16 de octubre
SAN LULO,(*) 
Obispo de Mainz

   San Lulo era originario del reino de los sajones del oeste de Inglaterra. Se educó en el monasterio de Malmesbury, donde recibió el diaconado. Hacia los veinte años, sintiéndose llamado a las misiones extranjeras, pasó a Alemania. San Bonifacio, quien, según se dice, era pariente suyo, le acogió con gran gozo. Desde entonces, San Lulo compartió con San Bonifacio los trabajos del apostolado y los sufrimientos de las persecuciones. San Bonifacio le ordenó sacerdote. El año 751, le envió a Roma a consultar al Papa San Zacarías acerca de ciertos asuntos a los que no quería referirse por carta. A su regreso, San Bonifacio le eligió por sucesor suyo y le hizo su coadjutor. Cuando San Bonifacio partió a Frisia en su última misión, San Lulo tomó a su cargo la sede de Mainz.

   Los historiadores suponen generalmente que la misión de San Lulo ante la Santa Sede tenía por objeto obtener la exención de la jurisdicción epjscopal para la abadía de Fulda, fundada por San Bonifacio. Siguiendo las instrucciones de su maestro, San Lulo le sepultó ahí, cosa que molestó mucho a los habitantes de Mainz y de Utrecht. San Lulo, en calidad de obispo de Mainz, se negó a admitir la exención del monasterio de Fulda, depuso al abad San Esturmio y le sustituyó por un partidario suyo. Pero el rey Pepino intervino y reconoció la independencia de Fulda; San Esturmio recuperó su cargo de abad y San Lulo fundó entonces el monasterio de Herzfeld. En los treinta años que duró su gobierno de la diócesis, San Lulo dio muestras de ser un pastor enérgico y asistió a varios concilios en Francia y otros países.

   Según lo prueban las cartas que recibía de Roma, Francia e Inglaterra, el santo tenía fama de ser muy sabio. Desgraciadamente no se conservan respuestas; sólo nos quedan nueve cartas suyas, publicadas junto con las de Bonifacio. El contenido es muy interesante. En la cuarta carta se advierte la afición de San Lulo por adquirir libros extranjeros; otras cartas prueban su fidelidad a sus amigos, su celo pastoral y el empeño que tenía en que se observasen los cánones. En una de las cartas ordena que se celebren misas, oraciones y ayunos "prescritos contra las tempestades" para que haga cesar las lluvias que dañan la cosecha. En la misma carta anuncia la muerte del Papa y manda que se dígan las oraciones acostumbradas. En carta a San Lulo, Cutberto, abad de Wearmouth, refiere que ha mandado celebrar noventa misas por sus hermanos difuntos en Alemania. En aquella época existía la costumbre de comunicar a las diversas iglesias los nombres de los difuntos, como lo demuestran varias cartas de San Bonífacío a sus hermanos de Inglaterra y una al abad de Monte Cassino. Hacia el fin de su vida, Lulo se retiró a la abadía de Herzfeld, donde murió.

   La principal fuente sobre la vida de San Lulo es la biografía de Lamberto de Herzfeld, por más que no sea muy fidedigna, ya que fue escrita dos siglos después de la muerte del santo. Puede verse en Acta Sanctorum, oct., vol. VII, pte. 2; pero el mejor es el de la edición de las obras de Lamberto hecha por Holder-Egger (1894), pp. Las cartas de San Lulo se encuentran en la edición de M. Tangl, Bonifatiu.sbriefe ( Véase también H. Hahn, Bonifaz und Lul (1883); Hauck, Kirchengeschichte Deutschlands, vols. I y II; y M. Stimming, Mainzer Urkundenbuch (1923), vol. l.

VOLVER A SANTORAL DE OCTUBRE

 


  • *  Vidas de los Santos, de Butler. Vol. IV, ed. 1964
1