19 de agosto

BEATO LUIS FLORES Y COMPAÑEROS,
Mártires

Si no mantenemos vivo el deseo de Dios,
  puede ocurrir que ese anhelo comience a
entibiarse y llegue a quedar totalmente frío,
y, al no renovar con frecuencia el fervor,
acabe por extinguirse del todo
(San Agustín: Carta 130, a Proba)

   El Beato Luis Flores, nació en Amberes, Bélgica, pero su familia emigró a Méjico. Después de su ordenación en la Orden dominicana, fue enviado a las misiones de Filipinas en 1602. Allí permaneció hasta 1920, cuando se embarca, junto con el Beato Pedro de Zuñiga, rumbo a Japón. Pero fueron capturados por unos piratas holandeses, quienes los entregaron a las autoridades japonesas. Después de tenerlos dos años en prisión, fueron condenados a morir quemados a fuego lento, mientras que al capitán de la embarcación que los había transportado, Joaquín Firayama-Diz, y a su tripulación: Juan Nangata, Juan Yano y Juan Foiamon, japoneses, los decapitaron. En 1867, el Papa Pío IX los beatificó a todos.

VOLVER A SANTORAL DE AGOSTO

   

1