Feeds:
Entradas
Comentarios

La verdad sea dicha: los militantes de base nunca hemos sido nada y para una vez que pudimos expresarnos en las primarias, ya se encargaron de que no se repitiera la experiencia. Nuestra vida política va poco más allá del pago de una cuota y del compromiso desinteresado, de la lealtad al partido a pesar de todos los pesares y de un respeto casi religioso a las normas internas. El PSOE, supongo que como el resto de partidos, aspira a funcionar siempre con el mismo mecanismo: un líder incuestionable, un aparato blindado en manos de una oligarquía pretoriana y un engranaje electoral y propagandístico perfectamente engrasado. ¿El resto?, parafernalia pseudodemocrática porque la auténtica democracia interna es vista, por los dirigentes de la cosa, más rémora que apoyo o como un incómodo peaje a pagar.

Las agrupaciones locales del PSOE inician el proceso de asambleas para la elección de sus correspondientes ejecutivas y en este ámbito se repite, una vez más, la disonancia entre la realidad y lo que disponen los estatutos, entre el discurso democrático y los métodos fascistoides. Tomo como ejemplo lo que sucede en la Agrupación Socialista de Cádiz pero lamentablemente esta situación se repite con demasiada frecuencia en otras agrupaciones. Resulta que un grupo de compañeros, tras 16 años de gobierno de derechas en Cádiz deciden presentar una lista alternativa. Parecería lógico que, tras 16 años de fracasos continuos, cuando de elecciones locales se trata, surgiera la necesidad de una renovación dentro del partido. Parecería sensato y deseable, ¿verdad? Pues, en Cádiz, no.

Resulta que un grupo de compañeros, entre ellos Paco Piniella, han decidido presentar una candidatura alternativa a la oficialista y para ello han puesto en marcha una serie de acciones que, entre otras, pasan por utilizar todos los recursos disponibles para llegar a la militancia: artículos de prensa, entrevistas en los medios locales o la apertura de un blog con el título de Cádiz Socialista. Ante esta apuesta democrática, el Secretario General Provincial, González Cabaña, que es muy libre y tiene todo el derecho para posicionarse a favor de unos y en contra de otros, y al que no pediría neutralidad sino respeto, se despacha con unas afirmaciones que suponen un desprecio absoluto hacia las normas del partido y que pretenden humillar al grupo de compañeros que libremente han decidido hacer uso democrático de su militancia.

Lo que se juega en esta asamblea local, como en tantas otras, no afectará tanto a la línea política del partido como a la credibilidad y confianza de la militancia en su propia organización. Porque pudiendo existir o no diferencias ideológicas entre las distintas opciones, por lo general éstas suelen reducirse a ligeros matices sobre el funcionamiento y las estrategias. Por ello, la reacción de Secretario General Provincial parece excesiva y malintencionada cuando habla de la “fiebre epistolar mediática en búsqueda del minuto de gloria” que, según dijo, “no tiene parangón en la historia del PSOE” y que hará a sus autores merecedores de “algún premio literario”. Así las cosas, no es de extrañar que los medios hablen de división y fisuras cuando en realidad lo que pretenden estos compañeros es algo tan peligroso como poner en marcha la democracia interna.

Decía Manuel Chaves recientemente que “el instrumento más fuerte y más eficaz que tenemos para cumplir el programa y llegar a la ciudadanía es el partido” y estaría de cuerdo con él, si desde el partido no se despreciaran las iniciativas de los militantes.

La crisis según El Roto

Mientras El País conserve entre sus colaboradores a El Roto, habrá un buen motivo para acercarse a este periódico aunque ciertas derivas, quizá por la guerra del fútbol, lo haga irreconocible de un tiempo a esta parte.

Después de ver y pensar la viñeta diaria de El Roto, ¿podéis escribir un post? Particularmente me resulta imposible. Necesito un tiempo para digerir y eludir sus influencias, o al menos para que éstas no sean demasiado evidentes. Sus viñetas resultan impactantes y demoledoras, lúcidas y sagaces como pocas. Suponen un soplo de frescura del que es preciso reponerse. ¿Quién tiene la osadía de escribir sobre la crisis económica, por poner un ejemplo, después de conocer las viñetas que sobre este tema está publicando a diario este humorista gráfico? Si con unos pocos trazos y una frase es capaz de decir más que muchos analistas y centenares de columnistas y blogueros, ¿dónde vas?, me digo y, entonces, dejo el post en blanco.

Los humoristas gráficos suelen derrochar ingenio y lucidez. En el caso de El Roto además, sus mensajes son una señal que nos ayuda, sugiere o incita a desprendernos de esa cierta pereza mental que nos amodorra, a no dejarnos llevar por la apariencia confortable de una sociedad ensimismada. El Roto es uno de esos que gustan decirlo todo con pocas palabras, con frases simples y contundentes que cualquiera pudiera haber dicho pero que sólo a él se le ocurren con tanta oportunidad y sentido. Sus viñetas están cuajadas de las mejores virtudes de los buenos humoristas gráficos y como muestra aquí os dejo con las seis últimas.

¿Estaremos predestinados a perder siempre y en cualquier circunstancia?

Que el capital sea socorrido por el Estado es la demostración de la falta de alternativa al capitalismo. Aquí ya sabes, a nacionalizar las pérdidas y a privatizar las ganancias en unas muy pocas manos, que en muchas sería socializar y eso está contraindicado por el liberalismo rampante. En otras palabras, capitalismo puro y duro; premio a la impunidad de especuladores y avariciosos; castigo para los trabajadores que ya estamos pagando con desempleo y más precariedad los desmanes del capital.

En nuestro sistema educativo pasa algo parecido. Dice el texto sagrado del constitucionalismo español que ninguna confesión religiosa tendrá carácter estatal. ¡Pero, bueno!, no te tronches de risa porque así se afirma en el libro de la Constitución, capitulo II, versículo 3. Claro que más adelante, se puede leer que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones“. Aquí precisamente es donde tiene el origen ese permanente trato de favor hacia quienes desean una formación religiosa y aquí es donde quería detenerme por un instante para constatar otro fracaso, otra cesión, si lo quieres, otra imposición. No se garantiza un trato similar para quienes optamos por una educación laica para nuestros hijos, en los colegios públicos, y quienes prefieren una educación religiosa.

Si como padre deseas que tu hijo, en edad escolar, reciba formación religiosa, no te preocupes. El Estado concede un doble privilegio a las instituciones religiosas: el de nombrar a los profesores que ellos designen y el de pagarlos con dinero de nuestros impuestos aunque, en nuestra declaración de IRPF hayamos consignado que no deseamos contribuir con la iglesia. Bien o mal, es lo que hay. Lo peor; no se vislumbra un horizonte próximo donde la religión, las religiones, sean objeto de enseñanza, propaganda o culto fuera de los centros escolares y en horario no lectivo. Lamentablemente esta es la situación, pero ¿qué sucede si, como padre, decides que tu hijo no reciba formación religiosa alguna?

Responder a esta pregunta es constatar el fracaso del propio sistema educativo y de nosotros como padres o como sociedad civil. Aunque exista una normativa al respecto, la realidad es que, en la mayoría de los centros educativos de Educación Primaria, los niños que no se inscriben en la enseñanza religiosa no reciben ninguna enseñanza alternativa. Es más, lo único que está meridianamente claro, al menos en Andalucía, es que las enseñanzas complementarias, en ningún caso, versarán sobre contenidos incluidos en los currículos de este nivel educativo. Es cierto también que la legislación orienta a los centros en las actividades alternativas que, como enseñanzas complementarias, deben organizarse, pero ¿qué es lo que sucede en el día a día de nuestras escuelas? ¡Nada!, la respuesta es nada o mejor dicho, todo un desprecio a nuestra libre decisión de no incorporar a nuestros hijos a la asignatura de religión.

El poder de la Iglesia Católica es tal que ha conseguido crear un limbo, en nuestras escuelas, para el alumnado que optó por una opción laica en su formación educativa. A diferencia de la asignatura de Religión, la Enseñanza Complementaria no cuenta con profesores específicos para impartirla. Es más, lo usual es que estas enseñanzas complementarias simplemente no se impartan, ante la pasividad y el consentimiento de la administración educativa en sus distintos niveles y el pasotismo de unos padres que nos pensamos muy dignos y coherentes por decidir que nuestros hijos no asistan a clases de religión.

Al igual que la intervención de los estados nacionales para proteger el capitalismo pudiera parecer un fracaso del liberalismo, nuestra aparente dignidad padres que optamos por una educación laica se nos va por el desagüe cuando dejamos que nuestros hijos estén a merced del voluntarismo del profesor de turno. Si no podemos contar con la vigilancia de los servicios de la Inspección Educativa, disponemos de APAs y representantes en los Consejos Escolares para defender un trato semejante y para exigir que nuestros hijos dejen de ser discriminados.

¡Es tremendo y desalentador! Aceptamos que, en horario escolar, se adoctrine y a la vez toleramos que nuestros hijos, con nuestra pasividad, dejen de recibir una formación y enseñanza complementaria para no perjudicar a los que voluntariamente decidieron una educación religiosa.

Desconozco si estamos predestinados a perder siempre y en cualquier circunstancia pero, muchas veces, nos lo ganamos a pulso.

Aunque pudiera parecerlo, no se trata de una errata al escribir ni de un pretencioso juego de palabras. La euphorbia gaditana, que así dicen es como debe escribirse, es una planta endémica del litoral gaditano que se encuentra en peligro de extinción, tal y como se recoge en el Libro Rojo de la Flora Silvestre amenazada de Andalucía y que, además de ser propia de la provincia de Cádiz, se puede encontrar en las de Córdoba y Sevilla, así como en Argelia y Túnez.

La edición impresa del Diario de Cádiz recoge en la misma fecha dos noticias que resultan un tanto paradójicas. Ambas están relacionadas con el litoral de La Janda y versan sobre algunos riesgos que se ciernen sobre esta franja del maravilloso litoral gaditano: los parques eólicos y, muy especialmente, el ladrillo disfrazado de un falso progreso generador de riqueza y puestos de trabajos. La primera de las noticias hace referencia a que una planta en peligro de extinción obliga a modificar dos parques eólicos en Vejer, la otra se hace eco de las pretensiones del alcalde Barbate para urbanizar Trafalgar.

La instalación de parques eólicos en la zona, se topó desde el primer día con una respuesta contraria, perfectamente orquestada desde poderes fácticos locales, que ha ido retrasando su instalación en el tiempo. Ni en tierra, ni en el mar se acepta el aprovechamiento del aire como fuente de energía. ¡Estamos a favor de las eólicas, pero no aquí!, y argumentan impactos paisajísticos, visuales y económicos. ¡El turismo, se nos irá el turismo!, esgrimen sin mirar, por ejemplo, hacia la vecina Tarifa que ha sabido explotar el potencial turístico y deportivo de sus playas así como su parque de energía eólica. ¡La pesca, será la puntilla para la flota pesquera!, aunque ya esté casi hundida y cada día tiene menos valor y menos capturas.

La euphorbia gaditana es capaz de cambiar o impedir la ubicación de aerogeneradores. En este sentido, habría que felicitar al Colegio de Biólogos que fue el encargado de alertar sobre la existencia de esta planta en una zona afectada por la construcción de parques eólicos. La pregunta que cabría hacerse es si la existencia de alguna planta en peligro de extinción, como esta euphorbia gaditana, sería obstáculo suficiente para impedir la urbanización de una zona como la de Trafalgar; también, si los alcaldes de Vejer (PSOE) y Conil (IU), que exigían la exclusión de Trafalgar para parques eólicos marinos, se posicionarán en contra de las pretensiones del alcalde de Barbate (PSOE) para entregar Trafalgar al todopoderoso ladrillo.

Entre el ecologismo de salón y el ecologismo de la señorita Pepis, no existen diferencias.

Rajoy, simplemente Rajoy

Tanto escribir de las decepciones de los míos que por un día, y sirviendo de precedente para posteriores post, dedico una parrafada a un político que pasa por culto, sensato y comedido aunque con demasiada frecuencia se muestre como un simple zascandil de tres al cuarto.

Don Mariano visitó Granada y dejó huellas de su presencia con perlas merecedoras de una pequeña atención. Sabemos que sus ocurrencias están escritas, que no escucha para que no invaliden el texto redactado y que de tan culto y redicho como aparenta, resulta pedante y afectado. Rajoy es de esos tipos que se creen muy instruidos por llamar a los osos plantígrados y a los elefantes paquidermos.

No sé que quiere la familia Lorca“, declaró en aquellas tierras. ¿De verdad, señor Rajoy, que usted no puede entender el deseo de las familias de quienes fueron ajusticiados y enterrados en fosas comunes? ¿Tan difícil le resulta entender el deseo de recuperar los restos de aquel desastre? Debo reconocerle que, en este terreno, hay cierto grado de coherencia en su discurso. Cuando el accidente del Yak, también los muertos fueron un problema para usted y el Gobierno del que formaba parte; por decirlo de alguna manera, no puso especial empeño en identificarlos y entregar los restos a sus respectivas familias.

Pero el presidente del PP, en su visita a Granada, tuvo tiempo para otras frases propias de su nivel. “Las leyes están para cumplirlas“, aseveró pomposo y engolado. En principio, nada que objetar a esa frase innecesaria salvo que cuando un político declara lo obvio es necesario no dejarlo pasar porque seguro que hay algo, por detrás o por delante, que de sentido a esa afirmación. ¿Estaría pensado en la lideresa y en el cumplimiento que ella hace de la LOE, especialmente en todo lo referente a la asignatura Educación para la Ciudadanía? ¿Llamará o habrá llamado a la Presidenta de la Comunidad de Madrid o al de la Comunidad de Valencia para recordarles que las leyes están para cumplirlas?

Dejó Granada y sigue Rajoy soltando marianadas. Ante la Junta Directiva de su partido afirmó que “Hay 180.000 extranjeros cobrando el paro y 20.000 andaluces tienen que irse a Francia“. Ante tanta demagogia, necedad y agitación de instintos xenófobos habría recordarle a Don Mariano que los 180.000 extranjeros que cobran el paro, lo perciben porque han cotizado y porque han trabajado en condiciones de legalidad, algo que no sucedía en los tiempos del PP cuando la inmigración trabajaba clandestinamente y bajo pautas esclavistas. Recordarle también que esos 180.000 trabajadores muy probablemente realizaron tareas que los españoles no quisimos hacer. En referencia a los 20.000 andaluces que se van a Francia; aparte de cuestionar la cifra, tanto CCOO como UGT la rebajan casi a la mitad, reprocharle que en su demagogia infinita silencie algo tan determinante como saber que en la vendimia de Francia se gana un 45% más y la jornada es menor. Xenófobo, irresponsable y peligroso el vincular paro con inmigración; miserable, hacerlo por un puñao de votos. En definitiva; Rajoy, simplemente Rajoy.

También escribieron sobre estas perlas de Rajoy: Animal Político, Pedro de Hoyos, Antonio Pulido, Fernando Berlín, José Carlos , Jose I, Jose L. Briones, agora, Oscar, Raúl Santiago García López, Alfonso Merelo, Juan, Enric Casanova, Manolo Saco y Carmen Moreno Martín entre otros muchos.

Desencanto

Digamos que, en política, el desencanto afecta a cualquier hijo de vecino y que muchas veces no reconocemos a los nuestros; que, en más de una ocasión, consiguen hacernos dudar de nosotros mismos y que, sin pretenderlo, nos inducen a pensar que estamos en manos de unos iluminados o de vulgares predicadores que nos toman por imbéciles cuando, ¿a saber quién lo es más? Sin ir más lejos, aquí y ahora nos venden un gobierno de progreso que lo será en algunas materias pero que en otras, deja mucho que desear; no basta con gobernar bajo el amparo de una etiqueta progresista para imprimir carácter de progreso a todas las decisiones

Supongo que, a estos efectos, ocurre lo mismo en las izquierdas como en la derecha; que tanto en unas como en la otra, hay que soportar los estertores de los lumbreras de turno y que la decepción, como el óxido, termina por corroerlo todo. En cualquier caso, si Rajoy va al Parlamento para leer unos folios, carece de importancia y solo es una prueba más de la estulticia de tanta pose redicha de este político insulso y sobrevalorado por la mayoría de los medios. Como ciudadano y votante socialista, hoy por hoy, me preocupa mucho más lo que dice, calla, hace o deja de hacer quienes ayudé con el voto a colocar en el poder, que el discursito contradictorio y faltón del portavoz de la derecha.

Será el temor a perder el poder o cualquier otra motivación; el caso es que, desde las últimas elecciones a esta parte, uno no gana para sorpresas y disgustos. Que no me venga el señorito Rajoy diciendo que, en la crisis, Zapatero es parte del problema. Gusten más o menos las medidas que se estén adoptando, lo cierto es que esta maldita deriva económica afecta a otros países en los que Zapatero ¡ya me dirán qué responsabilidad tiene! Por cierto, para asuntos del bolsillo yo quiero ser liberal (lean este muy recomendable enlace). Después de conocer lo que hicieron Freddie Mac y Fannie Mae y de las repercusiones de su avaricia o insolvencia, ¿los directivos de esas hipotecarias han sido ya juzgado?, ¿lo serán?, ¿pagarán por ello? Por el contrario, cuentan que el Departamento del Tesoro del Gobierno estadounidense salió en su rescate.

Volviendo al tema de la decepción. Alguien pensará que no es para tanto, que tenemos que callar y asentir disciplinariamente porque aún recordamos las políticas de la derecha en tiempos similares. No lo entiendo; no se pertenece a unas siglas, se tienen ideas. Para la sumisión, conmigo, que no cuenten. ¿Acaso no está justificado que el III Foro Social Mundial de las Migraciones cargue contra la política de inmigración española? Porque resulte incómoda para el Gobierno, ¡demos por bueno que esta crítica carece de sentido o que obedece a intereses partidistas? Por cierto, ¿para cuándo una comisión que investigue lo que sucede en Barajas? Como Larisa, ¿cuántos ciudadanos anónimos sufren ese trato?

Pero si en inmigración, se desanda el camino avanzado, ¿qué decir del tema judicial? Más que de una crisis. se trata de una recesión en toda regla, de un auténtico estropicio. De consumarse el anuncio de Pérez-Rubalcaba y Fernández Bermejo, probablemente estemos asistiendo a un cambio constitucional que no pasará por los mecanismos previstos en la propia Carta Magna para su modificación. Si el legislativo aprueba, y el Constitucional no derriba, de aquí a unos meses la cadena perpetua se nos colará de rondón ante nuestras mismas narices y lo hará en tales condiciones que algún politicastro pretenderá convencernos de todo lo contrario.

Afirmó recientemente Gabilondo algo que comparto, copio y pego: la modificación del código penal para someter a vigilancia durante veinte años a terroristas y pederastas reincidentes es una idea muy popular, muy a favor de viento, pero es un disparate y un patinazo democrático. Después de un cumplimiento de condena está la libertad, no la libertad vigilada, cuidado con las regresiones en materia de derechos.

Entradas antiguas »