domingo 23 de marzo de 2008
EL ACORAZADO PELAYO Y PASCUAL CERVERA
Este espectacular buque era el resto mutilado de un ambicioso proyecto de construcciones navales redactado por el contraalmirante Juan Bautista Antequera, Ministro de Marina en el gabinete de Cánovas, que incluia seis acorazados oceánicos y seis costeros.
Solo un acorazado tuvo la Armada en el siglo XIX, bautizado con el nombre del famoso Don Pelayo, el hecho de no disponer de ningun otro compañero de su tipo le valio el apelativo de El Solitario.
Estaba basado en la clase Marceau francesa, compuesta por el cabeza de serie y el Magenta y Neptune. La disposicion de la artilleria principal era de la llamada en rombo o diamante como queda explicado en el articulo de Juan Antonio Imperiale que se puede encontrar en la centenaria revista Boletin del Centro Naval , el espesor del blindaje llegaba a los 45 cm de grosor en la parte central del buque, hecho de buen acero Schneider, y alcanzaba un peso total de 2.719 toneladas.
De la clase Marceau, basado en un desarrollo del anterior Hoche, podemos decir que no fueron barcos afortunados tecnologicamente. Al Hoche se le califico de Le Grand Hotel por las pesadas superestructuras de que estuvo dotado y que comprometieron seriamente su estabilidad, lo mismo que sus descendientes, que debido a cambios en su proyecto, alargamientos, cambios de maquinaria y armamento etc. tardaron mucho en su proceso de construcción de manera que al entrar en servicio estaban anticuados y su estabilidad seriamente comprometida por los ya comentados compromisos en su diseño.
Forges et Chantiers de la Mediterranée boto el Pelayo el 5 de Febrero de 1.887. En Agosto de 1.888 realiza sus pruebas de maquinas y es entregado oficialmente a la Armada española el 9 de Septiembre del mismo año en Tolon. Mario Rubio Muñoz, teniente de navio de la Armada, hace en la revista El Mundo Naval Ilustrado, Año 1, Num 15 de 1º de Diciembre de 1.897, pags. 343 a 346, un extenso relato de las caracteristicas y circunstancias del acorazado que condensaremos a continuación: El acorazado Pelayo marca en nuestra moderna historia naval la era de la regeneración de la Escuadra de combate, como su ilustre padrino, el insigne caudillo de los montes de Covadonga, sintetizó el establecimiento de la nacionalidad española. Botado al agua el 5 de Febrero de 1.887, base fundamental del plan de construcciones y formación de futura escuadra de combate que España creyo entonces necesaria a su vida politica, ha de ser por muchos años aún el buque almirante de la fuerza naval activa á quien la Nación le encomiende el litigio de sus pleitos internacionales.
Al ser entregado al Gobierno español, después de cumplidas todas sus pruebas de recepción á fines del año 90, representaba el Pelayo el armonico conjunto de la última palabra en adelanto y exigencias navales, en la clase de acorazados, servía de modelo para las nuevas quillas de todas las naciones y fundaba su renombre en el ingenioso acoplamiento que consiguió el constructor reuniendo en justo equilibrio estable las condiciones esenciales y contradictorias que forman el buque de combate moderno. Así, pues, un poder ofensivo grande, hermanado a una protección defensiva satisfactoria, una velocidad límite aceptable con suficiente radio de acción, condiciones marineras excelentes, sin que redunden en perjuicio de la debida estabilidad para el tiro de la artilleria, habitabilidad espaciosa , defensa contra torpedos y torpederos, condiciones evolutivas de primer orden, tonelaje racional, calados moderados y un coste reducido son las bases primordiales que forman el conjunto de este buque.
En esta armonia de condiciones estriba su real bondad, y su tipo de acorazado de justo tonelaje medio es hoy y será por muchos años el mejor buque de combate que pueden soñar naciones como la nuestra. Recordemos las cifras de sus dimensiones principales:Eslora maxima, 105 metros; manga maxima, 20,2 metros; calado maximo, 7,5 metros; desplazamiento, 9.950 toneladas; potencia de maquina a tiro natural, 6.800 caballos; a tiro forzado, 8.000 caballos; velocidad a tiro natural, 16,3 millas; a tiro forzado, 17 millas; velocidad economica, 10,5 nudos; radio de acción, 6.000 millas; blindaje espesor al centro, 45 centimetros de acero Creusot; blindaje en las torres, 40 cm; blindaje en los tubos de carga, 20 cm; en la cubierta, 9 cm; en la bateria secundaria, 15 cm; en los blockhaus, 17 cm; artilleria, cañones Hontoria de 32 cm, 2 en dos torres; artilleria de 28 cm, 2 unidades en dos torres; artilleria de 14 cm de tiro rapido, 10 unidades en el reducto central; 1 unidad en la proa; artilleria de calibres inferiores de tiro rapido, 20 unidades.
El poder ofensivo, cuya base principal es la artillería, no puede menos de ser reconocido como de primer orden en nuestro Pelayo; el numero de cañones de grueso calibre, su calidad y sistema lo demuestran; las piezas similares Canet y Hontoria no han sido superadas hasta hoy, se puede decir, por ninguna otra firma extranjera. La instalación en cuatro torres independientes sigue siendo lo más práctico y militar y desde luego superior por todos estilos al acoplamiento de dos piezas gemelas en cada torre, sistema muy ingles, inculcado rutinariamente a las naciones tributarias de aquella industria naval, que tiene el grave defecto de que una averia en una sola torre inutiliza siempre dos cañones en vez de uno solo...
El Pelayo en sus pruebas oficiales alcanzo l6,7 millas, sin llegar a hacer uso del tiro forzado, y como ya con esta cifra sobrepasaba las condiciones del contrato, su comandante entonces, el hoy almirante Cervera, decidio con claro talento no llegar al limite de fuerza posible desarrollable, que solo se alcanza en los buques en dias de prueba, á costa de detrimento tal de maquinas y calderas que desde aquel instante nunca mas logran recuperarla..
El radio de acción con las nuevas calderas aquatubulares que se le han puesto al acorazado ahora en Tolón ha aumentado a 6.000 millas.
Las demas condiciones enumeradas de habitabilidad, defensa contra torpedos, evolutivas, marineras y estabilidad para el fuego de la artilleria, no nos metemos en compararlas. Baste saber que, al decir de los marinos, el Pelayo gobierna como un bote, que en los años que navega, buenos y malos tiempos le han mecido, y que hasta ahora todos los informes de los comandantes le señalan estas cualidades como sobresalientes; únase á todo esto un calado muy moderado y estratégico que le permite pasar por el canal de Suez, excelente previsión, y por fin, defensa de redes, proyectores electricos y artilleria numerosa de pequeños calibres contra los torpederos.
Las variaciones y reformas que recientemente ha sufrido el Pelayo en Tolón lo colocan en resumen, como ven nuestros lectores, en primera fila entre los suyos. Es un buque del año 1.897. ¿Que tiene defectos? Logicamente los ha de tener. Las exigencias en arte naval son insaciables, y el desideratum aún no lo ha alcanzado ninguna nación; pero los defectos del rejuvenecido Pelayo son los mismos o analogos a los de todos los acorazados extranjeros que hoy navegan por los mares.
Para la marina española tiene el Pelayo una deficiencia grande, que con cariñoso apodo le señalo, al recibirlo en su seno, el personal joven. En las cámaras de oficiales se le bautizó desde un principiocon el nombre de El Solitario, elocuente demostración que acaso provenga de ciertos pesimismos para el futuro...
Desele a ese personal siempre entusiasta, que jocosamente lo confirmó, una refutación completa que desmienta aquel sobrenombre; aumentese el numero de Pelayos, y seguros estamos que asi como, segun frase de un ilustre Jefe de la Armada, á la celebre Numancia, y por no haberla mejor, la bautizo la marina en El Callao con la propia sangre de Mendez Nuñez, al Pelayo facilmente le borrara el apodo con la que siempre prodigamente ofrece la marina española en dias de necesidad para la patria.
Este interesante y rimbombante articulo muestra como cada una de las marinas de la epoca se mantenia fiel a las doctrinas imperantes en el momento en cada una de ellas. Evidentemente las torres dobles inglesas eran infinitamente superiores a las barbetas con carapacho para un solo cañón del Pelayo, y las objeciones tecnicas aducidas por el autor tenian dificil sostenimiento en una discusión pragmatica y realista. Algunas de las cifras tecnicas tambien adolecen de imprecisiones, con lo que recurriremos al libro Buques de la Armada Española a Través de la Fotografia. (1.849-1.900), escrito por Juan Luis Coello Lillo y Agustín R. Rodríguez González para concretar los detalles tecnicos: Proyectado por el ingeniero Lagane y basado en el Marceau de la marina gala, el acorazado español estaba construido enteramente en acero y desplazaba 9.918 toneladas a plena carga, con unas dimensiones de 104,05 metros de eslora en la flotación, por 20,20 de manga, 11,02 de puntal y 7,35 de calado medio en completo armamento. La planta propulsora fue construida tambien por el propio astillero francés, y consistia en cuatro maquinas verticales de doble expansión, montadas por parejas en dos grupos independientes y accionando cada una un eje, con una potencia de 6.860 caballos indicados a tiro natural y 9.600 a tiro forzado, para velocidades respectivas de 15 y 16 nudos; el vapor lo proporcionaban 12 calderas, disponiendo de una capacidad de carboneras de tan solo 655 metros cubicos, lo que resultaba en la practica en una autonomia muy reducida- en torno a 3.000 millas a velocidad economica- , pese a los excelentes resultados de las pruebas de consumo, convirtiéndose en una de las caracteristicas mas criticadas del buque.
En cuanto a la protección, ademas de su amplia compartimentación estanca, el Pelayo tenia un blindaje de acero Schneider con un peso de 2.719 toneladas, incluido el almohadillado de madera para su sujeción, y que s e repartia del modo siguiente: una faja que se extendia por toda la flotación, con un peso de 1.094 toneladas , una anchura de 2 metros y un espesor maximo de 450 mm en el centro del buque, para disminuir hasta 300 mm en los extremos de proa y popa ; una cubierta protectriz de 70 mm, reducida a 50 mm hacia popa; 400 mm de espesor maximo en las torres de la artilleria principal , con 70 mm en la parte inclinada de los carapachos, y 200 mm en sus tubos de comunicación con los pañoles de munición; y 150 mm en el puente de combate o reducto blindado para el comandante. Despues de la guerra del 98, como veremos, se le blindarian tambien los costados en la zona de la bateria secundaria.
El armamento principal lo formaban dos cañones Hontoria de 32 cm, situados a proa y popa, y otros dos de 28 cm también Hontoria situados en los costados, fabricados en Trubia y dispuestos todos ellos sobre torres barbetas sistema Canet, primeras con movimiento hidraulico con que dispuso la Armada; como artilleria secundaria, montaba un Hontoria de 16 cm. en la parte alta de la roda y 12 Hontorias de 12 cm. en los costados, seis por banda. El armamento de tiro rapido en sus primeros años de serviciolo formaron tres ( enseguida 5) cañones Hotchkiss de 57 mm, dos Nordenfelt de 42 mm y hasta 13 cañones revólveres Hotchkiss de 37 mm. Tambien llevaba un cañón de 9 cm. y dos de 7 cm. Hontoria de desembarco para sus embarcaciones menores, ademas de 7 tubos lanzatorpedos, que se redujeron a tres hacia 1.904...
Tras su frustrada participación en la guerra del 98, el Pelayo volvio a Tolon el 12 de Febrero de 1.899 para completar las obras de reforma pendientes, permaneciendo en el astillero de La Seyne hasta el mes de octubre en que regreso a España, procediendose en los meses siguientes a realizarle diversas obras menores y a la modificación de su armamento de tiro rapido, que quedaria constituido finalmente por 12 cañones Nordenfelt de 57 mm, 5 cañones-revolveres Hotchkiss de 37 mm y 4 automaticos Maxim de este mismo calibre...
Aunque el acorazado no llegaria a utilizar su artilleria en la guerra del 98, si lo haria con frecuencia en Marruecos, sobre todo a partir de la guerra de Melilla de 1.909 y de la implantación del Protectorado, que obligaría a un constante despliegue naval. El Pelayo se incorporo a las operaciones sobre la costa marroqui en septiembre de 1.911, bombardeando hasta finales de año diversos objetivos y poblados con su artilleria de grueso y mediano calibre. Esta acitividad belica no le hizo descuidar sus tareas habituales, acudiendo a Gibraltar el 30 de Enero de 1.912 para saludar a los reyes de Gran Bretaña, en viaje de regreso desde la India, y asistiendo el dia 5 de Febrero en Ferrol a la botadura del primer acorazado del programa Maura-Ferrandiz, el España del ya citado tipo Dreadnought.
Poco despues volvio a Marruecos, participando en un simulacro de desembarco sobre la bahia de Alhucemas, en pleno corazon del Rif, preludio del decisivo que tendria lugar en aquel mismo escenario en septiembre de 1.925. Tambien en 1.912, en la noche del 22 al 23 de noviembre, tuvo una varada cerca de Mahón que le produjo leves averias, marchando a repararlas a Cartagena. Al año siguiente, 1.913, volvio a utilizar su artilleria sobre objetivos en Marruecos, seguido de su presencia en Cartagena en octubre al frente de la Escuadra, con motivo de la visita del Presidente de la Republica Francesa, Raymond Poincare, que seria cordialmente recibido por Alfonso XIII. Por aquellas fechas, se acababa de entregar a la Armada el nuevo acorazado España, que sustituiria muy pronto al envejecido Pelayo como buque principal de la Escuadra, marcando el inicio del ocaso de nuestro protagonista.
Es dado de baja en las listas de la Armada el 1 de Agosto de 1.924. El 26 de Abril de 1.926 sale hacia Rotterdam para proceder a su definitivo desguace.
Veamos ahora, a traves de un apunte de la revista El Mundo Naval Ilustrado, Año II, Num. 25 de 1º de Mayo de 1.898, pag.215 una pequeña biografia de su primer comandante, D. Pascual Cervera y Topete. : Nacio este bravo e inteligente marino en Medina Sidonia (Cádiz), el dia 18 de Febrero de 1.839, y a los 13 años ingreso en el Colegio Naval como aspirante de numero; examinado de sus primeros estudios, obtuvo la nota de sobresaliente y se le expidio la carta orden de Guardia marina de segunda en junio de 1.855, comenzando su carrera a bordo del vapor Velasco, y luego en el Castilla, Lepanto, Isabel II, Villa de Bilbao y otros. Ascendio a Guardia marina de primera en Enero de 1.859, y obtuvo los empleos sucesivos en las fechas que se expresan a continuación: Alferez de Navio en 1.860, Teniente de Navio de segunda en 1.862, id de primera en 1.868, capitan de fragata en 1.873, Capitan de Navio de primera en 1.891 y Contraalmirante en 1.896.
En su larga y honrosa carrera de marino demostro siempre , ya como oficial o en calidad de Jefe , poseer en pleno dominio las mas estimables cualidades que deben adornar a todo el que aspire a ejercer con gloria tandificil profesión: valor a toda prueba, indomable energia para el mando y acendrado amor a la bandera que simboliza el honor de la Patria.
Fallece en 1.909 en Puerto Real.
Foto 1. El acorazado Pelayo listo para su botadura. Observese a lo largo de la linea de flotación el hueco dejado para la instalación del blindaje. Foto de A. Terris. Museo Naval. Del libro Buques de la Armada a traves de la Fotografia. (1.849-1.900).
Foto 2. Acorazado Magenta. De la serie de la Marine Nationale francesa en la que se basaba el diseño del Pelayo. Revista El Mundo Naval Ilustrado. Año 1.897. Pag.324.
Foto 3. Acuarela de Hernandez Monjo. Del libro La Armada Española, editado en el año 1.898.
Foto 4. El acorazado Pelayo fondeado en Barcelona. Del libro La Maquinista Terrestre y Maritima. Personaje Historico.(1.855-1.955).
Foto 5. Estupendo documento de la oficialidad del Pelayo situada frente a la pieza de 320 mm, probablemente de popa. Se distingue a su comandante, Pascual Cervera Topete. En el libro Buques de la Armada Española a traves de la Fotografia se muestra otra instantanea muy parecida en la que salen los mismos personajes. Es deducible decir que tambien se halla en la foto a la izquierda de Pascual Cervera, el capitan de fragata José Ferrandiz y Niño. De la revista El Mundo Naval Ilustrado. Año 1.898.
Foto 6. Foto coloreada artificialmente en la que se muestra el elegante esquema de colores de la Armada a finales del siglo XIX y principios del XX. Foto de la Enciclopedia Universal Ilustrada Espasa Calpe. Tomo 2.
Foto 7. Interesante documento grafico de la pieza de 280 mm de uno de los costados del buque. Observese al oficial que sobresale del carapacho abierto de la barbeta. Del libro La España Maritima.
Foto 8. Foto de proa del Pelayo en los ultimos (¿?) dias de su periodo en servicio. Sorprendentes formas del casco tipicas de la construcción naval francesa de la epoca y recuerdo del reinado de los grandes navios a vela. Doc. Col. Juan Luis Coello Lillo. Del libro Buques de la Armada Española a traves de la Fotografia.
Foto 9. El Pelayo a finales del siglo XIX. Observense las caracteristicas chimeneas de formas rectangulares. Del libro La España Maritima.
Foto 10. Aspecto de la bateria secundaria renovada. Cañones de 140 mm Schneider-Canet y las placas de blindaje añadidas. Doc. Palacio Real. Del libro Buques de la Armada Española a traves de la Fotografia.
Foto 11. D.Pascual Cervera Topete, Inspector en la construcción y primer comandante del buque. De la revista El Mundo Naval Ilustrado. Año 1.898.

Etiquetas: , ,