiente. Nadie se enteró que estaba grave. Su hermano se encargó de enterrarla sin comunicar a nadie. Apago el televisor.

Copyright Prensa Popular SAC ©
PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL SIN LA AUTORIZACIÓN DE LOS EDITORES.
Contáctese con Trome Envíe sus cartas o fotos a: trome@trome.com
Desarrollado por Orbis Ventures SAC