Buscar en:
 
Desastre en Tabasco, inicia el recuento de daños

Recintos que resguardan la memoria histórica del estado muestran un severo deterioro por el lodo y agua estancada
Desastre en Tabasco, inicia el recuento de dañosDesastre en Tabasco, inicia el recuento de daños
- A   A   A +

Miguel Angel Ceballos
El Universal
Jueves 08 de noviembre de 2007

miguel.ceballos@eluniversal.com.mx

Tras las primeras evaluaciones que se realizan por los daños que provocó la inundación en Tabasco, las autoridades de cultura de ese estado reportaron que los espacios culturales que resguardaban la memoria histórica de Tabasco, así como donde en la actualidad se desarrollaba el arte, están en condiciones lamentables.

La directora del Instituto de Cultura de Tabasco, Norma Cárdenas, informó que gracias a que el nivel del agua ha disminuido relativamente rápido, ha iniciado el recuento de los daños. Dijo que en el Centro de Investigación de las Bellas Artes el deterioro y la suciedad por el lodo es terrible. “Las tarimas de todos los salones de danza están despedazadas. Así mismo el Teatro Esperanza Iris, el Museo de Antropología y la Biblioteca José María Pino Suárez. Hay espacios en donde todavía no podemos entrar, como el Museo de Antropología. Por ahora no se puede hacer mucho, sólo estamos evaluando”.

Y es que la inundación en Tabasco no sólo destruyó viviendas y se llevó las pertenencias de sus habitantes, también afectó teatros, bibliotecas, centros de enseñanza artística y museos. Una de ellos es la casa en donde nació el poeta Carlos Pellicer Cámara, la cual está bajo el agua.

La vivienda, ubicada en Narciso Sáenz 203, en el centro de Villahermosa, Tabasco, fue el lugar donde nació y transcurrió la niñez del poeta Carlos Pellicer (1899-1977). Luego, cuando él y su madre se fueron a vivir a Campeche, la casa fue habilitada como sede de la Dirección de Educación del Estado de Tabasco.

Carlos Pellicer López, sobrino del poeta, dice que esa casa fue transformada en museo en 1985, en el gobierno de Enrique González Pedrero. Se trata de una casa típica de la región, de un solo nivel, con paredes de mampostería y techo de dos aguas.

Tiene cuatro salas de exhibición, cada una representa 20 años de la vida y obra del artista. En total alberga mil 559 piezas, entre muebles y objetos del poeta y su familia, como fotografías, documentos, libros, ropa y utensilios de uso cotidiano.

“Se le hicieron algunos cambios arquitectónicos para facilitar la museografía y la visita del público. Yo les ofrecí cosas que guardábamos en la casa y que eran propiedad de mi tío.”

Norma Cárdenas, aseguró que todas las pertenencias de Pellicer, la cama de finales del siglo XIX y principios del XX, los libros, ropa y demás, fueron sacados y trasladados al Museo de Culturas Populares. Sin embargo, el inmueble no se salvó del deterioro por estancamiento de agua.

“También donamos una colección de las ediciones príncipes de la obra de Pellicer, mobiliario y prendas de vestir”, señaló el sobrino.

Otra de las viviendas históricas afectadas es la ubicada en el número 620 de la calle Lerdo de Tejada, en Villahermosa, a sólo unos metros de la casa de Carlos Pellicer. Ahí nacieron José Gorostiza (1901) —autor del poema Muerte sin fin—, su hermano, el dramaturgo Celestino Gorostiza (1904), y el literato Andrés Iduarte (1907). “Espero que la casa se pueda reconstruir. Es una lástima que esté sucediendo todo esto por algo que, estoy seguro, se pudo haber prevenido”, finalizó Pellicer López.



Home   >   Cultura

 

El UNIVERSAL | Directorio | Contáctanos | Código de Ética | Avisos Legales | Publicidad | Mapa de sitio
© Queda expresamente prohibida la republicación, parcial o total, de todos los contenidos de EL UNIVERSAL