Herramientas Personales

HONORIS CAUSA DE LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ

Doctor

William W.L. Glenn
Universidad de Yale
Estados Unidos

William W.L. Glenn

Propuesta

Facultad de Medicina

Padrino

Prof. Dr. D. Honesto Garrido García

Celebración

Facultad de Medicina
29 de mayo de 1981

Nacido en Asheville (Carolina del Norte, Estados Unidos) en 1914, el Dr. William W. L. Glenn es uno de los hombres más representativos en el campo de la cirugía torácica y cardiovascular. Más de 160 trabajos científicos, un tratado de Cirugía y varios estudios monográficos recogen su aportación a esta Ciencia que, a pesar de haber evolucionado vertiginosamente en las últimas décadas, sigue haciendo uso de los hallazgos del Dr. Glenn.
El corazón artificial que diseñó a principios de los cincuenta es el prototipo de los utilizados actualmente; y su descripción de una técnica de by-pass del corazón derecho permitió la primera operación a corazón abierto para practicar una valvulotomía pulmonar. Poco después, en el año 1958, implantó el primer marcapasos impulsado por radiofrecuencia. Ya en la década de los 60, creó el marcapasos diafragmático, que él mismo ha implantado a numerosos pacientes.
Su intenso trabajo de investigación le ha permitido importantes aportaciones en el tratamiento de malformaciones cardíacas, desde técnicas para la sutura del ductus arterioso, a la apertura de la válvula mitral, sin olvidar la técnica que lleva su nombre, la operación Glenn.
La seguridad del profesor al enfrentarse a una batalla contra la enfermedad, y su absoluta fe en el éxito han contribuido a la popularidad del Dr. William W. L. Glenn, que no sólo ha sido un gran investigador, sino también un médico admirado por sus pacientes.
Profesor de Cirugía en la Universidad de Yale, ha sido honrado con la máxima distinción de esta institución, Master of Arts (Honorario), además de recibir numerosas condecoraciones como el Stewart Award for highest mark in surgery, del Jefferson Medical college, o el Gold Heart Award de la American Heart Association. Es miembro de Sociedades Profesionales de Cirugía de ámbito internacional, siendo presidente, vicepresidente, o miembro fundador de muchas de ellas, entre las que se encuentra el Internacional Surgical Group, la Yale Medical Society, o la Societe Internationale de Chirurgie.

 

Doctor

Dietrich E. Wilhelm Trincker
Universidad de Ruhr
Alemania

Dietrich E. Wilhelm Trincker

Propuesta

Facultad de Medicina

Padrino

Prof. Dr. D. Juan Bartual Pastor

Celebración

Facultad de Medicina
28 de abril de 1982

El Profesor Dietrich E. W. Trincker nació en la ciudad de Insterborg, en Prusia Oriental, en 1923. Siguió cursos de Medicina, Ciencias Naturales y Física en las Universidades de Köningsberg, Danzing, Hamburg y Greifswald, pero sus estudios fueron interrumpidos por la Segunda Guerra Mundial, durante la cual fue movilizado como sanitario, hecho prisionero y finalmente liberado.
Su actividad investigadora y académica comenzó en el Instituto de Fisiología de Greifswald. Sin embargo, en 1954, a causa de su participación en una revuelta universitaria contra el gobierno comunista de la República Democrática Alemana, tuvo que huir con su familia y dejar esta labor. En 1955 fue nombrado Privat Dozent en la Universidad de Erlangen, donde trabajó en el Insitituo Fisiológico. Ocho años más tarde se trasladó a la Universidad de Kiel para organizar y dirigir el Instituto de Neurofisiología y Biocibernética de esta institución.
La carrera universitaria del Profesor Trincker concluyó como Catedrático de Fisiología especial de la Ruhr Universität de Bochum. No obstante, su labor investigadora continúa actualmente: a sus ochenta años dirige la redacción de un Tratado de Fisiología Comparada.
Durante sus primeros años de investigación se dedicó al estudio de la fisiología, pero pronto se centró en el SNC, especializándose en la visión, la audición y el equilibrio. Sus principales campos de investigación están ligados a materias tan diversas como la neurofisiología de los mecanorreceptores acústicos y vestibulares; la elaboración de la información sensomotora y la programación de respuestas oculomotoras y sensomotoras; la termorregulación y sistemas termoaferentes; la medicina aeroespacial; o la psicología médica.
Entre sus aportaciones destacan la descripción de la cúpula de las crestas ampulares del laberinto posterior; el registro de los potenciales de reposo y de acción de las células sensoriales de las crestas ampulares; y la demostración morfológica y funcional del sistema eferente vestibular.
Fruto de su actividad, el Profesor Trincker ha publicado más de 200 artículos en revistas especializadas en Fisiología, Biología y Cibernética, numerosas monografías, y ha participado como ponente en congresos y simposios de Neurofisiología en varias universidades europeas. La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cervicofacial ha reconocido las contribuciones de Dietrich E. W. Trincker nombrándolo Miembro de Honor.
El Profesor destaca también por su amplia formación humanística. Su dominio del latín y el griego le llevaron a dominar, aparte de su lengua, idiomas como el inglés, francés, español y ruso, además de hablar danés, sueco, italiano, polaco y checo. Perfeccionista, paciente y generoso con sus colaboradores, en más de una ocasión permitió que sus compañeros firmasen un trabajo en primer término, siguiendo con una de sus máximas: “no importa quien firme el trabajo, lo único importante es que esté bien hecho”.

 

Doctor

D. Andrés Segovia Torres
Marqués de Salobreña

Andrés Segovia Torres

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. Juan Antonio Pérez-Bustamante de Monesterio

Celebración

Facultad de Medicina
10 de diciembre de 1982

El maestro Andrés Segovia nace en Linares (Jaén) en el año 1893, donde vivía cerca de una guitarrería, por lo que comentaba que “los efluvios de la guitarra acariciaron mi cuna”.
Trasladada su familia a Granada, comienza allí su aprendizaje autodidacta de la guitarra, sólo apoyado por unos breves estudios musicales en el Instituto de la Música de Granada. Su voluntad y exigencia le permiten, a pesar de sus pocos años, descubrir las enormes posibilidades del instrumento.
En el año 1910, con sólo 16 años, ofrece su primer recital de guitarra, en el Centro Artístico de Granada, y obtuvo alentadoras críticas que le impulsaron a continuar dando recitales por toda Andalucía. Su presentación vino en 1913, con su actuación en el Ateneo de Madrid. Sus giras por España se suceden, a pesar de su juventud, y en 1919 se desplaza por primera vez al extranjero: primero a países de Latinoamérica, más tarde a Europa.
En su afán de ampliar el repertorio de guitarra, por entonces muy exiguo, logra que los compositores amigos comiencen a escribir para su instrumento (entre ellos, Villalobos, Rodrigo y Ponce). En 1924 triunfa en París, dejando fascinados a público y crítica. Su concierto en Nueva York motivó el siguiente comentario en el New York Times: “Él hace brotar de la guitarra el colorido de media docena de instrumentos […] Raras veces una audiencia de Nueva York fue tan unánime y calurosa en dar su conformidad y aprobación”.
Andrés Segovia amplía su repertorio gracias a su labor investigadora, que le lleva a estudiar y adaptar obras de los más renombrados vihuelistas. Entre sus adaptaciones destacan las hechas a partir de obras para laúd de Johann Sebastián Bach. El estreno de la Chacona de Bacha, por él transcrita, alcanzó un éxito memorable en París.
Sus giras musicales lo llevan a lugares tan lejanos como Japón o Australia, una actividad que no abandona ni pasados sus 90 años. Su afición a la lectura le llevó a iniciar, con más de 70 años, un libro de memorias titulado “La guitarra y yo”.
A Andrés Segovia le debe la guitarra el haber sido rescatada del nivel folklórico en que se encontraba, y la ampliación de su repertorio. Quiso elevar definitivamente la guitarra convirtiéndola en instrumento polifónico, y lo logró. Además, ha influido en los responsables de las mejores academias y conservatorios del mundo para que se abriesen en ellos la enseñanza de la guitarra, ofreciéndose él mismo a dar clases magistrales en Los Ángeles, Siena, Santiago de Compostela, Granada, Ginebra, y hasta en el Metropolitan Museum of Arts de Nueva York…
Su incansable labor le hizo merecedor de la Cruz de Isabel la Católica, la de Alfonso X el Sabio, la medalla del Mérito al Trabajo, de las Bellas Artes, el Premio Nacional de Música y otros reconocimientos en España y el extranjero. En 1981, le fue impuesto el título nobiliario de Marqués de Salobreña.
El maestro Segovia fue académico de diversas Academias de Bellas Artes (Roma, Estocolmo, Madrid, Sevilla, Granada…), y Honoris Causa por las Universidades de Oxford, Santiago de Compostela, Autónoma de Madrid, Granada, Loyola, North Carolina, Florida, y por el Internacional College de Los Ángeles, además de por la Universidad de Cádiz.

 

Doctor

D. Rafael Alberti Merello

Rafael Alberti Merello

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. José Luis Tejada Peluffo

Celebración

Facultad de Medicina
8 de Mayo de 1985

Poeta nacido en El Puerto de Santa María, Rafael Alberti inicia sus estudios en el colegio San Luis Gonzaga, donde ya estudiaron Juan Ramón Jiménez y Pedro Muñoz seca. No obstante, en el año 1917 debe abandonar su tierra y trasladarse a Madrid, donde se consagra al aprendizaje de la pintura. Aunque logra exponer algunos de sus cuadros y dibujos, Alberti deja a un lado este arte al descubrir una vocación aún más fuerte, la poesía.
En 1920 escribió sus primeros, pero no es hasta 1924 que publica su primer libro orgánico de poemas “Marinero en Tierra”, libro que le valió el premio nacional de literatura, compartido con Gerardo Diego, y en el que se alían experiencias personales con influencias de Gil Vicente y de los cancioneros musicales de los siglos XV y XVI.
En la Residencia de Estudiantes, Alberti conoce a Federico García Lorca, Salvador Dalí, Luis Buñuel y otros poetas y artistas de la generación del 27. En estos años publica “La amante”, “El alba del alhelí”, y participa en el homenaje a Góngora en el tercer centenario de su muerte.
Romanticismo y surrealismo se mezclan en “Sobre los ángeles” (1929), fruto de una honda crisis moral y sentimental, al que siguen “Sermones y moradas” y “Elegía crítica”. Viene luego la etapa de «el poeta en la calle», de la poesía «civil», que testimonia su incipiente compromiso político: “Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos” y “Con los zapatos puestos tengo que morir” (1930). Fundó y dirigió la revista Octubre con su compañera María Teresa León. En 1931 ingresó en el Partido Comunista de España (del que en 1983 llegaría a ser fugaz diputado por Cádiz) y ensayó el teatro vanguardista y comprometido. Rafael Alberti estudia el reciente teatro europeo gracias a una beca de la Junta para Ampliación de Estudios, y durante el año 1932 viaja por Alemania, Francia, Dinamarca, Rusia, Noruega, Bélgica y Holanda.
Con la llegada de la Guerra Civil, es nombrado secretario de la Alianza de Intelectuales Antifascistas, cargo que compagina con el de Director del Museo Romántico y editor de la revista “El mono azul”. En 1938 marcha a Paris, donde escribe “Entre el clavel y la espada” y “Vida bilingüe de un refugiado español en Francia”, e inicia “La arboleda perdida”.
Finalmente, se instala en Argentina donde su obra creció de forma decisiva, señalada por el sentimiento del destierro: “Coplas de Juan Panadero”, “Retornos de lo vivo lejano”, y en teatro “El adefesio” (1.944) y “Noche de guerra en el museo del Prado” (1956). Sus viajes a China, la Europa del Este y los países latinoamericanos son frecuentes, en su mayoría, para ofrecer recitales y conferencias. En 1963 fijó su residencia en Roma, ciudad que evoca en los versos de “Roma, peligro para caminantes” (1968). En 1965, Rafael Alberti recibe el premio Lenin de la Paz.
Con motivo de su retorno del exilio en abril de 1977, poetas de todas partes de España le dedican un libro-homenaje. “Del corazón de mi pueblo”, escrito en castellano, catalán, gallego y euskera. Ya en España, publica “Abierto a todas horas (1979), “Versos sueltos de cada día” (1982) y “Versos para Altaír” (1988). En 1978 estrenó el «guirigay», según él mismo lo califica, “La pájara pinta”.
Rafael Alberti pronuncia el Pregón del Carnaval Gaditano en el año 1980, y es nombrado Hijo Predilecto de El Puerto de Santa María en el 81. En 1982 el Ministerio Español de Cultura le concede el Premio Nacional de Teatro, y un año después, Alberti recibe el premio Miguel de Cervantes. Es nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1989, en reconocimiento de su actividad pictórica.
Figura sobresaliente de la denominada generación del 27, en su producción se entremezclan mito antiguo y utopía del futuro, lo lúdico y lo burlesco, gongorismo, tradición popular y surrealismo en una permanente búsqueda de la gracia poética.

 

Doctor

D. Antonio Domínguez Ortíz

Antonio Domínguez Ortíz

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. José Muñoz Pérez

Celebración

Facultad de Medicina
8 de Mayo de 1985

Antonio Domínguez Ortiz, historiador especializado en la España de los siglos XVI, XVII y XVIII, escritor y profesor de dilatada carrera, nació en Sevilla en 1909. Cursó los estudios universitarios en su ciudad natal, y realizó el doctorado en Madrid, según sus propias palabras, "porque en aquella época era obligatorio".
Fue docente del Instituto Murillo de Sevilla hasta 1940, cuando ingresa en el cuerpo de catedráticos y se traslada a un centro mallorquín por un año. El resto de su vida académica -excepto la última década, en la que trabajó como catedrático en un instituto de Madrid- la pasó en Andalucía, en institutos de Cádiz, Granada y Sevilla, donde además colaboró con la Universidad Hispalense durante los años de la II República y con la Universidad Laboral, ya en los cincuenta.
Su futura orientación profesional se pone ya de manifiesto cuando, bajo la dirección de Eloy Bullón, realiza su tesis doctoral sobre "Documentación de interés para la Geografía de España existente en la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional de Madrid”.
No obstante, su primera obra impresa de importancia en el campo de la Historia, materia por la que se decantaría finalmente, fue “Orto y ocaso de Sevilla”, del año 47. En este estudio, Antonio Domínguez Ortiz contribuye a la historia gaditana al ser el primer historiador que destaca Sanlúcar y Cádiz como los focos más importantes del tráfico de Indias en la segunda mitad del siglo XVII.
Desde ese momento se fue orientando hacia los estudios históricos, y aunque siguió realizando algunos trabajos de carácter mixto, a partir de los años cincuenta abandonó la geografía para especializarse definitivamente en historia, y dentro de ella, en el campo de la historia moderna. Domínguez Ortiz se destacó desde un principio por sus pacientes y minuciosas investigaciones en los archivos históricos de nuestro país, en los que se encontró con materias económico-sociales que hasta entonces habían sido dejadas de lado por gran número de historiadores, así como con otros temas que no tenían relación con la historia habitual, como la cuestión de la limpieza de sangre o el de la esclavitud en la España moderna.
El grueso de su obra científica aparece en los últimos años cincuenta y en la década de los sesenta. Destacan entre sus trabajos “La sociedad española del siglo XVIII”, “Política y hacienda de Felipe IV”, “La sociedad española en el siglo XVII”, “Los judeoconversos en España y América”, “Desde Carlos V a la Paz de los Pirineos”, “Alteraciones andaluzas”, o “Historia de los moriscos. Vida y tragedia de una minoría”, entre otros.
Sus aportaciones pueden encontrarse también en revistas como Archivo Hispalense, Anuario de la Historia del Derecho Español, Estudio de Historia Social de España…; y en obras colectivas como “Historia de España y América social y económica” (Vicens Vives), “Historia de España” (Alianza y Alfaguara), o “Historia de Andalucía” (Planeta), para la que no sólo escribe muchos de sus capítulos, sino que además dirige.
El nombre de Antonio Domínguez Ortiz va progresivamente haciéndose más sonado en foros internacionales de la especialidad, y los honores se van sucediendo. Así, es invitado como ponente por el III Congreso de Estudios Españoles y Portugueses, el Council for European Studies, el Congreso de Historia de Toulouse, Burdeos, Londres… Es nombrado correspondiente de la British Academy, y numerario de la Real Academia de la Historia en 1974. Entre los muchos premios que ha recibido, tiene especial importancia el Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, que recibió Antonio Domínguez Ortiz en 1982, el segundo año en que fueron convocados.
Además de por la Universidad de Cádiz, Domínguez Ortiz ha sido investido Honoris Causa por la Complutense de Madrid, la Central de Barcelona, la de Burdeos y las universidades de Granada, Sevilla y Córdoba.
Quizás sea Domínguez Ortiz el hombre que más haya aportado al conocimiento de la España de los siglos XVI, XVII y XVIII.

 

Doctor

D. Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sánchez Vázquez

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. Mariano Peñalver Simó

Celebración

Facultad de Medicina
15 de Mayo de 1987

Nacido en Algeciras en septiembre de 1915, Adolfo Sánchez Vázquez ha sido uno de los grandes pensadores españoles en el exilio, y un gran especialista en los problemas planteados por el marxismo en relación con el arte y la estética.
Siendo aún un niño, se traslada con su familia a El Escorial, para pasar después a Málaga, donde estudia el Bachillerato y, a continuación, Magisterio. Es allí donde Adolfo Sánchez se inicia en su pasión por la literatura, “animado por la personalidad de Emilio Prados, uno de los grandes de la generación del 27”. Colabora en la revista Octubre, fundada por Rafael Alberti.
En 1935 inicia sus estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid, donde se codea con los círculos intelectuales del momento, y comienza a colaborar en la sección de literatura de Mundo Obrero.
El inicio de la Guerra Civil le sorprende en Málaga, donde había fundado la revista Sur, dedicada a la poesía. Se ve obligado a abandonar sus estudios, y escribe su libro de poemas “El pulso ardiendo”, que se publicará años más tarde. Durante la guerra dirige los periódicos Ahora y Acero.
Adolfo Sánchez se exilia a Méjico en 1939. El exilio, en sus palabras, es “un desgarrón que no acaba de desgarrarse, una herida que no cicatriza, una puerta que parece abrirse y no abre...” En la Universidad Nacional Autónoma de México finaliza sus estudios de Filosofía, y allí mismo fue catedrático a tiempo completo y coordinador del Colegio de Filosofía. También fue profesor de la Universidad de Michoacán. Además, mantiene su actividad cultural, con su participación en la fundación de Romance y su colaboración en la revista España Peregrina.
En 1975 vuelve por primera vez a España desde su partida al exilio. En 1984 recibe el nombramiento de doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Puebla, y en el 87, el mismo título por la Universidad de Cádiz.
Defensor de un marxismo antidogmático y abierto, Sánchez Vázquez ha sido filósofo, ensayista, periodista y poeta, además de crítico tenaz. Algunas de sus principales obras son “Las ideas estéticas de Marx”, de 1965; “Filosofía de la praxis”, del 67; “Ética”, publicado en 1969; y “Estética y marxismo”, del 70.

 

Doctor

D. José Ignacio Barraquer Moner

José Ignacio Barraquer Moner

Propuesta

Facultad de Medicina

Padrino

Prof. Dr. D. Francisco Salado Marín

Celebración

Facultad de Medicina
18 de Mayo de 1987

Nacido en Barcelona el 24 de enero de 1916, en el seno de una familia de oftalmólogos, José Ignacio Barraquer Moner sigue los pasos de su abuelo y su padre.
Su formación la inicia junto a su padre, para después finalizar su licenciatura en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona. Se doctora por la Universidad de Madrid en 1952, y alcanza la especialidad en el Instituto Barraquer de Oftalmología, del que es Vicepresidente y Jefe de los Cursos de Especialización hasta el 54. Decide en estos años abandonar el Instituto Barraquer y trasladarse a Bogotá, donde crea un centro similar y continúa su labor investigadora.
Destaca como investigador en las técnicas de cirugía refractiva, término que introduce él mismo en 1949. En 1958 publica un método para obtener injertos laminares en corneas congeladas, y en 1963 culminan sus trabajos de queratofaquia. Estas son sólo una muestra de las técnicas originales de José Ignacio Barrquer, de la veintena que fue capaz de idear. Pero además, el eminente oftalmólogo logró inventar instrumental y métodos auxiliares de exploración, precisos y exactos, para la puesta en práctica de estas técnicas. El microscopio quirúrgico, el queratometro quirúrgico, el microqueratocono, el tornocrioesferador, o el crio-torno automático computerizado son algunas de sus brillantes creaciones, que con el resto, suman al menos cuarenta instrumentos.
Sus trabajos de investigación en el campo de la Oftalmología son innumerables: al menos 256 publicaciones, entre las que destacan su libro “Queroplastia refractiva”, publicado en 1975; “Queratomileusis y Queratofaquia”, en el año 1980; o "Cirugía Refractiva de la Córnea", de 1989. Ha participado en numerosos congresos, conferencias y ponencias en todo el mundo, sorprendiendo por la disponibilidad con la que se ofrece a cualquier sociedad oftalmológica que lo requiere, siendo destacada su labor en América Latina.
El Profesor Barrquer fue distinguido en 1968 con dos premios de gran importancia, el Premio de Honor de la Sociedad de Crio-Oftalmología de Estados Unidos, y el Premio Extraordinario de la Sociedad de Crio-Biología de este mismo país. En el 72 recibe el Premio de la Sociedad de Oftalmología Contemporánea y en el 75 es de nuevo destacado por esta Sociedad por su contribución a la educación en Oftalmología. Graeffe de Oro de la Societa Oftalmologica Meridionale de Italia, medalla de la Sociedad Cubana de Oftalmología, Medalla de la Federación Colombiana de Optometras… ha recibido condecoraciones por todo el mundo.
Además, fue Académico de Honor de la Real Academia de Medicina de Murcia, Doctor Honoris Causa de la Universidad de Santa María (Brasil), Catalán del Año en 1970, Miembro de Honor de la Sociedad Española de Beneficencia (Colombia), Miembro de Mérito de la Academia de las Ciencias Médicas de Barcelona, y poseedor de las Llaves de la Ciudad de Miami (EEUU), entre otros cargos honorarios.
Su trabajo científico lo ha convertido en uno de los españoles de más prestigio en el continente americano, con el que siempre tuvo muy estrechas relaciones.

 

Doctor

D. Fernando Quiñones Chozas

Fernando Quiñones Chozas

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. Juan López Álvarez

Celebración

Facultad de Filosofía y Letras
30 de Marzo de 1998

Escritor nacido en Chiclana de la Frontera en 1930, se trasladó a Cádiz a los pocos meses de su nacimiento. Su actividad literaria comenzó siendo aún un adolescente, cuando fundó en Cádiz la revista “Platero”. Posteriormente, ya en Madrid, colaboró con otras publicaciones de este tipo, como “Gracilaso” o “Cántico”, en un claro esfuerzo por lograr la apertura cultural del país.
La obra de Quiñones abarca todos los géneros, y destaca por lo fecunda y variada. Así, destaca en su producción lírica libros como “Ascanio o libro de las flores”, “Cercanía de la gracia”, “Retratos violentos y oda al cante”, “En vida”, “Tiempos”, “Los poemas flamencos y un relato de los mismo”, o su serie de “Crónicas”. Su vocación experimental le lleva a ser autor de varias obras de teatro, como “Tres piezas de horror”, “Carmen”, “Andalucía en pie”, y “El grito”.
No obstante, la parte más popular de su producción es su obra narrativa, con sus novelas “Las mil noches de Hortensia Romero”, “La canción del Pirata”, y “La visita”, y multitud de relatos breves y novelas cortas, como “Cinco historias del vino”, “La gran temporada”, “Viento Sur”, “Tusitala”, “El amor de Soledad Acosta”, o “Los ojos del tiempo”.
A todo esto hay que añadir su actividad reflexiva, que le ha hecho autor de cientos de artículos periodísticos, antologías y ensayos, algunos acerca de literatura, y otros, no menos importantes, sobre temas tan diversos como los toros, el flamenco o los viajes. Y es que, Fernando Quiñones, a pesar de ser señalado a veces como “localista”, por su defensa de los temas gaditanos, tiene un carácter universalista. De hecho, fue él el que dijo “El viajar es consustancial al escritor”.
Por otra parte, su importancia como autor queda demostrada por su inclusión en más de 50 antologías, publicadas en España, Argentina, Nicaragua, Holanda y Alemania, entre otros países. Sus novelas y relatos han sido, además, objeto de diversas tesis doctorales, tanto en la Universidad de Cádiz como en centros extranjeros, y de cientos de artículos y conferencias.
Fernando Quiñones no sólo ha logrado el beneplácito de los lectores, sino también el de la crítica, que le ha otorgado diversos premios. “Las mil noches de Hortensia Romero” y “La canción del pirata” fueron ambas finalistas del Premio Planeta. Por su parte, sus poemarios han sido reconocidos con prestigiosas distinciones, como el accésit del Premio Adonais para “Cercanía” en 1956; el premio de poesía Leopoldo María Panero en el 63 con “En vida”; el premio internacional de poesía El Olivo en 1973 a “Memorandum”; o “Las crónicas de Hispania”, que lograron el premio internacional Ciudad de Melilla en 1984. El listado continúa con los numerosos galardones a sus relatos breves, entre los que destacan el prestigioso Premio de novela Café Gijón en 1989 gracias a su obra “Encierro y fuga de San Juan de Aquitania”, así como el Premio Literario La Nación de Buenos Aires por la colección de relatos “La gran temporada”, en 1960.

 

Doctor

D. Manuel Clavero Arévalo

Manuel Clavero Arévalo

Propuesta

Facultad de Derecho

Padrino

Prof. Dr. D. José Ignacio Morillo Velarde

Celebración

Facultad de Derecho
23 de Mayo de 2000

Abogado y Catedrático de Derecho Administrativo desde 1952, primero en Salamanca y desde el 54 en Sevilla. Fue Decano de la Facultad de Derecho sevillana desde 1965 a 1967, y Rector en el periodo del 71 al 75, cargo que ocupó por elección en las primeras votaciones de la Universidad Hispalense. Su labor durante estos años no fue sencilla, ya que le tocó vivir el momento de eclosión universitaria, que se tradujo en la masificación de los centros, además de coincidir con lo que se intuían serían los últimos años de la dictadura.
En el 76 funda el Partido Social Liberal Andaluz, con el que, integrado dentro de la Unión de Centro Democrático, se inicia en la carrera política. El Profesor Clavero Arévalo fue nombrado Ministro de las Regiones durante el primer gobierno de la democracia, hasta el año 79. A él se debe en gran parte la configuración de lo que fue el mapa autonómico español, que dio lugar a la actual organización en Comunidades Autónomas. De esta etapa política son obras como “Forjar Andalucía”, “Ser Andaluz” y “España, desde el centralismo a las autonomías”. Posteriormente, y hasta el año 82, fue Ministro de Cultura durante la primera legislatura constitucional.
La defensa de su idea de plena autonomía política para Andalucía en el marco del Estado de las Autonomías le lleva a dimitir de su cargo, además de convertirle en uno de los principales difusores de este mensaje. Por esta razón se le otorgaría, en febrero de 1999, la distinción de Hijo Predilecto de Andalucía.
Abandonada la política, Manuel Clavero regresó a las aulas, donde ha desempeñado su actividad hasta su jubilación en 1991.
En la Universidad, el Profesor Clavero Arévalo ha dividido su trabajo entre la docencia y la investigación. El fruto de ésta última se encuentra distribuido en numerosísimos trabajos publicados en libros y en las más prestigiosas revistas de Derecho, de alguna de las cuales es miembro del Consejo de Redacción. En este sentido, sus trabajos se enmarcan dentro de lo que se ha dado en llamar la generación de la Revista de Administración Pública, un grupo de profesores que trabajaron alrededor de la década de los cincuenta, y que han constituido la más brillante generación de estudiosos del Derecho Administrativo desde los inicios de esta disciplina en España. La Ley de Expropiación Forzosa (1954), aún vigente, o la Ley de Procedimiento Administrativo (1958), vigente hasta el año 97 son algunas de las “obras” de estos profesores.
Entre sus primeras publicaciones destacan “Consecuencias de la concepción de Derecho administrativo como ordenamiento común y normal”, donde avanza en la definición de esta disciplina, diferenciándola del Derecho civil; “La doctrina de los principios generales del Derecho y las lagunas del ordenamiento jurídico”; o “Ensayo de una teoría de urgencia en Derecho administrativo”, que ha resultado un estudio muy práctico para la aplicación del derecho administrativo por los Tribunales de Justicia. Ya en los sesenta, Clavero Arévalo publica “Personalidad jurídica, Derecho general y Derecho singular en las Administraciones autónomas”. “La inalienabilidad del dominio público” o “La recuperación administrativa de los bienes de las corporaciones locales” son otros dos estudios claves para la interpretación del Derecho Administrativo.
La importancia de los trabajos del Profesor Clavero Arévalo no sólo radica en su utilidad por sí mismos, sino que además han supuesto la apertura línea de investigación en la materia que han seguido muchos de sus discípulos.

 

Doctor

D. Andrés Fernández Díaz

Andrés Fernández Díaz

Propuesta

Escuela Universitaria de Estudios Empresariales y Administración Pública

Padrino

Prof. Dr. D. Antonio José Narváez Bueno

Celebración

Campus de la Asunción - Jerez
30 de Enero de 2004

Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense y por la Universidad de Roma, Andrés Fernández Díaz nació en Cádiz en octubre de 1938. Ha desarrollado su labor intelectual en diversos campos, desde la docencia a la investigación, pasando por diversos cargos de responsabilidad.
Como profesor, sus textos son referencias obligadas de la disciplina de Política Económica en las Universidades Españolas. Algunas de sus obras, como Introducción y Metodología de la Política Económica, Teoría y política monetaria, Fundamentos y papel actual de la Política Económica, o Dinámica Caótica en Economía: Teoría y Aplicaciones son objeto de constantes reediciones.
En su faceta de investigador, Andrés Fernández Díaz ha sido el primer economista en realizar trabajos sistemáticos de carácter científico sobre las técnicas de planificación inductiva en la universidad española. Fruto de su estudio, y de su colaboración con profesores italianos y franceses, son los artículos y monográficos entre los que destacan Programación económica global en España e Italia; ¿Puede hablarse de una teoría de la planificación?; La necesidad del empleo de modelos en las ciencias sociales; The use of models in economics policy: a reapraisal.
Son numerosos sus estudios sobre economía como parte de la geoestrategia, cuyo conocimiento le han llevado a ser director adjunto civil del Centro Superior de Estudios de la Defensa, fundador del Master en Seguridad y Defensa de la Universidad Complutense, y formar parte del International Institute for Strategic Studies de Londres. Asimismo, Andrés Fernández Díaz es el iniciador en España de las aplicaciones a la economía de las Teorías de la Dinámica Caótica.
Su pertenencia a grupos como American Economic Association, Royal Economic Association, Centre for Interantional Research, Trade Policy Research Centre, Association Tière-Monde, o el International Institute of Public Finanace dan muestra del alcance internacional de su figura. Andrés Fernández ha colaborado, además, como profesor invitado con las universidades de la Sorbona, de Bari, de Roma, de Buenos Aires, de Berkley, con el College de France y con el Institut de Sciences Mathematiques.
Dentro de los cargos de responsabilidad que el profesor Andrés Fernández ha desempeñado, es de destacar su labor como Director General de Planificación y Director General del Instituto Nacional de Estadística durante un periodo crucial para la puesta en marcha de las elecciones de junio de 1977, en las que además fue uno de los miembros de la Junta Electoral Central. Fue también durante estos años cuando su trabajo de representación supuso un impulso para la creación de la Universidad de Cádiz.
Ha sido distinguido con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil del Reino de España, con la Orden al Mérito de la República Italiana, con la Orden des Palmes Academiques de la República Francesa, con la Cruz del Mérito Militar de Primera Clase, y con la Cruz del Mérito Policial, entre otros galardones.
En la actualidad, Andrés Fernández es Consejero del Tribunal de Cuentas y Catedrático en Servicios Especiales por la Universidad Complutense, Miembro del Consejo Rector a título persona del Centro de Astrobiología (INTA-NASA) y Director de la Revista Española de Control Externo del Tribunal de Cuentas.

 

Doctor

D. José Manuel Caballero Bonald

José Manuel Caballero Bonald

Propuesta

Consejo de Dirección de la UCA

Padrino

Prof. Dr. D. Manuel Ramos Ortega

Celebración

Campus de la Asunción - Jerez
30 de Enero de 2004

José Manuel Caballero Bonald nació en Jerez de la Frontera en 1926, aunque con la llegada de la Guerra Civil española, el escritor pasó temporadas en Sanlúcar y en la Sierra gaditana. Inició su formación superior en Cádiz, donde cursó estudios de marino mercante en la vieja Escuela de Náutica de la capital. De esta época son también sus primeros poemas y sus contactos con los miembros de la revista gaditana Platero, de la que fue cofundador: Fernando Quiñones, Pilar Paz Pasamar, Felipe Sordo Lamadrid, Serafín Pro Hesles, Julio Mariscal, José Luis Tejada, Francisco Pleguezuelo, y Pedro Ardoy.
Posteriormente dejó a un lado la Náutica para dedicarse a estudiar Filosofía y Letras, primero en Sevilla y más tarde en Madrid. Allí ejerce de subdirector de la revista Papeles de Son Armadans. Será también en Madrid donde entable relación con el que sería el grupo del 50 -Blas de Otero, José Agustín Goytisolo, Ángel González, José Ángel Valente, Jaime Gil de Biedma, Alfonso Costafreda, Carlos Barral- con los que viajó a Collioure para rendir tributo a la tumba de Machado.
Ha trabajado como profesor de Literatura Española en la Universidad Nacional de Colombia y en el Bryn Mawr College. Participó en el seminario de Lexicografía de la Real Academia Española, donde permaneció hasta el año 1975. Además, ha sido director literario de Ediciones Júcar, y ha impartido numerosos seminarios y colaborado en congresos en diversos países. En el año 2003 escribe los guiones de los 250 capítulos de la serie documental “Andalucía de Cine”, producida por la Radio Televisión Andaluz.
Pero por encima de cualquier otro trabajo, Caballero Bonald es un escritor de una altísima calidad literaria. Sus incursiones en la poesía, la novela, el teatro y el ensayo suman hasta el momento cuarenta y dos obras. Es autor de los poemarios Las adivinaciones (1952), Las horas muertas (1959), Descrédito del héroe (1977), Laberinto de Fortuna (1984) y Diario de Argónida (1997); de las novelas Ágata ojo de gato (1974), Toda la noche oyeron pasar pájaros (1981), En la casa del padre (1988) y Campo de Agramante (1992); y de los volúmenes de memorias Tiempo de guerras perdidas (1995) y La costumbre de vivir (2001). Además, ha adaptado las obras de teatro Abre el ojo (1978), Don Gil de las Calzas Verdes (1994), y Fuenteovejuna (1995); y publicado ensayos, estudios y libros de viajes entre los que se encuentran Cádiz, Jerez y los Puertos (1963), Los personajes de Fajardo (1986), Mar adentro (2002) o José de Espronceda (2002).
Ha obtenido los premios Boscán y de la Crítica por su obra Las horas muertas; Biblioteca Breve por su primera novela, Dos días de setiembre; Ágata ojo de gato fue distinguida con los premios Barral (al que renunció) y de la Crítica; En la casa del padre recibe el premio Plaza y Janés; se le ha concedido la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes y el premio Julián Besteiro de las Artes y Letras… y otros galardones que son un reconocimiento a su calidad como novelista y poeta.
José Manuel Caballero Bonald es Hijo Predilecto de Andalucía, de la Provincia de Cádiz y de Jerez.

 

Doctor

D. Miguel Ángel Ladero Quesada

Miguel Ángel Ladero Quesada

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Padrino

Prof. Dr. D. Rafael Sánchez Saus

Celebración

Facultad de Filosofía y Letras
23 de Abril de 2004

Nació en Valladolid en 1943. Licenciado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid, donde también se doctoró. Ladero, que en 1970, a sus 27 años de edad, obtuvo una plaza de profesor agregado de la Edad Media Universal y de España en la Universidad de La Laguna, accedió un año más tarde a la categoría de catedrático numerario con idéntica titulación y destino. En 1974 se trasladó a la Universidad de Sevilla y poco después a la Complutense, donde hoy continúa con su magisterio.
Miguel Ángel Ladero ha dirigido una treintena de tesis doctorales, de las cuales las dos primeras fueron realizadas aquí. Todas han merecido la máxima calificación y abarcan los más diversos temas del medievalismo hispánico. A su amplia participación en tribunales de tesis, premios científicos y plazas docentes o de investigación en España y en el extranjero se suma su larga trayectoria investigadora, con dos centenares y medio de obras publicadas en diversas editoriales europeas y americanas, sin contar el más de un centenar de reseñas y notas críticas sobre libros, prólogos, artículos de prensa y otras publicaciones menores.
Las mencionadas obras han permitido grandes avances en el conocimiento de la fiscalidad, la historia política, las minorías confesionales, la historia regional y otros muchos aspectos de los reinos hispánicos en la Baja Edad Media. Dentro de ellos, su primer foco fue la conquista y repoblación del reino de Granada, asunto al que dedicó su tesis doctoral, según expone Eduardo Aznar en su laudatio. Miguel Ángel Ladero dirigió más tarde su investigación a una de las cuestiones que le ha otorgado reconocimiento mundial, la hacienda y la fiscalidad. La Hacienda en el siglo XV, El siglo XV en Castilla. Fuentes de renta y política fiscal y Fiscalidad y poder real en Castilla, son algunas de sus obras más conocidas.

 

Doctora

Dª. Margarita Salas Falgueras

Margarita Salas Falgueras

Propuesta

Facultad de Filosofía y Letras

Madrina

Profª. Dra. Dª. María Luisa González de Canales García

Celebración

Facultad de Filosofía y Letras
23 de Abril de 2004

Nacida en Canero (Valdés) el 30 de Noviembre de 1938, es una renombrada científica cuya vida transcurre dedicada a la investigación en su laboratorio del Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" de la Universidad Autónoma de Madrid.
Discípula de Severo Ochoa, con quien trabajó en Estados Unidos, fue la encargada por el Nóbel luarqués, junto a su marido, el científico Eladio Viñuela, de impulsar la investigación española en el campo de la bioquímica y la biología molecular.
Licenciada en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense de Madrid, ha publicado más de 200 trabajos científicos, pertenece a las más prestigiosas Sociedades e Institutos científicos nacionales e internacionales, colabora y es miembro del Consejo Editorial de las más importantes publicaciones científicas y ha sido nombrada directora del Instituto de España, organismo que agrupa a la totalidad de las Academias Españolas..

 

Doctor

D. Carlos Castilla del Pino

Carlos Castilla del Pino

Propuesta

Facultad de Ciencias de la Educación

Padrino

Prof. Dr. D. Juan María Terradillos Basoco

Celebración

Teatro Juan Luis Galiardo - San Roque
17 de Junio de 2004

Carlos Castilla del Pino nace en San Roque en el 15 de octubre de 1922. Nunca deja de lado, en su trabajo a la provincia gaditana y más en concreto al Campo de Gibraltar. De esa vinculación dan constancia sus reconocimientos y honores recibidos como el título de “Andaluz Universal” concedido por la Junta Autonómica de Andalucía en 1985 y el de “Hijo Predilecto de San Roque” concedido también en 1985 por el Ayuntamiento de la citada localidad.
Desde 1981 es Miembro de Honor del Instituto de Estudios Campogibraltareños y desde 2002 es “Hijo Predilecto” de la Provincia de Cádiz.
En directa vinculación con la UCA, ha participado como ponente o conferenciante en jornadas, seminarios, cursos, etc.. organizados desde el seno de la misma. El ejemplo más significativo es la coordinación de los Cursos de Verano de la UCA en San Roque, durante una veintena de años. Su seminario de Antropología de la Conducta, lleva anualmente a San Roque a acreditados especialistas. La consiguiente publicación de los materiales ha potenciado la presencia de nuestra universidad en todo el mundo.
La relevancia científica de la trayectoria de Carlos Castilla del Pino se impone por sí misma:

Licenciado y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, fue médico interno del Departamento de Psiquiatría del Hospital Provincial de Madrid entre 1946 y 1949, fecha en la que toma posesión de los Servicios Provinciales de Psiquiatría e Higiene Mental de Córdoba hasta 1987.

Catedrático Extraordinario de Psiquiatría Dinámica y Social de la Facultad de Medicina de la Universidad desde 1983 a 1987.

Miembro de la Asociación Española de Neuropsiquiatría desde 1959, de la Sociedad Española de Psiquiatría, desde 1960; de la Sociedad Española de Psicología desde 1963 y de la Sociedad Española de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría desde 1966.

El amplio reconocimiento de su figura científica en el ámbito nacional, se proyecta más allá de nuestras fronteras. Castilla del Pino ha sido ponente en decenas de congresos internacionales de Psiquiatría y Psicología.
Es igualmente miembro de número o de honor de las más importantes sociedades de Psiquiatría de Argentina, Perú, Colombia, República Dominicana, etc., y ha sido Profesor Visitante de las Universidades de Aarhus, Bogotá, Buenos Aires, Caracas, Copenhagen, Götitingen, Lieja, Marsella, Midelbury, Milán, Sheffield, etc.
Une además las distinciones de “Hijo adoptivo” de Córdoba; Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2002; Medalla de Oro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Santander en 2002 y Profesor Emérito de la Escuela de Salud Pública Andaluza en 2003.
En junio de 2003, ha sido elegido Académico de la Real Academia de la Lengua, con amplísimo margen de votos, para cubrir la vacante dejada por Camilo José Cela. Fue presentado a la Academia por José Luis Pinillos, José Luis Sampedro y Emilio Lledó. En palabras del presidente de la Academia: “Castilla del Pino no sólo tiene una trayectoria importante de libros de su especialidad y Medicina en general, sino que también ha realizado la creación literaria.
La figura de Castilla del Pino, por tanto trasciende los límites de una disciplina científica, para convertirse en un hito cultural de la España actual. Puede decirse que la Psiquiatría en nuestro país sería imposible sin sus aportaciones y de igual forma, ha proyectado su nombre y su actividad de profesor, ensayista y conferenciante a todos lo ámbitos culturales.

Acciones de Documento

última modificación 11/12/2005 09:29