7 de octubre

SAN ARTALDO,
Obispo de Belley

   Nació en Songieu, Francia, y fue un niño al que Dios concedió muchos talentos y virtudes. Fue paje de Amadeo de Saboya donde se le conocía por nunca adular, pedir o mentir. A los veinte años, dejó la corte para entrar en la cartuja de Portes. Enseguida se hizo querer, porque elegía preferentemente las tareas más incómodas. Sus hermanos decían que al verle celebrar la Santa Misa se creía más en la presencia real del Señor en la Eucaristía.

   El obispo de Génova encargó a Artaldo fundar una cartuja en su diócesis, y salvo un breve intervalo en que lo obligaron a ser obispo, pasó allí el resto de su vida. Murió a la edad de ciento cinco años, arrodillado sobre ceniza y recitando un salmo de acción de gracias.

VOLVER A SANTORAL DE OCTUBRE

 

1