Las fechas del proceso de Canonización del Padre Hurtado

1. Siervo de Dios.

Esta etapa se inició con el Decreto de "Nihil obstat" ("Nada impide") dictado por la Congregación para las Causas de los Santos el día 5 de agosto de 1976.

El Cardenal Raúl Silva Henríquez, arzobispo de Santiago, dictó el Decreto de Apertura (21 de enero, 1977) y constituyó el Tribunal para iniciar la Causa del Siervo de Dios.

2. Venerable.

La Investigación diocesana sobre la Vida, virtudes y fama de santidad del Padre Hurtado terminó el 10 de noviembre de 1982 y el Proceso sobre los escritos, el 3 de octubre de 1984.

En 1984 la Congregación para las Causas de los Santos designó Relator de la Causa al P. Peter Gumpel s.j. El Relator es quien debe dirigir los trabajos de la Positio, o Presentación ordenada del Proceso. La Positio ya impresa fue entregada a la Congregación el 5 de diciembre de 1987.

La Discusión de la Positio tuvo lugar el 8 de marzo de 1991 por la Comisión de Teólogos, y el 5 de noviembre de 1991 por los Cardenales y Obispos de la Congregación.

El Santo Padre firmó el Decreto de Heroicidad de Virtudes el 21 de diciembre de 1991. El Padre Hurtado pasó a ser Venerable.

3. Beato o Bienaventurado.

Para demostrar la fama de santidad el Vice-Postulador de la Causa elaboró una lista con las gracias y favores pedidos a Dios por los fieles por intercesión del P. Hurtado.

La Investigación del "presunto milagro", atribuido al P. Hurtado se llevó a efecto en la Arquidiócesis de Santiago. El Proceso oficial comenzó el 4 de junio de 1991 y terminó el 8 de enero de 1992. El Trasunto, o Actas de ese Proceso, fue remitido a la Congregación para las Causas de los Santos.

La Congregación para las Causas de los Santos abrió el Proceso el 12 de marzo de 1992.

El 29 de septiembre de 1992 la Congregación para las Causas de los Santos aprobó el informe y lo entregó a dos médicos peritos para su estudio y análisis.

El 4 de enero de 1993 el juicio positivo de ambos médicos peritos fue entregado oficialmente a la Congregación para las Causas de los Santos.

El 10 de febrero de 1993 la Consulta Médica de cinco médicos peritos, señalados por la Congregación para las Causas de los Santos, aprobó por unanimidad el "presunto milagro" como inexplicable para la ciencia médica.
El 4 de junio de 1993 el Congreso de los ocho Teólogos peritos, señalados por la Congregación para las causas de los Santos, aprobó, por unanimidad la intercesión del Padre Hurtado en el "presunto milagro".

El 9 de noviembre de 1993 los Cardenales y Obispos de la Congreagación para las Causas de los Santos, en Sesión solemne, aprobó, también por unanimidad, y con elogios, el "milagro" atribuido a la intercesión del Padre Alberto Hurtado.
El Santo Padre, Juan Pablo II, aprueba el Decreto de Beatificación el 21 de diciembre de 1993 y la ceremonia litúrgica de Beatificación la realizó en Roma el 16 de octubre de 1994.

4. Santo.

La Investigación del segundo "presunto milagro", atribuido al P. Hurtado se llevó a efecto en la Diócesis de Valparaíso. El Proceso oficial comenzó el 17 abril 2001 y terminó el 10 octubre de 2001. El Trasunto, o Actas de ese Proceso, fue remitido a la Congregación para las Causas de los Santos.

El 15 de febrero de 2002 la Congregación para las Causas de los Santos dictó el Decreto de Validez jurídica del segundo milagro.

El 20 de octubre de 2002 el Prefecto de la Congregación para las causas de los santos comunicó en Roma a los obispos de Chile, en visita ad limina, que los informes de los dos médicos peritos eran favorables.

El 08 de octubre de 2003 la segunda Consulta Médica de la Congregación declaró con voto unánime que la recuperación repentina de la "beneficiada" era total e inexplicable según la ciencia médica.

El 6 de febrero de 2004 el Congreso de Teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos estableció, en forma unánime, el nexo entre el hecho señalado por la Consulta médica y la intercesión del Beato Alberto Hurtado.

El 2 de abril de 2004 los cardenales y obispos de la Congregación para las causas de los Santos aprobaron por unanimidad el presunto milagro atribuido a la intercesión del Beato Hurtado.

El 19 de abril de 2004 el Santo Padre aprueba el Decreto de canonización presentado por el Cardenal Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.