[an error occurred while processing this directive] Historia de la Fe Bahá'í en Venezuela

 
  Historia de la Fe Bahá'í en Venezuela

Página Inicial

Quienes somos

Una forma de vida

Conózcanos

¿Sede Nacional?

Historia de la Fe en Venezuela
 
 






















Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Principio 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Principio 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Principio 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

Principio
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Principio



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Principio

1939- Se siembra la semilla 1967- Visita importante a comunidades indígenas
1942- Primera creyente 1968- Raul Leoni
1944- Primera charla pública 1972- 9.655 creyentes
1947- Entrevista Secretario de Rómulo Betancourt 1978- 1ra Conferencia de Mujeres
1953- Primera Sede local 1979- Luis Herrera Campins
1961- 1er creyente de comunidad de Barlovento 1986- "La Promesa de la Paz Mundial"
1961- Primera Asamblea Espiritual Nacional  2000- Logros actuales
1963- Gran entrada de creyentes indígenas  

Historia de la Fe Bahá'í en Venezuela

Venezuela fue abierta a la Fe en 1939 por una pareja de Canadá, Emeric y Rosemary Sala. En el transcurso de su estadía de seis meses, durante el cual ellos trataron de establecer un negocio en Caracas, hicieron varios contactos para la Fe.
 

Gwen Sholtis, pionera de Illinois quien llegó en Agosto de 1942, contribuyó llevando la Fe al interés público a través de artículos en revistas y periódicos. Ella también empezó una serie de clases de estudio, en las cuales enseñó a la primera creyente de Venezuela, Srta. Leonor Marín. Sin embargo, sus actividades de enseñanza atrajeron la atención de las autoridades del gobierno, quienes le pidieron salir del país en Febrero de 1943.
 

En Febrero de 1944, la Mano de La Causa, Dorothy Baker, dio su primera charla pública sobre la Fe, en la casa de la Sra. Trina de Courlaender. Luego, la Sra. Courlaender fue una de los siete creyentes nuevos inscritos durante un curso intensivo de cinco semanas dado por la Sra. Baker. Estos nuevos creyentes fueron visitados en Noviembre del mismo año por la Srta. Elizabeth Cheney, quien estuvo en Caracas después de una gira por Sudamérica. Ella también dio una serie de clases de profundización y varias charlas públicas; otros cinco nuevos creyentes se inscribieron, incluyendo la Srta. Mary Gimenez y la Sra. Yolanda de Stronach, creyente fiel.
 

El 12 de Diciembre, los creyentes tuvieron su primera Fiesta de 19 Días y después eligieron una Asamblea provisional. Los miembros de esta primera Asamblea fueron: Leonor Marín, Trina de Courlaender, María de Rodriguez, Violeta de Escalante, Lerler de Serrano, Mary Gimenez, Yolanda de Stronach, Mercedes Suarez y Mercedes Entrona.
 

La primera elección oficial de la Asamblea Espiritual Local de Caracas fue realizada en Abril de 1945, con la asistencia de la Srta. Louise Baker.

Entre Diciembre de 1946 y Diciembre de 1947, la Fe Bahá'í recibió gran publicidad como resultado de dos visitas de Gayle Woolson a Venezuela. Las actividades de enseñanza de Gayle Woolson dieron lugar a la inscripción de seis nuevos creyentes a finales del año '47; ella también fue de mucha ayuda en la incorporación de la Asamblea Espiritual Local de Caracas en Septiembre de 1947.
 

Durante el mismo período, ella pidió una entrevista con el Presidente Rómulo Betancourt, y fue recibida por su Secretario personal Dr. Giacopini. A través de él, ella obtuvo cartas de introducción oficiales para los gobernadores de varios estados.
 

En Noviembre de 1947, Katherine Meyer llegó de Washington D.C. aunque no hablaba español y necesitaba de un traductor, ella empezó inmediatamente a profundizar a los creyentes, concentrándose especialmente en los principios de la Administración Bahá'í. Su llegada llenó la necesidad existente de una profundización regular a largo plazo en Caracas. Con Yolanda Stronach, hizo viajes de enseñanza a las ciudades de Maracay, Valencia, Puerto Cabello y Barquisimeto. 
 

Desde el 19 de Enero hasta el 11 de Marzo de 1951 Ruth Moffet visitó Venezuela. En el breve período de su estancia, dio clases y charlas por 26 noches consecutivas en la Casa de Italia, con la ayuda de varios traductores, algunos de los cuales después, se declararon bahá'ís. Entre éstos estaban el Dr. Hans Voss y Dr. Jorge Stronach. También durante este período entró a la Fe el primer joven bahá'í, Hans Voss Jr. y su madre, Sra. Chana Voss.

En Enero del '53, la comunidad bahá'í de Caracas obtuvo su primera Sede local, alquilada, y fue inaugurada en la Fiesta de 19 días de Dominio (nombre de uno de los meses bahá'ís). Para ese entonces la comunidad bahá'í de Venezuela consistía de 17 adultos y un joven en Caracas, más 3 creyentes aislados en el interior del país.

Un Comité Regional de Enseñanza para Venezuela fue nombrado en Mayo de 1953. Sus miembros fueron Carmen Esteves, Katherine Mayer, Chana y Hans Voss.
 

En Octubre del '53, Katherine Mayer se fue de pionera a la Isla de Margarita para cumplir una meta específica asignada por el Guardián.
 

Durante los años 1953 al '58, aproximadamente catorce personas nuevas aceptaron la Fe, incluyendo la Sra. Maria de Dutto, quien posteriormente se fue de pionera a la ciudad de Barquisimeto. Para el '58, habían grupos de bahá'ís en las ciudades de Caracas, Valencia, Maracaibo, San Tomé y Anaco; además de creyentes aislados en otras cuatro ciudades.

Venezuela recibió siete pioneros durante este período, incluyéndola Srta. Adeline Teske y Sr. Aziz Mohtadi, futuros miembros de la Asamblea Espiritual Nacional de Venezuela.
 

En Agosto del '58, se compró una Sede Bahá'í en Caracas. El mismo año, la comunidad bahá'í publicó su primer boletín: "Noticias de la Comunidad Bahá'í de Venezuela".

Durante 1959, Venezuela recibió visitas de las Manos de La Causa, Dr. Grossman y Sr. William Sears.
 

En 1960, Venezuela recibió tres pioneros nuevos, entre ellos Peter McLaren, futuro miembro de la primera Asamblea Nacional y futuro Consejero, y la Sra. Martha Posner, quien luego fue miembro de la Asamblea Espiritual Nacional.
 

Los esfuerzos de enseñanza dieron el resultado de la inscripción de diez nuevos creyentes en la ciudad de Barquisimeto, uno en Valencia y tres en Caracas.
 

En Ridvan del '60, la Asamblea Espiritual Local de Valencia fue formada.
 

Lo que más destaca del '61, incluye el ingreso a la Fe del primer creyente de la comunidad negra del área de Barlovento, León Aguirre, y la visita de Ana Gotto al estado Bolívar para enseñar a la gente indígena.
 

Durante el período de 1960-1961 otras tres Asambleas Locales fueron formadas (Distrito Sucre de Caracas, Maracay y Barquisimeto) haciendo posible la elección de la Primera Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de Venezuela en Abril de 1961. Sus miembros fueron Hans y Chana Voss, Anselmo Torres, Marla de Caro, Camilo Grandi, Blanca de Campos, Feliciano Bourrillan, Aziz Mohtadi y Eduardo Magamarra, quien posteriormente renunció y fue reemplazado por Peter McLaren.
 

La Mano de La Causa, Dr. Hugo Giacheri representó al Centro Mundial en la primera Convención Nacional. El siguiente año presenció visitas intensivas de Peter MacLaren y Eloy Carrascal a la tribu Guajibo en el Territorio Amazonas (un total de noventa días), culminando en la declaración del primer creyente indígena de Venezuela, Sr. Ramón Ramirez y otros 18 adultos así como 16 jóvenes del pueblo "La Nueva Era" en Septiembre 6 y 7 de 1962.
 

Esfuerzos de enseñanza entre los indígenas del Yaruro del estado Apure dieron como resultado la formación de la primera Asamblea Espiritual Local Indígena, en el pueblo de Agua Linda, el 31 de Diciembre de 1962. Asambleas locales también fueron elegidas en el pueblo La Nueva Era, Amazonas, y el pueblo Kariña, Mayagua del estado Bolívar.

El primer delegado indígena Celestino Rojas, de Agua Linda, asistió a la Convención Nacional en Abril de 1963. Durante este tiempo tres oraciones fueron traducidas a la lengua Guajibo.
 

Durante el período 1963-1964 hubo gran entrada de creyentes indígenas. Un proyecto de cuatro días realizado por Donald Witzel, futuro consejero, Peter MacLaren y Eloy Carrascal en la península de la Guajira, dio como resultado 175 nuevos creyentes Guajiros en 15 localidades. La primera Escuela Bahá'í Indígena se llevó a cabo en la Guajira, en Marzo del '64. Para Ridvan de 1964, de los 1218 creyentes de Venezuela, 1001 pertenecían a tribus indígenas. Consecuentemente hubo un aumento de Asambleas Locales (de 6 en Abril del '63 a 17 en Abril del '64), grupos (de seis a cincuenta) y centros aislados (de cinco a diecisiete). Las actividades de enseñanza durante los siguientes tres años casi duplicaron el número de creyentes, Asambleas Locales, grupos, centros aislados y localidades.
 

En 1967, la comunidad recibió la visita de la Mano de La Causa Ruhiyyih Khanum, quien viajó al territorio Amazonas y a la Guajira para reunirse con los creyentes indígenas. También se reunió con los bahá'ís de la zona central y fue recibida por el Ministro del Interior. Fue entrevistada por la televisión nacional y se publicaron varios artículos sobre su visita.

A finales del año '68 una comisión de los bahá'ís de Caracas presentó "la Proclamación de Bahá'u'lláh" al Presidente venezolano Dr Raul Leoni.

Hacia finales del año 1970, la comunidad fue visitada por la Mano de La Causa Sr Enoch Olinga quien sostuvo una entrevista muy cordial con el Ministro de Justicia, representante del Presidente Rafael Caldera. Durante esos meses, los bahá'ís venezolanos estaban ayudando a que se formara la primera Asamblea Espiritual Nacional de los bahá'ís de Trinidad y Tobago, elegida en Abril de 1971. Ese Mayo, la Convención Nacional de Venezuela fue realizada en la comunidad indígena Guajira de los Mochos y fue "bendecida" por la presencia de la Mano de La Causa Sr. Zhikrullah Khadem.

En Diciembre de 1972, la Asamblea Nacional compró y dedicó un terreno en el Junquito para una futura Casa de Adoración, el lugar tiene vista hacia la ciudad de Caracas. El mismo año, la comunidad recibió permiso del Ministro de Educación para que los niños bahá'ís pudieran faltar a clases los días sagrados. A través de la visita de Víctor Araujo, representante de la Comunidad Internacional Bahá'í, la Asamblea Espiritual Nacional pudo hacer contacto con los representantes venezolanos de las Naciones Unidas.
 

Para el año 1972, el número de Asambleas Locales en Venezuela había aumentado a 159 y el número de creyentes a 9655.
 

La primera escuela vacacional fue realizada en 1973; la comunidad venezolana también fue anfitrión de una Conferencia Internacional de Juventud. La AEN terminó de pagar un instituto local en Paraguaipoa, estado Zulia.
 

Otra propiedad para institutos fue adquirida en el Territorio Amazonas en 1975. En Febrero y Marzo de ese año, la Mano de La Causa Ruhiyyih Khanum viajó al Amazonas con la expedición Luz Verde, en la cual las comunidades en el Orinoco y el Rio Negro fueron visitadas. Para finales de este año, Escrituras Sagradas habían sido traducidas por primera vez a la lengua Pioroa y Maco (dialectos del Amazonas), y algunos creyentes de las tribus Maco y Kuripaco habían ingresado. También fueron abiertas las tribus Barré y Parajano del Zulia.
 

En 1975, Venezuela representó a la Comunidad Internacional Bahá'í en la conferencia de las Naciones Unidas, en el Año Internacional de la Mujer realizado en Caracas.
 

En Marzo del siguiente año, la primera Asamblea Local en la zona indígena Yukpa del estado Zulia fue elegida en la aldea de Novito.
 

Proyectos de enseñanza en Agosto de 1977 dieron como resultado 17 nuevas asambleas en los estados del Zulia y Falcón. Un total de 315 adultos y 63 jóvenes fueron inscritos durante estos proyectos.

El primer creyente Warao (indígena del Territorio Delta Amacuro) también aceptó la Fe en Agosto de ese año.
 

Entre el 20 de Octubre y el 12 de Noviembre, la Asamblea Espiritual Nacional lanzó su primer esfuerzo hacia la proclamación a nivel nacional, con la participación de comités regionales de enseñanza y AELs a través del país.
 

La primera Conferencia Nacional Bahá'í de mujeres fue realizada en 1978. Debido a la condición de los creyentes en Irán, la comunidad bahá'í recibió mucha publicidad durante ese año; esto incluyó dos horas y media de entrevistas por radio, dos programas de una hora por el canal de televisión del Gobierno, además de Conferencias de prensa y artículos pagados en los periódicos.
 

Para Mayo de 1979 el número de creyentes había aumentado a 15.236, de los cuales 11.753 eran bahá'ís del Zulia. En el período '79-'80 representantes de la comunidad local fueron recibidos por el Presidente Luis Herrera Campins y le fue entregado "La Proclamación de Bahá'u'lláh" y el libro "Bahá'u'lláh y la nueva era". Para Abril de 1980, 16 asambleas habían recibido el reconocimiento oficial del Gobierno.

En Marzo del '83, la Mano de La Causa, Collis Featherstone visitó las ciudades de Maracaibo y Caracas, y en esta última fue entrevistado por la Televisora Nacional.

El período '85-'86 se caracterizó por la enseñanza reintensificada dirigida al cumplimiento del Plan de Siete años. El proyecto "Camino del Sol" incluía indígenas Guaimies del Panamá e indígenas Kariñas y Guajiros de Venezuela, enseñaron a muchos creyentes nuevos en los estados Bolívar, Amazonas y Zulia.

Un proyecto de enseñanza nombrado "No podemos fallarles" en honor a los mártires de Irán, se llevó a cabo en julio, agosto y septiembre de 1985 con la asistencia de maestros viajeros internacionales; ha sido repetido por los creyentes locales por lo menos una vez al año hasta la fecha.

Un programa juvenil "Fuerza Juvenil", el cual se ha transformado a través de los años en proyectos de Año de Servicio, también comenzó durante este tiempo, en él, jóvenes vivían en una comunidad rural por un período de seis meses a un año, ayudando con la profundización y consolidación de los creyentes locales y asambleas cercanas. Durante este año los miembros del Cuerpo Auxiliar empezaron a publicar "El Esplendor", un boletín de noticias y profundización dirigido a los asistentes. El boletín se publica cada dos meses bahá'ís, es distribuido entre los asistentes y otros creyentes.

Los bahá'ís respondieron al Año Internacional de la Paz con una proclamación a nivel nacional, presentando "La Promesa de la Paz Mundial" a centenares de dignatarios nacionales y locales, publicando afiches, exposiciones y haciendo reuniones públicas.

El proyecto "No podemos fallarles" del '87 puede ser considerado como el proyecto de enseñanza más grande de la historia de Venezuela, involucró el mayor número de participantes y el mayor número de comunidades visitadas. Durante este proyecto de seis semanas, 48 jóvenes y adultos de 11 estados y territorios visitaron 30 comunidades en 13 estados diferentes. Cabe destacar, que se inscribieron 160 creyentes nuevos, unos 600 creyentes fueron profundizados y 600 niños recibieron clases de niños.

En Diciembre de 1987, la comunidad venezolana logró la meta tan añorada de adquirir una nueva Sede nacional en una zona residencial muy apacible, lleno de árboles y jardines.

En un proyecto de expansión que duró un mes a principios de 1988, la maestra viajera Nina Gordon y un equipo de bahá'ís locales formaron 26 AELs nuevas e inscribieron a 400 creyentes.
 

Cuatro bahá'ís fueron invitados a participar como charlistas en el Primer Encuentro Internacional para la Paz, Desarme y Vida, llevado a cabo en la ciudad de Mérida, del 19 al 24 de Abril. Una exposición de fotografías y citas acerca de la Paz en el lugar donde se realizaron las charlas atrajo a más jóvenes hacia la Fe.

En Agosto del '88, Venezuela fue anfitriona de una Conferencia Internacional de Juventud en la ciudad de Maracaibo, la cual atrajo a más de 200 participantes, principalmente de Venezuela, Colombia y Ecuador. La conferencia fue abierta por un alto oficial del Ministerio de Justicia. Siguiendo a la conferencia, 28 jóvenes y adultos participaron en un proyecto de 20 días en Coro, capital del estado Falcón. Durante el proyecto fueron inscritos 476 creyentes, quienes recibieron una profundización básica.
 

La Fe recibió buena publicidad en programas de radio local. Este proyecto fue el primero de una serie de proyectos de enseñanza a gran escala en las principales ciudades de Venezuela.

En Marzo de 1989, en un proyecto "No podemos fallarles" de dos semanas de duración en Ciudad Bolívar, 51 maestros enseñaron y profundizaron a 178 creyentes nuevos, se realizaron reuniones públicas y visitaron estaciones de radio. Durante este año fue creado un Programa de Estudios Bahá'ís, que luego se transformó en un Instituto. Otro "No podemos fallarles" se llevó a cabo en las ciudades de Maracaibo y Valencia durante el mes de Agosto, este proyecto se caracterizó por una gran participación juvenil, dio como resultado la inscripción de 260 nuevos creyentes. Desde el año 1990 en adelante, el proyecto "No podemos fallarles" tuvo un aspecto nuevo, enfocándose en programas simultáneos locales o regionales planificados y ejecutados por los Comités regionales de enseñanza y las Asambleas locales. 

Durante el período 1989-1990, el Centro de Formación Integral Ridvan, denominado CEFIR, empezó a funcionar en Amazonas. Su propósito es el desarrollo espiritual y material de los pre-jóvenes y jóvenes de las comunidades indígenas del Territorio Amazonas.

Aún se pueden señalar muchos otros logros de la comunidad Bahá'í de Venezuela en diversos campos de acción en todo el territorio nacional, para resumir esa parte de los acontecimientos señalaremos lo más resaltantes a principios del año 2000: existe un Instituto Nacional Bahá'í, un Instituto de Educación Moral, un fuerte y creciente movimiento juvenil que se expresa a través de Talleres de arte, una sólida comunidad sostenida por sus creyentes (más de 20.000), una Oficina de Asuntos Externos que trabaja para asentar los procesos de paz y unas noventa Asambleas Locales.