Regístrate  
Índice | Contacto | Publicidad | Directorio
EF comunicaciones Filmeweb
No. 22
Los límites del cine: “Casa de muñecas”. Nuestra sociedad es masculina, y hasta que no entre en ella la mujer no será humana, afirma Visen.
14 de marzo de 2007
por Salvador Perches Galván.

Dramaturgo y poeta noruego reconocido como creador del drama moderno por sus obras realistas que abordan problemas psicológicos y sociales, Henrik Johan Ibsen, nació el 20 de marzo de 1828 en Stockmannsgården, en el puerto de Skien, Noruega. Fue un niño meditativo y solitario; pero disfrutaba haciendo teatros de juguete, muñecos y dibujos cómicos; mostró interés por la pintura y llegó a ser un poeta diestro y vigoroso.
Estudió por su cuenta y logró aprobar el examen que le permitió el acceso a la Universidad de Cristianía (hoy Oslo), cursó un año con intención de hacer carrera en medicina. Ibsen ya tenía publicada una comedia, “Catilina” (1850) y se hallaba comprometido en la redacción de otra, “El túmulo del héroe” (1854), cuando fue nombrado asistente de la dirección y “poeta doméstico” en el recién establecido Norse Theater de Bergen.

Henrik Ibsen produjo unas cuantas obras que serían una contribución al debate ético-social de aquellos días: “Los pilares de la sociedad” (1877), referida a los fraudes comerciales; “Casa de muñecas” (1879), sobre la sumisión de la mujer; “Espectros” (1881), sobre la moralidad sexual; y “Un enemigo del pueblo” (1882), en defensa de la libertad de expresión. Todas ellas estaban impecablemente construidas, habitadas por protagonistas estudiados en profundidad, y que daban a los actores y actrices ocasión de excepcional lucimiento.
En 1879 Ibsen lanzó a Nora Helmer al mundo con la exigencia de que también una mujer debería tener la libertad de desarrollarse como persona adulta, independiente y responsable. El dramaturgo tenía ya 50 años, y es en ese momento cuando llega a ser realmente conocido fuera de los países nórdicos. “Los pilares de la sociedad” le había abierto las fronteras alemanas, pero es con “Casa de muñecas” y “Espectros” que se sitúa a la vanguardia europea en los años 1880.


“Casa de muñecas” muestra lo que llegó a ser una pauta constante en las obras siguientes, fase en la que cultiva el llamado "realismo crítico". Es el individuo que queda en oposición con la mayoría, con la autoridad opresiva de la sociedad. Nora lo dice así: "Tendré que mirar quién tiene razón, la sociedad o yo".
A pesar de las perspectivas dudosas de su futuro, Nora ha servido en una serie de países como objeto de identificación para mujeres que luchan por la liberación e igualdad de derechos. En este sentido es seguramente el más internacional de los personajes de Ibsen. A pesar de esto, es un éxito asombroso. El público burgués ha acogido con entusiasmo a esta mujer que abandona a su marido e hijos, rompiendo con la misma institución básica de la sociedad burguesa: La familia.
Desde sus primeros estrenos el 21 de diciembre de 1879 en el Teatro Real de Copenhague y el 20 de enero de 1880 en el Teatro Nacional de Cristianía, Nora, su protagonista, y su portazo final, se convirtieron en bandera del feminismo y su autor en abanderado.
Ibsen plantea en esta obra, con el matrimonio Helmer, la relación entre sexos. Según sus propias palabras: “Existen dos códigos de moral, dos conciencias diferentes, una del hombre y otra de la mujer. Y a la mujer se la juzga según el código de los hombres. [...] Una mujer no puede ser auténticamente ella en la sociedad actual, una sociedad exclusivamente masculina, con leyes exclusivamente masculinas, con jueces y fiscales que la juzgan desde el punto de vista masculino.” — (Notas para la tragedia actual. Ibsen).


“Casa de muñecas” se estrenó en gran parte de los países de Europa generando una enorme polémica, siendo inevitable posicionarse a favor o en contra de su protagonista Nora, su portazo final fue motivo de escándalo (Ibsen cambió este final para su estreno en Alemania), sectores opinaron que era un ataque a los fundamentos de la familia.
Ibsen, como escritor, es un revolucionario que transgrede las formas y los contenidos del teatro de su época, anunciando el advenimiento de un teatro que hoy, a la distancia, se nos aparece como el registro de la crónica de una sociedad que es develada y acusada. Un teatro crítico, fuertemente arraigado y construido en las definiciones de lo que hoy podemos denominar como teatro político.
Al igual que otros escritores, desde la Grecia antigua, pasando por Moliere, hasta sólo algunos años, Ibsen fue censurado y acusado de inmoral, y sus obras prohibidas no sólo en su país natal, sino que también en otras naciones de Europa.

El legado más importante que desprendemos de este renovador del teatro moderno es que realiza su oficio de escritor observando la vida social y política del momento que le toca vivir, con profundidad, con pasión, con verdadero compromiso de escritor.
Esta obra es mucho más compleja que la anécdota de la liberación de una mujer educada para vivir con una venda en los ojos y servir de juguete, primero a su padre y luego a su marido. Es un relato sobre el dinero, la clase media, la corrupción, las oportunidades y los medios utilizados por esta clase social para sobrevivir a sí misma y, principalmente, sobre el conflicto entre los deberes éticos, promovidos por la Revolución Francesa (Libertad, Igualdad, Fraternidad), acaecida unos años antes del estreno de “Casa de Muñecas”, traicionados por esta misma burguesía, y los “deberes” de una Ley hecha y pensada desde lo masculino, desde el poder.

Al margen de su ideología, “Casa de Muñecas” está considerada en el ámbito teatral como una obra "dramáticamente perfecta".
Sus obras señalan el final del melodrama excesivamente romántico y artificial, tan popular en el siglo XIX. Su influencia en el drama del siglo XX es inmensa.

El cine va a la “Casa de muñecas”.
Múltiples han sido las adaptaciones que se han realizado para la pantalla grande de tan rico material dramático, siendo solo algunas de ellas las que a continuación enlistamos:
“Casa de muñecas” (1918), de Maurice Tourneur y Joseph de Grasse. Una de las mejores adaptaciones realizadas en base a la obra de Ibsen. Con Dorothy Phillis como Nora Helmer, William Stowell, Douglas Redmond, Helen Wright o el Mítico Lon Chaney.
“Casa de Muñecas” (1953) de Alfredo B. Crevenna, en México con Marga López interpretando a Nora, acompañada por Ernesto Alonso, Miguel Torruco, María Douglas y augusto Benedico, película en la que imperaba el tono melodramático tan característico de la época.

“Casa de Muñecas” (1973) de Joseph Losey. El director americano Joseph Losey realizó en Gran Bretaña esta correcta versión de la famoso obra “feminista” de Henrik Ibsen, que contó con el protagonico principal de Jane Fonda, Trevor Howard, David Warner, Edgard Fox y Delphine Seyrig.
“Casa de Muñecas” (1973) de Patrick Garland. Claire Bloom, Anthony Hopkins, Ralph Richardson, Denholm Elliott y Ana Massey son los protagonistas de esta adaptación montada por John Glen y dirigida por Patrick Garland. Realizada curiosamente en mismo año que la versión de Joseph Losey

En 1976, bajo la dirección de Dimitrios Sarrás, la compañía Productores Unidos S. A. estrenó en el Poliforum Cultural Siqueiros Casa de muñecas, con una traducción Marylin Ichasso, con el siguiente reparto: María Eugenia Ríos; Claudio Brook; Ada Carrasco; Graciela Doping; Ricardo Blume; Roberto Cañedo; Andrés Bonfiglio y en la obra debutaba una pequeña haciendo un roll masculino, a la que se anunciaba como Nailea Milca interpretando a Bob, a esa pequeña hoy la conocemos como Nailea Norvind y “Casa de Muñecas” representó su debut profesional en las tablas. Se trató de una puesta en escena tradicional en la que el director de origen griego imprimió el tono naturalista, logrando interpretaciones impecables, María Eugenia Ríos tuvo un desempeño brillante y su director acotaba en el programa de mano: "Ser poeta, es mas que nada, ver ". Visen.

“Nora, la heroína de ‘Casa de Muñecas’ va, de su bulliciosa aparición -una esbelta y vulnerable criatura que vive entre dulces de almendra y regalos de navidad- hasta su partida final, una figura independiente y despojada de sentimientos de culpa.
Y todo eso ocurrió mientras forzaba su mente a interrogarse. ¿Como pudo ella hacer semejante cosa, dejar su casa, su esposo y sus hijos después de ocho años de matrimonio? ¿Esta ella justificada? ¿Regresara al día siguiente? ¿Como pudo un carácter cambiar tan de repente? ¿y cual es su carácter para empezar? ¿han sido Nora y Torvald engañados en sus conceptos? ¿están engañados quizás acerca de la realidad?
Ambos son muñecos, muñecos con forma humana pero sin los arduos logros que son atributos característicos del ser humano.


“En el maravilloso diseño de la acción Ibsen muestra cómo Nora adquiere dolorosamente esos atributos. Y en realidad, recapitulando, muestra el desarrollo de la raza humana que siguiendo el proceso de metamorfosis, va del papel de un pequeño animal -alondra, ardilla- al de un ser humano que renace esta vez con algo del sentido trágico de la vida.
“El tema principal de las obras de Ibsen es instigar al ser humano a pensar por sí mismo, a sentir, a cuestionarse, a vivir, a heredar lo mejor de sí mismo en su propio tiempo y lugar. Y la oportunidad que Ibsen da a los actores, es lo que siempre un actor creativo esta buscando: hacer un trabajo profundo y delicado”.
Hasta aquí la cita de Sarrás.

Y, con motivo del año Ibsen, con el objeto de conmemorar el centenario luctuoso del mayor dramaturgo noruego, acaecido el año pasado y como parte de los festejos con que México se unió al mundo en tan relevante conmemoración, nació una nueva versión de “Casa de Muñecas” pero, como lo dicta la modernidad, con una novedosa lectura, particularmente en la puesta en escena, emprendida por José Antonio Cordero, a quien se le ocurrió hacer de la casa, un hipnódromo, dentro del cual el público puede participar estando en el centro de la acción.
La narración adquiere diferentes formas y “el entretenimiento” va, de la exhibición de un collage de algunas de las películas arriba mencionadas, a una representación teatral, una telenovela, un espectáculo de sombras chinescas, un video Chat o hasta un casi table dance.
El elenco lo encabeza la siempre eficaz Mariana Gajá en el papel de la atribulada Nora, acompañada por los no menos talentosos Arturo Ríos y Laura de Ita, el sobreactuado Alejandro Navarrete, Mercedes Hernández y Danaé Reynaud Romero.

Sin duda alguna, se trata de una novedosa lectura al texto clásico de Ibsen, con la intención de darle modernidad a un tema que, ciertamente, a estas alturas puede parecer anacrónico y que, en principio resulta muy efectivo, el público se sorprende y el estar dentro del hipnódromo resulta una grata, aunque a ratos incomoda experiencia, sin embargo, hacia la segunda mitad del segundo acto el experimento comienza a naufragar, en parte, por el intercambio de los actores en los roles masculinos, momento en que el publico empieza a perder la ruta y con la repetición como disco rallado de los diálogos entre Ríos, Ita y Navarrete, el barco se va a pique y solo la perfecta construcción de la obra logra rescatarla en el final de la misma, con una Nora Gajá sacando airosa al experimento.

José Antonio Cordero, responsable de la puesta y también diseñador del hipnódromo se cuestiona: ¿Qué pasaría si el teatro y la infraestructura teatral hubiesen cambiado a la par de la tecnología de entretenimiento de los últimos 100 años, no solo para conformar nuevos soportes o herramientas sino hasta infiltrar la naturaleza misma del fenómeno teatral? Probablemente hoy en día el teatro sería la única forma de entretenimiento unplugged sucediendo en vivo, en tiempo real y además en realidad o quizás una función teatral sería la máxima celebración ritual contemporánea ahora amalgamada por la tecnología de punta pero ¿Qué habría pasado con la actuación? ¿Podríamos los espectadores soportar el estupor de ver un cuerpo humano con el ojo desnudo? ¿Estarían siempre los actores protegidos por la óptica, la electrónica y la presencia tan solo virtual de sus emociones, sus gestos, sus voces, es decir, sus cuerpos? Si el teatro fuese solamente imagen ¿seguiría siendo teatro?. Lo innegable es que en el mundo contemporáneo la actuación es una especie de casa de muñecas en la que los mismos actores han sido recluidos por la exigencia pública de lógica, verosimilitud y buen gusto.


Gracias a los apuntes de los respectivos directores, con mas de 30 años de diferencia en sus puestas en escena, podemos observar que los motivos de reflexión en torno al mismo texto son absolutamente diferentes y no hayan solo punto de conexión entre ambos, sin embargo el texto sigue siendo el mismo y, sin lugar a dudas Hipnódromo, teatro sin cuerpo, emprendido por el grupo multidisciplinario Museo Deseo interviniendo Casa de Muñecas es un entretenimiento que vale la pena experimentar, particularmente para el público joven quien tendrá oportunidad de conocer la obra cumbre de Ibsen a partir de una novedosa y muy moderna lectura.
Material fotográfico cortesía de la producción.

“Casa de muñecas” de Henrik Ibsen.
Dirección y adaptación José Antonio Cordero
Con las actuaciones de Mariana Gajá, Arturo Ríos, Alejandro Navarrete, Mercedes Hernández y Laura de Ita, Danaé Reynaud Romero.
Diseño de Hipnódromo: José Antonio Cordero. Diseño de multimedia y música: Ricardo Cortés.
Teatro Julio Castillo
Centro Cultural del Bosque
Reforma y Campo Marte, atrás del Auditorio Nacional
Jueves y Viernes 20:00 Hrs. Sábados 19:00 hrs. Domingos 18:00 Hrs.
Hasta el 1 de abril.

Filmeweb No. 22


ERadio

 Daniel Radcliffe se desnuda en teatro y ya desea rodar la muerte de “Harry Potter”.
 Carmen Salinas en la primera película sobre el fenómeno de los “Mara salvatruchas”.
 Elsa Aguirre, más allá de la leyenda de sus películas.
 Con el fin de revitalizar al cine mexicano y contar grandes historias, surge Bendito Films.
 Guillermo del Toro es profeta en su tierra y tendrá un homenaje en Guadalajara, Jalisco.
 Cuatro generaciones dedicadas a los FX en el cine nacional e internacional forman la familia de Jesús Durán Galván.
 Gracias a su participación en “Babel” y aunque no ganó el Oscar, Adriana Barraza se ha convertido en una actriz internacional.
 Lanzan convocatoria para el segundo Short Shorts Film Festival México.
 “En el fondo, cada documental está ligado a los Derechos Humanos”, asegura Cristóbal Vicente.
 Guy Maddin presentó en México “La isla de los huérfanos” acompañado de Geraldine Chaplin.
 Para Ingrid Martz , su Diosa de Plata calla muchas bocas.
 “Todos hemos pecado”, de Alejandro Ramírez... “Por el polvo y la ceniza, que digo la verdad y nomás que la verdad”.
 Roberto Fiesco se encuentra entre la producción y la realización, entre el corto y el largometraje.
 Bertha Navarro mantiene su demanda por la versión “pirata” de “El laberinto del fauno”.
 “Los Olvidados” recorre el mundo nuevamente gracias al apoyo de la UNESCO.
 El mito de la llorona regresa al cine mexicano con “J-ok’el”.
 El cine y la música estuvieron presentes en los eventos especiales del FICCO.
 La presencia de Ennio Morricone, uno de los aciertos de la pasada entrega del Oscar.
 Alain Resnais lleva al cine una comedia en donde están presentes los rompimientos, las sorpresas y las decepciones.
 La creación de paisajes y atmósferas, principal interés de Iván Ávila Dueñas en “La sangre iluminada”.
 Una historia de degradación hacia la mujer se presenta en “Los días del abandono”.
 Andrew Adamson inició la filmación de la versión para cine del segundo libro de “Las crónicas de Narnia”.
 En esta primavera el cine independiente llega a Canal Once con estrenos de lujo.
 “El ciudadano Kane”, la mejor película estadunidense de todos los tiempos según el American Film Institute.
 “Arthur y los Minimoys”, un viaje que nos enseña que, muchas veces, los héroes más pequeños pueden realizar las más grandes hazañas.
 Nicole Kidman y los laberintos creativos están presentes en “Retrato de una pasión”.
 18 títulos de cine oriental de acción llegan a México en formato DVD.
 Los cuatro lados del espectáculo
 Soundtrack: “Rumble Fish”.
 Los límites del cine: “Casa de muñecas”. Nuestra sociedad es masculina, y hasta que no entre en ella la mujer no será humana, afirma Visen.
 En corto 1: Para la creación de “Esfera”, Luis Felipe Hernández se expresa más por sensaciones y emociones que por la línea narrativa tradicional.
 En corto 2: La experiencia adquirida con el tiempo y su gusto por el buen cine, ayudaron a Gregorio Rocha a realizar “Acme & Co.”.
 Exlibris: “Cinema: El cine como semiología de la realidad”, de Pier Paolo Pasolini.
 Travesías fílmicas.
© FILMEWEB.net | ® FILMEWEB Todos los Derechos Reservados
* Sólo para usuarios Telcel. Costo por mensaje 3.5 pesos IVA incluido.
Telcel no es responsable del contenido ni de la publicidad. Aplica IVA 10% en ciudades fronterizas.
Atención a Clientes: 01800 00 64235 o en soporte@micel.com. Responsable del servicio Grupo Bakke..
courses: Master Lingue