Ahora vea la portada de Fin de Semana en formato PDF

 
:: MEDIOS::
 


Calificaciones:15
Navidad y fin de año con Jorge Barón y Caracol
“Entusiasmo... alegría”
El Show de las estrellas lleva más de 40 años al aire y una década recorriendo el país.
Sergio Cárdenas
sábado, 23 de diciembre de 2006

En el muro cerca del ascensor de las instalaciones de Jorge Barón Televisión hay una foto panorámica, tamaño afiche, del estadio Metropolitano de Barranquilla. El tumulto es impresionante. Toda la grama, la pista atlética y las gradas están absolutamente repletas de gente. Más de 60.000 personas asistieron ese día al concierto de El Show de las Estrellas, que lleva ya más de 40 años al aire, y más de 10 recorriendo el país de punta a punta. La misión es simple, pero no sencilla: ofrecer conciertos gratuitos en lugares donde algunas veces, pocas cosas llegan. Más de 40 toneladas de equipos y más de 250 personas que hacen parte del montaje, deben desplazarse hasta los rincones más inhóspitos del país. Pero a pesar de “las dificultades”, como él mismo lo afirma, el concierto siempre se hace.

Admira a Julio Mario Santo Domingo y a Carlos Ardila Lülle: “Siempre he tenido modelos en mi vida. Pero estos dos empresarios son admirables por su visión, por su forma de hacer negocios”. Jorge Eliécer Barón (bautizado por su padre con el nombre del caudillo liberal, para hacer de él alguien importante, un líder) considera vital la función que el programa cumple: llevar alegría, optimismo y esperanza a las regiones donde es más difícil encontrarlas. “A veces llegamos a un pueblo y sólo con ver el montaje, la tarima y las luces, la gente se asombra. Siempre nos reciben con mucho cariño”.

Solamente una vez no pudo hacer el show como lo tenía previsto. Fue en 1997, en Bogotá, cuando una alcaldesa local le prohibió el uso del Palacio de los Deportes, por razones de seguridad. Pero fiel a su lema, vio en este obstáculo una nueva oportunidad: salir a hacer el programa fuera de Bogotá.

Desde entonces, la caravana itinerante ha visitado todas las capitales de departamento, todas las ciudades secundarias y más de 500 municipios en Colombia. Pero además ha llevado su espectáculo al Zócalo de Ciudad de México, el Madison Square Garden en Nueva York, Londres y Caracas, entre otras. El lleno es siempre total. Su público es su “familia de corazón”. Lleva varios años pasando Navidad y Año Nuevo con ellos, pero sus cuatro hijos (todos llamados Jorge) y su actual esposa son fundamentales.

El momento más duro de su vida fue hace 17 años, cuando doña Bertha Ortiz de Barón murió. “No he podido recuperarme del todo de la muerte de mi madre. Pasó hace mucho tiempo, pero todavía me entristece”. En su libro Mis primeros cuarenta años confiesa que lo único que le cambiaría a la historia de su vida es la relación distante que tuvo con su padre. Jorge se fue de la casa a los 16 años y comenzó a trabajar como locutor en radio, en su natal Ibagué. Muchos años antes, con micrófonos de cartón, jugaba a ser locutor, con un espejo como público.

Jorge Barón se ha convertido en parte de la iconografía colombiana. Su cara es reconocible para cualquier colombiano de cualquier región, estrato económico o filiación política. Ha estado presente, durante varias décadas, en uno de esos momentos que sólo se viven con la familia: el abrazo de Año Nuevo. Este año, ese abrazo se transmitirá por el canal Caracol, a partir de las 8 de la noche, desde Pereira. Y el 24 de diciembre, el parqueadero del estadio Metropolitano de Barranquilla será el escenario para esta versión de la Fiesta de los Hogares Colombianos, que con su legendario conteo, recibirá 2007 con un Jorge Barón un poco más canoso, pero con el mismo entusiasmo con que empezó su carrera como empresario, vendiendo cometas a cinco centavos.

 

 

 
     

 

 
 
 
Malo   Bueno
Comentar  Imprimir  Enviar
 
       
 

 

   
 
 
Osuna

:: Beto
:: Mico
:: Nieves
:: Garzón
Una historia de impunidad
La historia en Colombia de la compañía Chiquita Brands International se remonta a comienzos del siglo pasado, cuando se instaló en la zona de Ciénaga bajo el nombre de United Fruit Company.
Armando Montenegro
Colombia: ¿una democracia?
Alfredo Molano Bravo
Todas las formas de hacer plata
Ver mas columnistas
Alejandro Gaviria
La caída de la Iglesia Católica
Gustavo Páez Escobar
La Píldora
Ver mas columnistas
::  JUDICIAL  
Memoria gráfica de un mafioso
A finales de noviembre, a punto de cumplirse 14 años de su muerte, el capo Pablo Escobar volverá a la escena mundial por un nuevo libro que revela en imágenes aspectos desconocidos e íntimos de su vida.
 
::  BOGOTÁ  
El poder de la radio
El candidato del Movimiento Afounincca terminó la semana con una intención de voto del 12,8 por ciento de los posibles sufragantes.
 
::  NEGOCIOS  
La caída del súper
Los “motivos personales” son el argumento más frecuente que utiliza cualquier funcionario o empleado cuando poco o nada quiere explicar sobre su retiro de una empresa o del Gobierno.
 
::  PLANETA EN PELIGRO  
Ballenas, en la mira
El Espectador viajó al Océano Pacífico para observar, entre otras cosas, a las ballenas jorobadas, un espectáculo que según los expertos está amenazado por la mano del hombre y por los estragos derivados del cambio climático.
 
::  DEPORTES  
“Giovanny recuperó la alegría de jugar”
El argentino afirma que el futbolista colombiano es un jugador que no debería faltar en ningún equipo. Sobre el partido de la Suramericana, dice que llegará a atacar, porque es clave en este tipo de enfrentamientos marcar gol de visitante.
 
::  ARTE Y GENTE  
Adivinen quién volvió
Con talento tardío para la televisión, hace nueve años debutó en RCN. Después, con su mismo inusual estilo, pasó al Canal Uno. Ahora se prepara para fortalecer el equipo del Canal Caracol.
 


El uso de este sitio web implica la aceptacin de los Términos y Condiciones de COMUNICAN S.A.
Todos los Derechos Reservados
D.R.A.

COPYRIGHT 2007 www.elespectador.com
Prohibida su reproduccin total o parcial, as como su traduccin a cualquier idioma sin autorizacin escrita de su titular.
Reproduction in whole or in part, or translation without written permission is prohibited. All rights reserved
2007 ELESPECTADOR

Desarrollado por: