Deslucido inicio de campaña de Felipe Calderón

ALVARO DELGADO/APRO

* Escasa afluencia de la militancia en un acto en Iztapalapa
* Entrega su declaración de bienes; 8 millones 803 mil 885 pesos

México, D.F., 19 de enero (apro).- El espectacular arranque de campaña de Felipe Calderón el primer minuto de hoy, con reflectores, música, papelitos picados, promocionales y lema nuevos, se transformó radicalmente con la luz de la mañana: todas las encuestas, salvo la suya, lo mostraron como un candidato presidencial desinflado, aunque en un firme segundo lugar.
Y de mañana, en el primer acto proselitista de su campaña realizado en Iztapalapa, Calderón tuvo otro descalabro: las huestes del Partido Acción Nacional (PAN) simplemente no llegaron al polvoroso campo de futbol de la colonia Santa María Aztahuacán.
Sin embargo, más tarde, durante el día, cuando entregó su declaración patrimonial al Instituto Federal Electoral (IFE) y, sobre todo, por la noche, Calderón hizo definiciones rotundas, particularmente en materia de continuidad con el gobierno de Vicente Fox, a quien sólo mencionó una vez, y sobre la corrupción. Hasta se dio el lujo de citar a Benito Juárez.
En el Toreo de Cuatro Caminos, ante unos 15 mil panistas que repudiaron a su dirigente estatal, Francisco Gárate, el candidato presidencial afirmó que tiene las manos limpias y no tiene cola que le pisen y, sin mencionarlos por sus nombres, aludió al exgobernador del estado de México, Arturo Montiel, y al candidato priista, Roberto Madrazo.
“No oculto nada y puedo mirar de frente a los mexicanos. No tengo paraísos fiscales ni cuentas off shore ni oculto ni escondo nada a México”, expresó Calderón, quien puntualizó:
“No se puede tener cara para gobernar cuando, mientras se entrega a la gente humilde, durante la campaña electoral, un bulto de cemento, una despensa, al mismo tiempo se usa el cargo público para disfrutar de casas en Miami, en París o en Huston (con dinero) de quién sabe qué procedencia.”
Y al tono con el discurso de Andrés Manuel López Obrador, manifestó: “La riqueza de cualquier persona pública debe tener una explicación. Y esa explicación no puede ser otra que el ingreso honesto y transparente, un ingreso que corresponda a la honrada medianía de la que hablaba Benito Juárez.”
Ese fue el éxtasis de una larga jornada proselitista, en el primer día de campaña de Calderón, que comenzó en el primer minuto de hoy con el anuncio de su campaña de imagen y que siguió con un desayuno en Iztapalapa, escasamente concurrido.
En el estreno como coordinador regional del diputado Jorge Lara, el mismo que pagó la fianza para que López Obrador no fuera a la cárcel después de haber sido desaforado, no llegó más de la tercera parte de los mil 500 panistas invitados a un desayuno colectivo en un piso de tierra.
Mesas y sillas para más de 500 personas fueron recogidas con celeridad, y sólo en el resto se sirvieron chilaquiles, frijoles, café con leche y bolillos, en un desayuno previsto para las 9 de la mañana. Arrumbados para otra ocasión quedaron, también, los bultos con cientos de cachuchas y camisetas que se regalaron a discreción.
Serio se veía Lara --a quien le encomendaron la responsabilidad la víspera por la declinación de Santiago Creel-- por la escasa afluencia de la militancia a una concentración organizada también por Carlos Flores, coordinador de la diputación local panista y sustituto de José Espina, secretario general del CEN.
Y es que, luego de la encuesta publicada ayer por el diario Milenio, que da a López Obrador una ventaja de seis puntos, anoche mismo Mitofsky le asignó 30 al perredista y 31 al del PAN. Covarrubias, que trabaja para la Redes Ciudadanas, dio más cifras: Para el primero, 30, y el segundo 27, mientras que el priista Roberto Madrazo sigue en el tercer sitio en ésta encuesta, como en las otras dos.
Sólo la encuestadora del PAN, encargada a Rafael Giménez, le da a Calderón la ventaja con apenas un punto. En todas las demás, sin embargo, se ha afianzado como segundo lugar. Así inició hoy el panista su campaña, con escasa asistencia al primer mitin.
Las huestes panistas, personas de escasos recursos provenientes de delegaciones del oriente de la ciudad, fueron “cortesía” de Arnulfo Montes Cuén, dirigente de la Federación Nacional Ganadera, Agropecuaria y Pesquera (Fenpa), quien se dijo “portavoz” de “cientos de organizaciones” campesinas e indígenas.
Cuando llegó al lugar, en medio del entusiasmo de los panistas, algunos de los cuales ondearon grandes banderas azules con blanco, Calderón no perdió la sonrisa y saludó de mano a varios de los asistentes, entre los que se mezclaron Josefina Vázquez Mota, su coordinadora política; Carlos Relista, presidente panista capitalino, y los rivales para la candidatura del PAN al gobierno capitalino: Jesús Galván y Demetrio Sodi.
Luego de discursos de la ama de casa Socorro Ortiz, del joven futbolero Rafael Navarrete y de Montes Cuén, exsecretario técnico de la subcomisión del campo del grupo parlamentario del PAN, Calderón destacó iniciar ahí su campaña --“qué buen que nos persignamos en este
reunión”--, y rindió un homenaje a las mujeres y a los jóvenes parecidos a los de la selección de futbol Sub 17, campeona del mundo.
Definió a la capital del país como la “ciudad del miedo y del terror” por la delincuencia que existe, y calificó a Iztapalapa como la delegación donde se vende “el agua más cara de todo México”. Por eso, afirmó, “voy a ganar las Presidencia de la República”.
Más tarde, en su casa de campaña, Calderón aceptó el compromiso planteado por un grupo de mujeres que promueve iniciativas contra la violencia de género, entre las que se encuentra la periodista Lydia Cacho, sometida en Puebla a proceso por difamación, tras la denuncia del empresario Kamel Nacif.
Ahí, acompañado de su esposa, Margarita Zavala y de Vázquez Mota, Calderón se comprometió a promover reformas legales y una transformación cultural para evitar la violencia contra las mujeres, como lo demostró cuando fue presidente del PAN y coordinador de la bancada de su partido.
También, el candidato se solidarizó con Lydia Cacho por haber denunciado la gravedad de los casos de pederastia que documenta en su libro “Los demonios del edén”, por lo que exigió al gobierno de Puebla y de México para que, en vez de perseguir a quien denuncia, procedan a investigar y castigar a responsables del abuso a niños.
Más tarde, Calderón entregó al IFE la declaración de sus bienes que, en total, ascienden a 8 millones 803 mil 885 pesos; 5 millones 058 mil 521 pesos corresponden a él y su esposa, Margarita Zavala, quien, a su vez, posee bienes por 3 millones 445 mil 364 pesos. En copropiedad tienen 300 mil pesos
Calderón autorizó entregar esa información a cualquier persona que lo solicite y, con esa definición, hilvanó su discurso en el Toreo de Cuatro Caminos, a donde se dirigió después de comer con los periodistas que darán cobertura a sus actividades de campaña.
En el coso de Cuatro Caminos, donde estuvo acompañado por el circunspecto Santiago Creel, Calderón atestiguó la manifestación de rechazo al polémico dirigente estatal, Francisco Gárate, a quien los silbidos y mentadas de madre lo obligaron a elevar el volumen de su voz.
--¿Por qué esa reacción? –le preguntó el reportero a Manuel Gómez Morín, secretario del ayuntamiento de Naucalpan.
--Por qué va a ser: el ha enfrentado a todos los grupos en el partido en todo el estado. Siembra divisiones y cosechas silbidos.
Calderón, por su parte, se comprometió a seguir programas del gobierno de Fox --“gran líder de la transición democrática”, lo llamó--, como Oportunidades y el Seguro Popular, mientras se logra un seguro universal para las personas pobres.
En el mismo acto, firmó una carta-compromiso promovida por el PAN y organizaciones empresariales, sociales y vecinales que, en un ejercicio de apoyo corporativo, se manifestaron a favor de la candidatura panista.
Hilario Márquez, dirigente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), se dijo representante “de todos los sectores” para apoyar a Calderón.
A muchos de los asistentes al acto en el Toreo les regalaron bolsas con una torta, una mandarina y un refresco.