19 de octubre

SAN VARO
Mártir
y
SANTA CLEOPATRA(*)
Viuda

(¿Siglo IV?)

   El Martirologio Romano resume así el martirio de San Varo en Egipto: "En tiempos del emperador Maximino, el soldado Varo visitó en la prisión y llevó alimentos a siete monjes. Como uno de ellos muriese, Varo se ofreció a sufrir en vez de él. Y así, sometido a los más crueles tormentos, conquistó con ellos la palma del martirio."

   Una cristiana llamada Cleopatra recogió el cadáver de San Varo, lo ocultó en un costal de lana y lo transportó a Adraha (Dere'a, al este del lago Tiberíades), donde lo sepultó. Muchos cristianos acudían a visitar el sepulcro del mártir. Cuando Juan, el hijo de Cleopatra, se disponía a abrazar la carrera las armas, la dama decidió construir una basílica en honor de San Varo y trasladar allá sus restos. Al mismo tiempo, encomendó a su hijo a la protección del santo, quien había sido también soldado. El día de la dedicación de basílica, Cleopatra y Juan se encargaron de transportar los restos del mártir hasta el altar. Esa misma noche murió Juan. Cleopatra depositó el cuerpo de su hijo junto a las reliquias de San Varo y ahí se quedó hasta la noche siguiente, quejándose de la ingratitud del santo y pidiendo a Dios que resucitase a su hijo único. Finalmente, abrumada por la pena, cayó en un profundo sueño y vio a San Varo en toda su gloria, que conducía a su hijo de la mano. Después, se vió a sí misma cuando se arrojaba a los pies del santo en actitud de súplica. Varo volvió entonces los ojos hacia ella, y le dijo: "¿Crees que he olvidado todo lo que has hecho por mí? ¿Acaso no pedí a Dios que concediese a tu hijo la salud y una brillante carrera? Como ves, Dios escuchó mis oraciones, pues dio a tu hijo la salud eterna y le llamó a las filas de aquellos que siguen al Cordero a dondequiera que va." "Tenéis razón , replicó Cleopatra, pero os ruego que me obtengáis la gracia de ir a reunirme con mi hijo y con vos." Al despertar, Cleopatra sepultó a su hijo junto a las reliquias de San Varo, según se le había indicado durante su sueño, y vivió consagrada a la devoción y penitencia los siete años que le restaban de vida. Fue sepultada junto a San Varo y a su hijo en la basílica que ella misma había construido.

   El Martirologio Romano no menciona a Santa Cleopatra ni a su hijo; pero sus nombres figuran en el Menaion griego el 19 de octubre.

   En Acta Sanctorum, oct., vol. VIII, pueden verse las actas griegas.

VOLVER A SANTORAL DE OCTUBRE

 


  • *  Vidas de los Santos, de Butler. Vol. IV, ed. 1964
1