Ayuntamiento de Barcelona

Barcelona internacional


Menú de servicios

Ir al menú principal



Ciudades hermanadas


La forma de relación bilateral más universalmente conocida como propia de los gobiernos locales es el hermanamiento entre ciudades.

El éxito de la política de hermanamientos no ha sido un hecho coyuntural: con el paso del tiempo se ha convertido en un instrumento de cohesión e intercambio que sigue teniendo una enorme vitalidad. Dichas prácticas han ido evolucionando y han ido adquiriendo un mayor grado de complejidad, como lo demuestra el hecho de que, tras un protocolo de hermanamiento entre municipios, a menudo existen acuerdos entre barrios de una y otra ciudad, o asociaciones de vecinos que entran en contacto para llevar a cabo todo tipo de actividades. La cooperación bilateral es y será para las ciudades un método necesario para operar más allá de su territorio y para aproximarse a los ciudadanos a través de conexiones transfronterizas.

Barcelona inició este camino en el año 1963, hermanándose con la ciudad de Montpellier. A pesar de esto, la mayoría de protocolos se formalizaron durante los años ochenta y noventa. Así pues, los hermanamientos se han convertido, para nuestra ciudad, en operaciones singulares, con un simbolismo político especial.

Las relaciones que han generado los hermanamientos han sido muy variadas y se han vehiculado de formas diversas: los hay que se han desarrollado a través de convenios de colaboración; otros han generado proyectos de cooperación; algunos se han transformado en una fluida participación en las redes y asociaciones a las cuales pertenecen Barcelona y la ciudad correspondiente, y otros han generado una alta participación ciudadana en forma de comités de solidaridad, culturales, etc.

Actualmente, Barcelona está hermanada, por orden cronológico, con las siguientes ciudades:

(Podéis conocer más detalles de cada hermanamiento clicando sobre la ciudad.)

Inicio de la página