Magazine Nº14

ITB - Batería Costera Exocet en Malvinas
Entrevista con el CL (R) Ing. Julio Pérez
Por Santiago L. Aversa.

Almirante, coméntenos por favor cómo llega, profesionalmente, a ese mes de Junio de 1982; cómo fueron su carrera, sus estudios...
Egresé como Guardiamarina de la Escuela Naval Militar en 1958 (promoción 85). Luego cursé la carrera de Ingeniería Electrónica en la Universidad de Buenos Aires. Posteriormente, en 1967 se hace un concurso en la Armada, para enviar en comisión de estudios a un oficial a la Facultad de Ingeniería en Roma. Yo obtuve la comisión y fuí a especializarme en guiado y control de misiles.
Luego de ello trabajé en CITEFA, haciendo Investigación y Desarrollo en el área de misiles. Hacia 1975, comencé -junto con otros oficiales- a realizar los estudios de instalación del MM-38 Exocet en los destructores Fletcher, Sumner y Gearing que teníamos por ese entonces. También realizamos estudios sobre la probabilidad de impacto del GWS Mk. 30 Sea Dart, de la integración del AM-39 al A-4Q y una preselección de misiles SAM para la Flota de Mar. En esa época pensábamos que se iban a adquirir los Type 21, mas luego se adquirieron los MEKO 360H2.
Luego hacia 1976 instalamos los MM-38 en nuestros destructores de entonces (Py, Bouchard, Seguí y Piedrabuena).

En los meses anteriores al conflicto, cuáles fueron sus funciones?
En 1981 fui en comisión a Francia donde supervisé la recepción de los AM-39 para los SUE (aviones Super Etendard), como así también la entrega de un banco de control y prueba de misiles EXOCET, mucho más avanzado del que teníamos, y que nos permitía testear en la BNPB a la familia entera de esos misiles.
En FEB 82 instalamos el banco nuevo en la BNPB, y el 20 MAR 1982 yo estaba en Buenos Aires. Pese a tener varios compañeros de promoción en la operación Rosario, me enteré de ella una vez que era un hecho consumado, por los diarios.
A fines de ABR 82, se produce un problema con el banco de prueba; no se podían recorrer misiles en la BNPB por lo que me desplazo hasta allí y, merced al esfuerzo de un destacado equipo de técnicos del Taller de Misiles podemos resolver el problema. Cuestión no menos oportuna, pues regresaba la ARA (P-32) Guerrico, con un contenedor de misil averiado por el duro combate de Grytviken.
El contenedor presentaba un impacto que había impactado en la unión entre el propulsor del misil y su unidad de control, pero sin afectar al misil en sí, Pero otro impacto en la manguera de cables había provocado la entrada de agua de mar haciendo perder la aislación a la manguera de unos 15 cables, por lo que hubo que recorrer y reparar el cableado.
También recorrimos luego los R-550 Magic de la FAA, que habían llegado en un B707 desde Libia. El estado general de estos misiles era malo, algunos incluso vinieron con arena. Nosotros no habíamos siquiera desembalado el banco de pruebas Magic del programa SUE ya que según contrato participarían los técnicos franceses en la puesta en marcha, pero en la emergencia lo pusimos en funcionamiento con el apoyo de los técnicos del Taller de Misiles.
En el interín, en la BACE se trabajaba febrilmente para instalar los AM-39 en los SUE. Pese a la ausencia de técnicos franceses se pudo superar un escollo que los franceses pensaron que no podríamos superar: la colimación o alineamiento entre el binomio Super Etendard y el misil AM-39 EXOCET, tarea que requiere un complejo trabajo y, sobre todo, datos precisos (ángulos, etc.). Pero esta información nosotros la habíamos obtenido durante nuestra estadía en Francia, por lo que el personal de BACE pudo colimar los misiles, declarándolos aptos para el combate en la EA32, con los resultados conocidos por todos...

Ya estamos casi en MAY 82, en ese entonces que ocurrió?
Me destacaron a Brasil, donde supuestamente recibiríamos cinco AM-39. De más está decir que nunca llegaron, a los dos días me comuniqué con mis superiores y emprendí el regreso a Buenos Aires, mas finalicé ese periplo en Puerto Belgrano ya que el Taller de Misiles estaba trabajando a pleno.
A mediados de Mayo, me llamó el CL Allara, quien me preguntó sobre la factibilidad de desmontar la instalación de Exocet de algún buque y llevarla a MLV como batería costera. Ello a los efectos de responder al incesante cañoneo naval británico; atacaban todas las noches sin que pudiésemos responder el fuego.
Le contesté que esa tarea demandaría unos 45 días, y que el sistema sería engorroso de transportar; fíjese que la instalación de a bordo consta de unos siete racks de una altura cada uno de alrededor de 1, 8 metros por 50 cm de profundidad y 60 cm de ancho a lo que hay que sumar las mangueras de cables (que internamente llevan de 15 a 30 cables individuales). A su vez, habría que cortar parte de la estructura del buque para poder retirar los racks, etc.
El Alte. Allara me contestó que no se podía esperar tanto tiempo a lo que le dije que trataría de hacer algo más rápido y que se adecuase más a las necesidades del momento.
Me junté en el arsenal con los técnicos Shugt y Torelli, destacados jóvenes que ya habían trabajado conmigo en la instalación del banco de control de misiles y en las instalaciones de nuestros viejos destructores y empezamos a trabajar en un sistema de circunstancia, que denominamos ITB, "Instalación de Tiro Berreta", como un chiste entre nosotros por la precariedad del sistema.
Así creamos unas "cajas", en realidad computadoras "caseras" con las que comenzamos a medir las corrientes y señales que recibía y transmitía el misil.

Podría explayarse sobre cómo realizó esas pruebas?
Usamos un simulador del autodirector (N. del R., ver foto) que se conoce como "Simulador Vector". Es un mock up del lanzador, con una ventanita de TV que permite simular el autodirector del MM-38 así como permite verificar las señales que recibirá el misil. Este se instaló en uno de los buques y fuimos probando distintas tensiones verificando las señales que recibía el "Simulador Vector". Tenga en cuenta que eliminábamos toda la instalación de a bordo para reemplazarla por tres cajas y una serie de circuitos electrónicos que diseñamos y armamos sobre la marcha. Ello a los fines de poder evitar la, repito, pesada y compleja instalación de a bordo.
Una vez que el misil ha sido armado (calienta giróscopos, etc.), el buque le envía una "palabra" (stream de datos) de 64 bits. El misil la envía de vuelta al buque, donde el sistema compara lo enviado con lo recibido. De ser iguales, el buque envía una segunda "palabra", que ya contiene algunos parámetros reales de lanzamiento. Una vez más, el misil devuelve los datos y el sistema compara. Si no se presentan inconvenientes, se envían por última vez los datos -64 Bits- ya con la información completa del lanzamiento (Posición, ancho de ventana de búsqueda, profundidad de la ventana, altura de vuelo, etc.). Si el misil devuelve correctamente los datos, se produce el disparo.
Decidimos entonces, merced a nuestras "cajas", que enviaríamos tres veces los datos reales (la tercer "palabra" de una secuencia normal de tiro). Cuando logramos replicar esto, se comenzó a buscar un generador que pudiese entregar una tensión trifásica de 400 ciclos y una de 60 ciclos. En ese momento, estimábamos un 80% de probabilidades de que el sistema funcionase. Efectuamos luego 15 lanzamientos con el simulador de vector, que, en teoría, nos dieron OK. Así quedó el sistema en dos catafalcos, uno con dos MM-38 (extraídos del ARA (D-25) Seguí) y otro con el generador, un viejo Siemens de tecnología de los años 30, usado en los reflectores antiaéreos en esa época por la Infantería de Marina.

Tengo entendido que el cruce a las islas fue accidentado....
Mire, cargamos los dos carretones en sendos C-130 Hércules de la Fuerza Aérea Argentina. Salimos de Espora y llegamos a Comodoro Rivadavia, donde armaríamos el plan de cruce a las islas. Salimos de noche, en vuelo rasante; yo veía las salpicaduras en el plexiglass. El avión no podía virar a menos que se elevara (cosa suicida pues sería un blanco fácil) ya a la altura que volaba hubiese metido parte del ala en el mar. Cada media hora ascendíamos brevemente para un "golpe" de radar a fin de detectar si había algún buque enemigo y continuábamos rasante. Quiero destacar la profesionalidad y el valor de los pilotos de transporte de la Aviación Naval y la Fuerza Aérea, volando de noche a ras del mar. Son merecedores de un gran reconocimiento.
En fin, a las tres horas de vuelo se nos infoma que el aeropuerto estaba siendo atacado, por lo que debimos regresar. Como dato anecdótico le comento que hacía dos años que yo había dejado de fumar, pero tras el primer cruce -abortado- apenas llegué a Comodoro bajé y me compré un cartón de cigarrillos (risas).
Recién al tercer intento pudimos cruzar con los dos C-130. Apenas llegamos pusimos a los dos carretones en un galpón de Puerto Argentino. Al día siguiente, el CL Otero (Jefe Naval en las islas) me asigna dos TF IM para el sistema. Ellos eran los TF IM Rodríguez y el TF IM Abadal A ellos se sumó el TF IM (RE) Ríes Centeno, a la sazón productor de "La Aventura del Hombre", que se encontraba con un equipo de filmación en las islas. A ellos se los interiorizó del funcionamiento del ITB. Luego se sumó a Ríes Centeno el Sgto. Sánchez (Ejército Argentino) que operaría el Radar RASIT, único radar disponible para la obtención de blancos, pese a que era un radar de vigilancia terrestre.

Cuéntenos un poco sobre la operación del ITB, su puesta en batería...
Bueno, primero le comento que el RASIT nos daba los datos en milésimas y nosotros operábamos en grados y kilómetros, por lo que hubo que desarrollar una tabla de conversión para poder alimentar los datos en la unidad correcta al misil; ello lo hicimos ya en las islas.
El sistema iba en los dos remolques, más un carretón para llevar los lanzadores (pues no podían desplazarse en el carretón de montura). Merced a una grúa los poníamos en la montura, que luego debía ser colimada con el RASIT y estabilizada. Debíamos desplazarnos por el único camino asfaltado entre la localidad y el aeropuerto; era imposible ponerlo en la turba pues se hundiría irremisiblemente.
Al oscurecer (alrededor de las 1800 horas) comenzaba la maniobra de montado, y el lanzador estaba en batería a las 2200. A eso de las 0400 comenzaba la maniobra de desmontaje para guardarlo en un galpón, a fin que con las primeras luces del día no se apreciase la instalación.

Cómo fueron los lanzamientos?
El 06 JUN 1982, a eso de las 0100 se "engancha" un buque con el RASIT. Alimentados los datos al misil, se intenta en lanzamiento pero el misil "no sale". Realmente estábamos decepcionados, pero decidimos esperar y realizar un nuevo lanzamiento (debíamos esperar por unos veinte minutos a la descarga de los condensadores para alimentar nuevos datos al sistema). Ese tiempo era debido a lo precario de la instalación; como le dije era "berreta, berreta". Sin embargo, con la excitación del momento no tomamos el tiempo y efectuamos un segundo disparo; yo pensé que había pasado una hora pero, en los hechos, fueron aproximadamente -según me refirió luego Ríes Centeno- cinco minutos. El misil salió, lo vimos perderse en la noche, sólo veíamos la llama de la tobera. El misil salió desviado hacia la derecha y no sabemos al día de hoy donde cayó... solíamos decir que "no lo encontraron ni los peces"... tuvimos una gran frustración, si bien habíamos probado que mecánicamente era factible el disparo. Cabe agregar que el rebufo nos arrojó, a mi y a mi equipo, varios metros por el aire. Uno de los Ttes. de Inf. de Marina "aterrizó" sobre una caja que contenía mis notas, tablas y apuntes. A oscuras, nos encontramos buscando los papeles que se habían desparramado.
Hicimos un requerimiento por más misiles que fue atendido por un C-130 de la FAA en la noche del 07 al 08 JUN. Mientras tanto, revisamos completamente la instalación. Con la ayuda del Sr. Sanders (del equipo de Ríes Centeno) descubrimos que se había quemado un diodo. Casualmente, en el único componente inglés del sistema. Me comuniqué con el jefe del Batallón Antiaéreo de la Infantería de Marina (BIAA), que defendía Puerto Argentino. Necesitábamos un diodo, casi le diría cualquier diodo similar. Pero la casualidad dio que, dentro de la panoplia de repuestos del sistema "Tiger-Cat" (de dotación en el BIAA) estaba el mismo diodo. Mismo número de Stock, misma especificación. Realmente fue un milagro!!!
Pero los buques no aparecían, si bien no conocían al ITB (esto lo supe posteriormente). Ello llevó a la que creo que es una de las anécdotas más pintorescas de la guerra...
El TF Rodríguez nos contó que cuando era "michi", un Guardiamarina recién graduado, se encontraba en un arduo ejercicio en el terreno, al borde de su resistencia física. Junto con algunos compañeros, bailaron el "Uka Uka", la danza india de la lluvia, como en las películas de cowboys. Se largó una lluvia de tales proporciones que hubo que evacuarlos del terreno, dando final al ejercicio.
Siendo la situación de nuestras fuerzas tan complicada, yo estaba dispuesto a hacer la danza... esto fue a las 2300 del 11 JUN... y efectivamente bailamos el "Uka Uka"...los dos tenientes y yo en plena oscuridad y sin que nadie nos viera.
A eso de las 0200 del 12 JUN, se cruza un buque por delante de nuestro lanzador, y Ríes Centeno lo capta con el RASIT, al límite de su alcance.

Ese fue el HMS Glamorgan, correcto?
Sí, lanzamos un misil... vimos, como en la oportunidad anterior, a la tobera perdiéndose en el negro horizonte. Luego vimos un relámpago -quizás un Sea Cat del buque?- y una explosión. El misil había impactado.
Por la radio, en el aire se armó una terrible batahola, se saturaron los canales. Tantos días de soportar el bombardeo británico habían sido contrarrestados. Eramos conscientes que esto no cambiaba el rumbo de la geurra, pero fue un logro personal y profesional muy grande, amén de haber levantado la moral de la guarnición en horas tan críticas.
Al día siguiente, los ingleses no aparecieron frente a Puerto Argentino...

Cómo fueron las últimas horas de la guerra para Vd. y su equipo?
Bueno, en la mañana del 14 JUN intentaron bombardear el depósito del ITB, no sabemos si a propósito. Cuando la caída era inminente, me apresto con el Tte Rodríguez con unas granadas de mano para volar la instalación. Pero el Sr. Alte Otero me dice: "vea, Pérez, los ingleses tienen Exocet?". Le respondo: "Sí, señor". Entonces me dice: "No lo vuele... no van a aprender nada sobre el Exocet, pero que vean con qué le dimos a un barco de ellos, que conozcan la capacidad de la Armada Argentina".
Fuimos tomados prisioneros por los ingleses, yo les daba ni nombre, mi número de matrícula, conforme a la Convención de Ginebra... y ellos insistían en que yo había llegado por el Exocet, a lo que yo le respondía que no, que yo estaba para reparar equipos de comunicaciones y esa era la función de los Capitanes de Fragata de la ARA... en cierto modo nos sonreíamos: ellos sabían y yo sabía, fué como una partida de poker.
Cabe destacar que hablaban perfecto castellano, si bien uno de ellos cometió un furcio, un anglicismo: pese a que yo negaba todo, al final me felicitó por ser tan "ingenuo", en lugar de ingenioso... yo le entendí, pues evidentemente no hablabamos de ingenuidad sino de ingenio ("ingenuity") y capacidad.

Que experiencias tuvo después de la guerra, tuvo contacto con los Británicos?
Tras la guerra, acepté, a través de la Armada Argentina, dar entrevistas a distintos medios del exterior. En el 2001, por el vigésimo aniversario de la campaña, me entrevistó la BBC. Ahí se dieron dos circunstancias: una, que yo quise felicitar al comandante de la Glamorgan por la maniobra de dar popa al misil, y uno de los miembros de la BBC me dijo que la maniobra no la había ordenado el comandante sino el oficial de guardia en el puente, Ian Skipp, que era pariente suyo. Hoy mantengo una cálida relación epistolar, vía e-mail, con él.
Otra, que también pude grabar un mensaje para la Sra. Madre de David Tinker, un Teniente de la Royal Navy fallecido en nuestro ataque al Glamorgan. Sus cartas al hogar fueron compiladas y editadas como libro (N. del R., publicado en Argentina como "Cartas de un Marino Inglés") tras la guerra.
Yo le comenté a esta señora que lamentaba la pérdida de su hijo, que había sido una guerra sin odios, que nosotros peleábamos por lo nuestro, como ellos habían peleado por lo que creían suyo.
Recibí una carta muy conceptuosa de la Señora, que dice (y lee, traduciendo):

Estimado Alte. Pérez,
Muchísimas gracias por el maravilloso mensaje que ha grabado. Por supuesto que lo perdono con todo mi corazón, y lo entiendo perfectamente.
Lamentablemente, mi marido falleció en Abril de 2000, pero estoy segura que él sentiría lo mismo.
Estoy muy agradecida de que siempre recuerde a nuestro David.
Que Dios lo bendiga, y nos traiga paz a todos.
Elisabeth Tinker
(Madre de David Tinker)

Por último, una pregunta de actualidad. El año pasado la ARA consiguió homologar el AM-39 en los PH-3 Sea King. Es esto, en cierto modo, una continuación de la escuela, un gran logro en términos de tecnología e integración de sistemas?
Desde ya. En la Armada Argentina se trabaja muy bien. Y no se lo digo por ser marino, se lo digo objetivamente, como ingeniero. Fíjese que los trabajos de recorrida de misiles que se le hacen en Puerto Belgrano a las Armadas amigas cuentan con el total respaldo de la empresa Aerospatiale a tal punto que ellos firman la garantía por el trabajo que efectuamos nosotros. Esto es un hecho inaudito, pues claramente el Taller de Misiles no es una subsidiaria de la Aerospatiale. Es, de facto, un reconocimiento a la capacidad y eficiencia de nuestros técnicos, civiles y militares.

Galeria de Fotos, Click para Ampliar
el ITB en BNPB (Colección M. Perez)
El Generador, listo para el traslado (Colección M. Perez)
carta de Elisabeth Tinker al Alte. Perez (Santiago L. Aversa)
Banco de pruebas del sistema Exocet (Aerospatiale via CL J. Perez)
El Alte. Perez, 20 años despues. Actualmente es rector del Instituto Universitario Naval (Santiago L. Aversa)
El Alte. Pérez fue condecorado tanto por Argentina como por Francia (Santiago L. Aversa).
partes del Exocet (Santiago L. Aversa via Marcelo Perez)

Agradecemos al Dr. Hernán Longoni y al Arq. Marcelo A. Pérez por gestionar la entrevista.

 


(C) 2003 www.FuerzasNavales.com . Todos los derechos reservados. Página optimizada para IE 4.0 o superior.