Hamburgo

FC Bayern Munich

DIVISIONES MENORES

Un goleador nato

Cuando tenía 14 años, Paolo recibió la primera tarjeta roja de su vida jugando contra Sporting Cristal. Sin embargo, aquella ocasión terminó siendo muy beneficiosa para él. El colombiano Edgar Ospina, quien era el jefe de las divisiones menores de Alianza, ya sabía de sus grandes virtudes y como "castigo" por la expulsión decide llevarlo a un encuentro amistoso en Cañete. A partir de ahí, a instancias de Ospina, Paolo comenzó a enriquecer mucho su juego y sus innatas condiciones de artillero. En esta época fue cuando aprendió a usar los dos perfiles, a valerse más de las ventajas que le brinda su buen biotipo y a cómo moverse con eficacia por todo el frente de ataque.

Para ese entonces, Paolo Guerrero ya era una figura rutilante en las inferiores aliancistas. Salió varias veces goleador de los campeonatos de San Agustín, y en el campeonato nacional del '99 salió mejor jugador, siendo premiado por el presidente de la FPF Nicolás Delfino. Al año siguiente, el 2000, Paolo formó parte al mismo tiempo de las categorías 82, 83 y 84. Lo hizo con gran suceso, y salió campeón de las tres categorías. Un hecho verdaderamente insólito y admirable. Y es que se calcula que Paolo Guerrero, durante su paso por las divisiones menores de Alianza Lima, ha anotado más de 200 goles.

En julio del 2001, el técnico Jaime Duarte lo llama para entrenar con el equipo profesional pero un viaje a Estados Unidos con su categoría no lo permite. En enero del 2002 se hace efectiva su promoción al primer equipo de Alianza Lima, pero sin firmar ningún tipo de contrato. No jugó ningún partido oficial, sólo un amistoso con Peñarol durante unos minutos, y salió dos o tres veces en la banca de suplentes.

Una decisión importante

En reiteradas ocasiones, a través de la Comisión de Menores de Alianza Lima, se le ofreció un contrato a Paolo. Su padre, José Guerrero, cuenta: "Ellos propusieron unas condiciones inaceptables en términos económicos, y además el plazo de 5 años que se ofrecía era muy largo. Pero propusimos que Paolo siga jugando y que cuando cumpla 18 (en el 2002) él mismo decida su destino". A inicios del 2002, Paolo firma con el agente FIFA Carlos Delgado y éste se convierte en representante del jugador, justo un día después de haber cumplido 18 años.

Al poco tiempo de asumir la representación de Paolo Guerrero, el agente FIFA consigue una prueba en el Bayern Munich alemán, lo cual fue comunicado por aquel a Alianza. La Comisión de Menores interpuso una serie de dificultades que llevaron al jugador a renunciar al club blanquiazul. Cansado de la nula colaboración y al no tener contrato vigente con el club, Paolo decide alejarse de Alianza el 19 de abril del 2002.