> Inicio > Quienes somos > Historia > Pág. 3 de 7
Click here to go to the english version
HISTORIA

RESEÑA HISTÓRICA DEL SUBTE DE BUENOS AIRES

3– LA LÍNEA B
(Trocha 1,435 m – Corriente continua a 550 V por 3er riel)

La Línea B une el Correo Central (estación Leandro Alem) con Parque Chas (estación Los Incas), siguiendo las avenidas Corrientes y Triunvirato. Su longitud es de 10.186 metros (entre centros de estaciones). Esta línea no empalma con otras líneas subterráneas, pero conecta –mediante una rampa en Federico Lacroze– con la línea ferroviaria General Urquiza.

La ley nacional 8.870 de 1912 dio en concesión a la compañía Lacroze Hermanos una línea eléctrica para pasajeros, encomiendas y cargas, de trocha media (1,435 m) con un túnel de unos 8,700 Km y una rampa de acceso de 341 metros, entre el Correo Central y Triunvirato y Elcano, sitio de empalme con las vías del Ferrocarril Central de Buenos Aires (FCCBA), perteneciente al mismo grupo empresario.

La línea concedida se llamaba, oficialmente, Ferrocarril Terminal Central de Buenos Aires. La construcción, encomendada a Dwight P. Robinson & Cía., se realizó mayormente a cielo abierto desde la calle Elcano hasta Salguero. Al este de Salguero el túnel fue construido en galería doble, con arcos separados para cada vía, excepto en los lugares donde se establecieron cambios tijera entre ellas.

La inauguración del tramo Lacroze – Callao ocurrió el 17 de octubre de 1930. El 22 de junio siguiente la línea llegó hasta Carlos Pellegrini, y el 1º de diciembre de 1931 se libró al servicio el recorrido total hasta Leandro Alem.

Las estaciones estaban decoradas con frisos de distintos colores, para su mejor identificación, y en las estaciones profundas, entre los andenes y el entrepiso se colocaron las primeras escaleras mecánicas instaladas en la Argentina. Otra novedad fueron los molinetes para el control del pago de los pasajes mediante monedas de 10 centavos.

Bajo la plaza Rancagua (hoy Los Andes), en Chacarita, se construyó un taller y cochera con 10 vías (con capacidad para 110 coches).

Se construyó un enlace subterráneo (habilitado el 12 de junio de 1933) con el subsuelo del edificio del Mercado de Abasto, por el cual llegaban vagones con carga del Ferrocarril Central de Buenos Aires, arrastrados por locomotoras eléctricas. El mismo fue levantado después del incendio del 27 de noviembre de 1952

Desde el comienzo la circulación estuvo protegida por un sistema automático de señalización luminosa, con dispositivos para–tren mecánicos, que fueron sustituidos en 1980 por otros de inducción magnética, a su vez reemplazados en 1998 por un sistema electrónico con ATP.

El servicio se inauguró con 56 coches ingleses Metropolitan Cammell (numerados del 101 al 156), de dos bogies y carrocerías metálicas pintadas exteriormente de crema y rojo, con filetes y puertas de color azul oscuro. Cada coche tenía dos motores de 105 HP. Disponían de 47 asientos de madera, la mayoría con respaldo reversible y tres puertas corredizas de cada lado, al nivel de los andenes, de apertura y cierre comandados por el guarda. Más tarde se incorporaron 20 coches similares Osgood –Bradley norteamericanos.

El 17 de febrero de 1939 el Terminal Central Buenos Aires pasó a ser administrado por la Corporación de Transportes, y se lo designó “Línea B”.
Entre 1965 y 1967 se compraron a Fabricaciones Militares (FM) 14 coches similares a los originales, y entre 1977 y 1979 otras 20 unidades con motores Siemens de 195 HP. Cuando la explotación pasó a METROVÍAS, concesionaria también del Ferrocarril Urquiza, éstaasignó tres formaciones de 4 coches de dicho ferrocarril como refuerzo del parque móvil del subterráneo, pero sin realizar un servicio directo túnel / superficie.

El 25 de marzo de 1995 comenzó el cambio de la flota por 128 coches japoneses Mitsubishi provenientes de la línea Marunouchi de Tokio. Éstos circulan en formaciones semi-permanentes de 6 coches.

Durante la concesión tuvieron lugar obras de importancia: se renovaron totalmente las vías originales, se instaló un nuevo sistema de señales con protección automática de tren –ATP continuo–, y se sustituyeron los transformadores de potencia para eliminar el contaminante PCB. Se renovaron escaleras mecánicas y se instalaron otras donde no las había, algunas hasta la superficie. En la estación Pasteur se realizó una instalación piloto de ventilación forzada incluyendo extracción del aire en el túnel interestación.

En 1998 por Decreto 1.708 del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se decidió la extensión de la Línea B hasta Parque Chas, con dos estaciones: Tronador–Villa Ortúzar y Los Incas – Parque Chas. El contrato de construcción se adjudicó en 1999 a las empresas Techint y Dickerhoff y Wydmann. La extensión se inauguró el 9 de agosto de 2003. La segunda etapa de la extensión, hasta Villa Urquiza, se contrató con la empresa Benito Roggio e Hijos, por las obras civiles, el 5 de noviembre de 2004. Villa Urquiza será la terminal de la línea y allí se creará un centro de trasbordo con la línea ferroviaria de Trenes de Buenos Aires, ramal a José León Suárez.

página 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7
 
 

Quienes somos | Qué hacemos | Red Actual | Obras | Licitaciones | Patrimonio cultural | Prensa | Concesión | Descargas
Links de interés | Contáctenos | Mapa del sitio | Inicio

 

 

Diseño: bnsn