Editorial       Paraninfo       Prestaciones y Servicios       Entrevista       El Anaquel de Eudenne       Deportes       Enfoque       Destacados

 

OTRAS FACULTADES

Facultad de Ciencias Agrarias 

   


 

 

 

Homenaje a dos docentes en el

85° Aniversario de la Facultad 

En el marco de los festejos por el 85° Aniversario de la Facultad de Ciencias Agrarias la unidad académica rendió homenaje a dos profesionales de la casa. Ellos son, la doctora Carmen Cristóbal, cuyo nombre se impuso al Aula de Microscopía de la Facultad y el ingeniero agrónomo Antonio Krapovickas, nombre que llevará el edificio de Taxonomía del Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE).

Las palabras en homenaje a la doctora Cristóbal estuvieron a cargo de la doctora María Mercedes Arbo quien realizó un detallado recorrido de su vida profesional. “Este pequeño homenaje es más que merecido, la Doctora fue el alma de esta sala desde su origen.  Que su espíritu perdure, que su generosidad nos inspire siempre, y nos ayude a cuidar y a mantener la Facultad como ella la vivió, como nuestra casa” dijo.

Posteriormente y en un clima de marcada emoción, se remarcó la figura del ingeniero Krapovickas. En la oportunidad se señaló que el profesional “creó algo más que un instituto de investigación enclavado en el interior del país, pues generó un ambiente académico adecuado para el avance de la ciencia;  creó un ambiente de trabajo donde, en un marco de absoluta libertad académica toda persona con iniciativa se siente cómoda y puede desarrollar su creatividad”. Hoy el Instituto tiene uno de los más importantes herbarios del país con más de 400.000 ejemplares , una nutrida biblioteca botánica (acrecentada en gran parte por la donación de la biblioteca personal del Ing. Krapovickas)  y en él trabajan activamente más de 100 personas (incluyendo becarios, estudiantes y tesistas) en taxonomía, citogenética, genética, palinología, anatomía, cultivo de tejidos, ecofisiología.

Reseñas de los Homenajeados 

Doctora. Carmen L. Cristóbal 

La Dra. Carmen Lelia Cristóbal realizó sus estudios en la Universidad Nacional de Tucumán, donde obtuvo el título de Doctora en Botánica en 1959.  Su especialidad es la familia Esterculiáceas, su tesis doctoral, sobre el género Ayenia, la hizo acreedora de dos premios, en 1960, recibió el Premio "Ernesto Padilla", de la Fundación Miguel Lillo, y en 196l, el Premio "Cristóbal Hicken", de la Academia Nacional de Ciencias. Inició en Tucumán su actividad docente, y paralelamente ingresó a la Carrera del Investigador del CONICET en 1962. Publicó más de 40 trabajos, entre los que se cuentan cuatro revisiones taxonómicas de géneros con numerosas especies, Byttneria con más de 100.

Llegó a Corrientes en 1964 para desempeñarse en esta facultad como profesora de Botánica I. Simultáneamente dictaba la asignatura, como carga, para la Facultad de Ciencias Exactas.  Fue así que tuve la suerte de formar parte de la primera promoción de alumnos que ella atendió en Corrientes. 

En una facultad de Ingenieros Agrónomos, la Dra., como se la conocía, era inconfundible.  Llamaba la atención por su belleza, por su capacidad, por su entusiasmo, por su dedicación. Desde su llegada trabajó con el Ing. Krapovickas, hombro con hombro, y ambos hicieron de la Facultad su segundo hogar.  Gracias a su actividad el Departamento de Botánica fue creciendo y muy pronto Corrientes fue un sitio reconocido en la botánica nacional.

Cuando se creó el IBONE, en 1977, ya tenían a su alrededor muchos discípulos y colaboradores, hoy el grupo se ha multiplicado, la Dra. y el Ingeniero cuentan con bisnietos científicos, ya se están publicando trabajos de jóvenes que son los “nietos” de sus primeros discípulos.

En 1965 la Facultad adquirió 25 microscopios y 20 lupas binoculares Kiowa, y desde entonces la supervisión del instrumental óptico estuvo bajo la responsabilidad de la Dra.  Cuando se construyó este edificio, la Dra. se encargó, con el personal de su cátedra, de calcular las dimensiones necesarias para las aulas de microscopía y de lupas, así como de proponer el número, tamaño y disposición de las mesas que hasta hoy están en uso. 

Todo el material didáctico que está en la vitrina expuesta en el hall fue traido por ella de Instituciones Botánicas europeas o recolectado en los viajes de colección, y fue empleado para las clases de botánica dictadas en estos cuarenta años.

 

Ing. Agr. Antonio Krapovickas 

Antonio Krapovickas es Ingeniero Agrónomo (UBA,1948), tiene 83 años de edad. Ha sido profesor universitario (Universidades Nacionales de Córdoba, Tucumán y Nordeste) desde  1949 hasta 1989. En el CONICET  ingresó a la carrera del Investigador Científico y Tecnológico en 1961 y se jubiló como Investigador Superior.  Fue director del Departamento de Botánica y Ecología de la Facultad de Ciencias Agrarias (UNNE), base sobre la cual gestionó en 1977 - mediante un convenio entre el CONICET y la UNNE- la creación del IBONE, del cual fue su director hasta su jubilación.

Sus trabajos de investigación se han centrado en la taxonomía de Malváceas y en diferentes aspectos de la biología (taxonomía, evolución, citogenética) del género Arachis, al que pertenece el maní cultivado. Sus aportes en estos campos, un total de 111 trabajos originales de investigación y 8 capítulos de libros, son de trascendencia internacional. Sus publicaciones lo sitúan como un referente obligado en lo que se refiere a taxonomía de la familia de las Malváceas y  llevaron Douglas Wilson (Western Cotton Research Laboratory, Arizona)  a catalogarlo como uno de los “más eminentes estudiosos de las Malváceas del mundo”. Su monografía del género Arachis es reconocida internacionalmente como “una contribución monumental para el entendimiento del género”, parafraseando al distinguido genetista y fitomejorador norteamericano Donald J.Banks.

  Asimismo el Ing. Krapovickas, efectuó numerosos viajes de colección en Sudamérica, realizando un valioso acopio de germoplasma que se ha difundido en institutos experimentales de todo el mundo dedicados al mejoramiento genético del maní y de especies relacionadas. En la Argentina se lo puede considerar como un pionero en la búsqueda de materiales silvestres útiles  para el fitomejoramiento de especies de valor económico.

El papel del Ing. Krapovickas en la creación del IBONE y en la formación de recursos humanos es enorme . En este sentido, desde su llegada a Corrientes-en 1964-el Ing.Krapovickas y su esposa, la Dra. Carmen L. Cristóbal, comenzaron a edificar “desde la nada” lo que hoy es el IBONE. Su labor entusiasta, tesonera e inclaudicable se convirtió en un ejemplo  para los jóvenes estudiantes de Agronomía y de Ciencias Naturales. Con paciencia supo guiar a muchos de ellos que hoy se destacan  profesionalmente en instituciones estatales y privadas del país (ha formado científicamente en forma directa a por lo menos 10 personas que actualmente son miembros de la carrera del CONICET  y/o son profesores de Universidades argentinas). Su trayectoria, sus dotes personales, su amplia cultura general y su alma de bibliófilo, le permitieron hacerse acreedor del respeto y la admiración  de quienes compartimos su tiempo.

La vasta labor científica del Ing. Krapovickas lo hizo merecedor de numerosas distinciones y premios; es Miembro correspondiente de la Academia  Nacional de Agronomía y Veterinaria; es Académico de la Academia Nacional de Ciencias, Córdoba; es Profesor Extraordinario de la UNNE; es Corresponding member de la Botanical Society of America;  tuvo una beca de la Fundación Guggenheim; obtuvo los premios  “Konex”; CADIA ; “Bunge y Born  e “Ing.Agr. Arturo Burkart” de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; fue Presidente honorario del VI Congreso Latinoamericano de Botánica.”