PERIODO PRECOLOMBINO

Los antepasados Atacameño, arribaron hace 9.000 a.C. a la cuenca del Salar, oasis de Atacama y valle del Loa, eran grupos de cazadores y recolectores que caminando por el altiplano descubrieron la Puna de Atacama, estos habitantes domesticaron este territorio estableciendo alejados enclaves andinos y en algunas caletas del Pacífico. Eran esencialmente nómades y de gran movilidad social, son los genuinos pobladores del desierto que sobrevivieron gracias a su estrategia de vida en movimiento entre pequeñas aldeas y estancias de pastoreo que junto a sus labores de ganaderas, agrícolas, mineras y artesanales, instauraron una economía basada en el tráfico caravanero de bienes de intercambio con los pueblos circundante a la puna de Atacama.

Desde los años 400 a 100 d.C. los Atacameño intensifican sus labores agrícolas con nuevas técnicas y semillas, comenzando una verdadera conquista agraria de los oasis precordillerano Lasana, Chiu-Chiu, Calama, San Pedro de Atacama, Peine, Tilomonte, Toconao.

Durante el primer milenio, estos pueblos crecieron y ocuparon las mejores tierras de los ríos que bañan los oasis del desierto de Atacama, recogen las costumbres y tradiciones de los pueblos anteriores, una población bien identificada en los ayllus de San Pedro de Atacama, da cuenta de estos pueblos en Quitor, Sequitor Oriental, Toconao Oriente, Solor, Tulor y Tchapuchayna. Con el intenso poblamiento del valle de Atacama y el Loa, las aldeas organizadas establecen jerarquías políticas y religiosas, donde se advierten rituales elaborados como culto a los muertos, nuevas técnicas agrarias, pastoriles y artesanales, en especial aquellas destinadas al comercio con otras poblaciones andinas, es el tiempo en que comienza a configurarse la identidad atacameña sustentada en las autoridades locales y poblaciones arraigadas entre los ríos de Atacama y el Loa, uno de los vestigios más conocidos son los enormes pukara o fortalezas en colinas estratégicas localizadas en los oasis de Quitor, Chiu- Chiu, Lasana, Turi y Topayin, en las tierras altas del Loa (asentamiento de Toconce) hubo un contacto importante con los Incas, incrementando la producción minera y agrícola, tal como ocurrió en el oasis alto de Socaire, en un extraordinario manejo de agricultura con obras de andenerías.

PERIODO DE LA COLONIZACION.

El encuentro es irreversible, los señores de los oasis de Atacama y del Loa, ya no podrán integrarse al régimen absolutista de los europeos. Esta zona de convivencia de distintos pueblos entre Atacama, Lípez, Humahuacas y Chichas. En el espacio del Corregimiento de Atacama se destacó una población distinta y con diferente lengua respecto de los Atacama, estos eran los Camanchas o Camanchacas que habitaban la costa, especialmente en el asentamiento de Cobija llamados también Urus, Proanches o Changos. Además, existieron otros grupos étnicos limítrofes del norte, en la Pampa del Tamarugal, el desierto y las quebradas altas cordilleranas.

Siguiente...