9 de octubre
SAN DIONISIO EL AEROPAGUITA

Discípulo de San Pablo

   En el Aerópago de Atenas, San Pablo habló con tanta elocuencia y fervor que logró muchos se convirtieran, entre ellos San Dionisio. Este no sólo se convirtió al catolicismo sino que se hizo discípulo del Apóstol. En los "Hechos de los Apóstoles" (17, 34), se nombra a un tal "Dionisio el Aeropagita"  convertido por San Pablo con su discurso en el Aerópago. Al parecer era miembro del tribunal, y por lo tanto, de la aristocracia ateniense. Y dicen los Hechos, que se convirtió Dionisio el Aeropagita "y una mujer llamada Dámaris", según una tradición atribuida a San Juan  Crisóstomo, ésta sería la esposa de Dionisio, pero es una suposición sin prueba alguna. En el Martirologio Santa Dámaris figura como Virgen. 
   En una carta de Dionisio, obispo de Corinto, contemporáneo del Papa Sotero, escrita a los atenienses antes de 175, se dice que Dionisio el Aeropagita, murió como primer obispo de Atenas; solamente una leyenda tardía lo ha identificado con el primer obispo de París, martirizado alrededor de 270.  Tal identificación la encontramos en el Martirologio y en el Breviario Romano, el 9 de octubre. Pero en el Vetus Romanum Martyrologium, los dos Dionisios se distinguen claramente uno del otro; el 3 de octubre, en efecto, se lee: "Athenis, Dionysii Areopagitae, sub Adriano diversis tormentis passi, ut Aristides testis est in opere quod de Christiana religione composuit; y el 9 de octubre: "Parisiis Dionysii episcopi cum sociis suis a Fescennino cum gladio animadversi" (PL, CXXIII, col. 171).
   La Crónica que lleva el nombre de Lucius Dexter identifica a San Dionisio de París con Dionisio el Areopagita, pero comúnmente se niega la autenticidad de este escrito. El primero que identificó a los dos Dionisios fue Hilduinus, abad de San Dionisio (m. 840), en la "Vita S. Dionysii". Bajo el nombre de Dionisio el Aeropagita, está sitado en un escrito, que probablemente un monje siríaco promovido al episcopado, compuso entre 480 y 530 y que obtuvo gran difusión y ejerció gran influencia durante todo el Medioevo: De coelesti hierarchia; De mystica theologia; De ecclesiastica hierarchia; De divinis nominibus, y diez epístolas. Según la VII ep., Dionisio y el sofista Apollofanes habrían visto el eclipse del sol el día de la crucifixión y según De divinis nominibus (III, 2) Dionisio habría asistido a la Dormición de la Santísima Virgen.
   Por estos datos legendarios se creyó que el autor de estos escritos fue Dionisio el Aeropagita, el discípulo de San Pablo: el primero en afirmarlo fue el patriarca  monofisita Severo de Antioquía (512-18), en una disputa con los ortodoxos en Costantinopla, bajo Justiniano I (533). Pero el portavoz de los católicos Hypatios, obispo de Éfeso, observó que si tal escrito hubiera sido de Dionisio, no lo hubieran ignorado ni San Cirilo ni San Atanasio, argumentación que es válida aún hoy.   

VOLVER A SANTORAL DE OCTUBRE

 

1