:: DATOS DEL TIEMPO Nublado T. 4.2º / ST. 0.8º / V. 14 Km/h
 
Secretaría de la Producción
Inicio
Secretaría de la Producción
Dirección de Turismo
Rasgos Biogeográficos
Fauna
Especies Nativas
Especies Exóticas
Mamíferos
Guanaco, un argentino en problemas
Situación del Castor en Tierra del Fuego
Aves
Insectos
 
 
Situación del Castor en Tierra del Fuego

ANTECEDENTES

En el año 1946 veinticinco (25) parejas de Castor Canadensis fueron introducidas en Tierra del Fuego para su aprovechamiento pilífero. La disponibilidad de alimento y refugio adecuado, sumado al clima y a la ausencia de depredadores naturales y competidores, posibilitaron su exitosa adaptación al medio de forma optima. Por otra parte la falta de datos sobre el estado de sus poblaciones imposibilitó durante más de 40 años, su manejo adecuado. Incrementado significativamente los efectos de su alteración sobre el medio ambiente. La proliferación del Castor canadensis abarca casi la totalidad del archipiélago de Tierra del Fuego, y la preocupación actual sobre esta especie, radica no solamente en los efectos de su desarrollo en los ecosistemas donde habita, sino también en aquello que podría ocasionar si el mencionado desarrollo se hace extensivo al territorio continental, donde su control sería prácticamente imposible ante una proliferación masiva. Es importante destacar que los sitios seleccionados para el muestreo de los individuos presentaban al momento de realizarse, un serio conflicto de usos por superposición con el recurso forestal y con las actividades rurales. Los sitios de colonia y colonias activas fueron utilizados como índices poblacionales para estimar la densidad de castores. Los mejores resultados de censado fueron obtenidos durante el otoño cuando los comederos fueron más visibles y permitieron identificar a las colonias activas. Los sitios de colonia son todas las áreas colonizadas con existencia de diques, ocupados o abandonados, indicadores de abundancia por representar áreas de alteración o modificación. Otros índices de actividad tales como las hu7ellas, presencia de canales, montículos territoriales, etc., fueron también relevados. Los castores fueron trampeados, pesados, sexuados, y se determinó su edad y estado de madurez sexual. La proyección en el tiempo obtenida permite considerar que efectivamente la población estaría cercan a su capacidad de carga. Los valores planteados deberán ser corroborados mediante el empleo de fotografías aéreas, imágenes satelitales y sistemas de información geográfica (GIS) ya que el mayor problema existente es la ausencia de datos precisos sobre el estado de la población de castores en años anteriores.

REPRODUCCIÓN

Los órganos sexuales del castor son internos y los genitales abren dentro de una cloaca común por lo que la identificación externa del sexo no es precisa. Sin embargo la detección del pene por palpación es confiable en todos los casos y, de igual manera, la detección de las hembras en período de lactancia por la presencia de 4 mamas pectorales. La relación sexual de hembras a machos fue estimada sobre 60 individuos de la muestra total. En consecuencia la relación hembras/machos fue de 1,22/1 por lo que puede considerarse que en condiciones naturales la proporción se acerca a 1/1. El análisis del tracto reproductivo indicó que el período reproductivo comienza en junio y se extiende hasta la primavera. Las cicatrices placentales fueron mas visibles entre noviembre y marzo. Las hembras con fetos fueron obtenidas entre septiembre y noviembre, por lo que considerando el inicio del ciclo reproductivo, puede estimarse un período de gestación de 90 a 100 días. Estos datos fueron avalados por observaciones de crías cercanas a los dos meses, a comienzos y durante el verano, lo que sugiere que las mismas han nacido entre septiembre y noviembre.-

MORTALIDAD

La mortalidad mostró un predominio de individuos de 2 años sobre las otras edades. Coincidentemente en las edades registradas en cráneos recolectados en el campo se evidenció un neto predominio de prereproductivos (2años) sobre las otras edades por lo cual puede considerarse que la mortalidad natural se concentra en el periodo juvenil. Se ha sugerido que durante el primer año de vida, poblaciones de castor del hemisferio norte tienen una tasa de mortalidad baja debido al cuidado parental. Luego la mortalidad aumenta durante la dispersión de los dos años y en la etapa senil a partir de los 10 años de vida. Esto establece una coincidencia entre lo que ocurre en el hemisferio norte con lo que ocurre en nuestra provincia. De hecho también la actividad comercial de caza se da sobre este estrato de la población de castores (2 años) los que debido a la dispersión que se provoca al abandonar sus nidos parentales en busca de territorios propios quedan expuestos a la caza. Este mecanismo de mortalidad en etapa juvenil es por lo tanto uno de los más eficientes mecanismos de control poblacional de la especie dado que permitiría regular densidades altas al aumentar la tasa de dispersión.

CAUSAS QUE MOTIVARAN EL ACTUAL DESCONTROL DEL CASTOR

Todos los factores naturales ya mencionados, como lo son la falta de mecanismos más drásticos de control natural (depredadores, etc.) se sumó al hecho inicial de que la introducción del castor en 1946, no llegó al objetivo esperado por las siguientes razones: • Recién el 1983 se reglamentó su caza. • Ausencia de trampas específicas. • Ausencia de métodos adecuados de caza. • Ausencia de promoción de trampeo. • Ausencia de reglamentación sobre regulación de la caza. Bajos precios de la piel. • Falta de priorización en el uso de los recursos. Estas y otras causas naturales y antrópicas, han hecho que el tema aún en la actualidad resulte polémico y se requiera sobre él una urgente solución.

IMPACTOS AMBIENTALES DEL CASTOR SOBRE LA ECOLOGÍA DE TIERRADEL FUEGO

El castor forma parte de la fauna introducida en Tierra del Fuego, la que representa aproximadamente el 66% de la misma. Su colonización a partir de 1946 fue acompañada de la modificación de los ambientes de ribera. A partir de 1981 y hasta la actualidad se han relevado sitios impactados teniendo como objetivo conocer los efectos producidos por el castor en el ecosistema. Se evaluó el impacto sobre el bosque de ribera y sobre los componentes orgánicos de aguas y sedimentos de los ríos como así también el grado de modificación y ocupación de las cuencas y el tipo de recolonización de los ambientes impactados. Como resultado de estos estudios podemos decir que las concentraciones de carbono y fósforo fueron significativamente mayores en los sedimentos de sitios alterados por el castor. Las concentraciones de nitratos y nitritos fueron significativamente mayores tanto en sedimento como en aguas de sus embalses. El mayor impacto sobre el bosque de ribera se encuentra dentro de los 30 metros desde el curso de agua afectando principalmente el bosque de renovales. La apertura del bosque genera la invasión de plantas exóticas que son las primeras en colonizar un dique roto y abandonado produciendo un cambio en la flora original del sitio. Los cursos de agua colonizados por el castor distribuyen uniformemente en la cuenca con distinto tipo de ocupación y de continuidad espacial habiendo una mayor ocupación en ríos de 1ª y 2ª orden. Los ríos de mayor ordenes son ocupados en sus causes secundarios y estacionalmente.

CONSIDERACIONES FINALES

En líneas generales, los efectos de alteración ambiental inducidos por actividades del castor no son inusuales ni impredecibles. Opuestamente, cuando sus poblaciones permanecen largo tiempo sin manejo, sus actividades pueden influenciar en gran parte sobre cursos de agua y sus alteraciones permanecen como parte del paisaje por mucho tiempo. Debe tenerse en cuenta que en su carácter de especie exótica, y por lo tanto conflictiva para su control, resultará de fundamental importancia proponer mecanismos de manejo que permitan remover el exceso de población e indirectamente, preservar el bosque ribereño de los efectos modificatorios mencionados. Es indudable que un trampeo selectivo en las áreas de mayor productividad ya determinadas, conjugado con su aprovechamiento comercial será la mejor herramienta para controlar el incremento del castor. Este mecanismo de caza selectiva, hecho sobre la población de juveniles, sumado a la dispersión y mortalidad naturales, será una combinación eficiente de control para el equilibrio ecológico.

ALUMNOS DE LA CÁTEDRA ECOLOGÍA, DEL INSTITUTO SALESIANO DE ESTUDIOS SUPERIORES, TECNICATURA SUPERIOR EN MAJEJO AMBIENTAL

Secretaría de la Producción
Tel. (02964) 425666
Elcano 203
(9420) Río Grande
 Este sitio utiliza tecnología Surio. Argentina