Vovler al indice de Sumarios de En defensa del MarxismoEn defensa del Marxismo
Revista teórica del Partido Obrero
Número 31 - Agosto 2003
La perspectiva revolucionaria en nuestra época

Programa del Partido Obrero Socialdemócrata de Rusia

(adoptado por el II Congreso del Partido)

El desarrollo del intercambio ha establecido un vínculo tan estrecho entre las personas del mundo civilizado que el gran movimiento de liberación del proletariado tuvo que asumir, y lo ha hecho hace ya mucho tiempo, un carácter internacional.

Considerándose a sí mismos como un destacamento del ejército internacional del proletariado, los socialdemócratas rusos persiguen el mismo fin que los socialdemócratas de todos los otros países. Este fin último está determinado por la naturaleza de la sociedad burguesa actual y el modo en el que se está desarrollando. La característica principal de esta sociedad es la producción de bienes sobre la base de las relaciones capitalistas de producción, de los cuales la parte más importante y considerable, pertenece a una clase de personas numéricamente pequeño, mientras la aplastante mayoría de la población esta compuesta de proletarios y semiproletarios, obligados por su situación económica a vender, continua o periódicamente, su propia fuerza de trabajo, es decir a transformarse en trabajadores asalariados de los capitalistas y de crear, con su propio trabajo, beneficios para las clases más altas de la sociedad. La esfera en la cual las relaciones de producción capitalistas prevalecen, se extiende siempre un poco más, proporcionalmente a la constante mejora de la técnica, incrementando el peso económico de las empresas de gran escala a la vez que eliminando a los pequeños productores independientes, transformando a algunos de ellos en proletarios, restringiendo el rol de otros en la vida social y económica, sometiéndolos de un modo más o menos completo, más o menos explícito y más o menos gravoso, a la dependencia del capital.

El mismo progreso técnico hace que los empresarios hagan cada vez más uso, durante el proceso de la producción y el comercio de bienes, de mano de obra femenina e infantil. Y a pesar de que, por otro lado, eso trae aparejada una relativa contracción en la demanda de fuerza de trabajo, inevitablemente queda relegada respecto a la oferta, con la consecuencia de incrementar la dependencia del trabajo asalariado frente al capital y de aumentar el grado de su explotación.

Este estado de cosas al interior de los países burgueses, y su recíproca rivalidad en el mercado mundial que se intensifica constantemente, hace siempre más difícil la venta de las mercancías producidas en cantidades crecientes. La sobreproducción que se manifiesta en crisis industriales más o menos agudas, seguidas de períodos más o menos largos de estancamiento, representa una consecuencia inevitable del desarrollo de las fuerzas productivas en la sociedad burguesa. Las crisis y períodos de estancamiento industrial, a su vez, arruinan todavía más a los pequeños productores, aumentan todavía más la dependencia de los trabajadores asalariados frente al capital y conducen rápidamente a un empeoramiento relativo (y a veces absoluto) de la situación de la clase obrera.

De esta manera, el perfeccionamiento de la técnica, que significa el incremento de la productividad del trabajo y el crecimiento del bienestar social, trae aparejada, en la sociedad burguesa, una mayor desigualdad social, un abismo entre poseedores y no poseedores, y la intensificación de la existencia precaria, de la desocupación y de las privaciones de todo tipo para estratos cada vez más amplios de la clase obrera.

Pero así como todas estas contradicciones, que son propias de la sociedad burguesa, crecen y se desarrollan, crece el descontento de la clase obrera y de las masas explotadas por el orden existente, aumentan las filas y la cohesión del proletariado, y se intensifica la lucha del proletariado contra los explotadores. Al mismo tiempo, el perfeccionamiento de la técnica, al concentrar los medios de producción y circulación, y al socializar el proceso de trabajo en las empresas capitalistas, crea siempre más rápidamente las condiciones para la sustitución de las relaciones de producción capitalistas por las socialistas, es decir para la revolución social que es el objetivo último de toda la actividad del movimiento socialdemócrata internacional, como la expresión consciente del movimiento de clase del proletariado.

Con la sustitución de la propiedad privada de los medios de producción por la propiedad social y la introducción de una organización planificada del proceso de la producción social, de manera de asegurar el bienestar y el desarrollo integral de todos los miembros de la sociedad, la revolución social del proletariado abolirá la división de la sociedad en clases y liberará a todos los oprimidos porque pondrá fin a cualquier forma de explotación de una parte de la sociedad sobre otra.

Una condición necesaria para esta revolución social es la dictadura del proletariado, es decir la conquista por parte del proletariado del poder político que le permita reprimir cualquier resistencia de los explotadores.

Teniendo como objetivo el deber de capacitar al proletariado para cumplir su gran tarea histórica, el movimiento socialdemócrata internacional organiza al proletariado en un partido político independiente, opuesto a todos los partidos burgueses, a la cabeza de todas las manifestaciones de lucha de la clase, desenmascara la irreconciliable contradicción de los intereses entre explotadores y explotados, y clarifica el significado histórico y las precondiciones necesarias de la revolución social inminente.

Al mismo tiempo revela al resto de las masas trabajadoras y explotadas, lo irremediable de su posición en la sociedad capitalista y la necesidad de la revolución social en función de los intereses de su propia liberación del yugo del capital.

El partido de la clase obrera, el partido socialdemócrata llama a sus propias filas a todos los estratos de la población trabajadora y explotada, asumiendo el punto de vista del proletariado.

Avanzando hacia su fin último común, que está condicionado por el dominio del modo de producción capitalista en todo el mundo civilizado, los socialdemócratas de los diversos países se ven obligados a plantear objetivos inmediatos diferentes, sea porque este modo de producción no se ha desarrollado en el mismo grado en todos lados, sea porque su desarrollo en los diferentes países está sometido a circunstancias socio-políticas diversas.

En Rusia, donde el capitalismo ya se ha transformado en el modo de producción dominante, existen aún muchos residuos del viejo orden precapitalista, basado en la esclavitud de las masas laboriosas por parte de los propietarios terratenientes, del Estado o del soberano. Estos residuos, obstaculizan considerablemente el progreso económico, inhiben el desarrollo total de la lucha de clases del proletariado, y contribuyen al mantenimiento y consolidación de las formas más bárbaras de explotación de muchos millones de campesinos por parte del Estado y de las clases poseedoras, y mantienen a todo el pueblo en la ignorancia y en la ausencia de derechos.

Es la autocracia zarista el más importante de estos residuos y el más potente baluarte de toda esta barbarie. Su verdadera naturaleza es ser enemiga de todo progreso social y no puede más que ser el peor enemigo de todas las aspiraciones del proletariado a la libertad.

Por esto el Partido Obrero Socialdemócrata ruso tiene como su objetivo inmediato el derrocamiento de la autocracia zarista y su sustitución por una República democrática cuya constitución asegure:

1. La soberanidad del pueblo, es decir la concentración del poder estatal supremo enteramente en las manos de una asamblea legislativa, constituida por los representantes del pueblo en una cámara única.

2. El sufragio universal, igual y directo en las elecciones, tanto de la asamblea legislativa como de todos los otros órganos locales de autogobierno, para cada ciudadano y ciudadana que haya alcanzada los veinte años de edad; el voto secreta en las elecciones; el derecho para cada votante de ser elegido en cualquier organismo representativo; duración bianual de los parlamentos; representantes populares asalariados.

3. Existencia de organismos locales de autogobierno en gran escala, organismos regionales de autogobierno para todas aquellas zonas que se hayan distinguido por condiciones especiales, en relación al modo de vida y composición de la población.

4. Inviolabilidad de la persona y del domicilio.

5. Libertad ilimitada de conciencia, palabra, prensa, reunión, libertad de huelga y asociación.

6. Libertad de movimiento y de desarrollo de cualquier ocupación.

7. Abolición de los privilegios sociales y plena igualdad jurídica para todos los ciudadanos, sin distinción de sexo, religión, raza y nacionalidad.

8. Derecho de la población a recibir instrucción en su lengua madre, para este fin, otorgamiento de los bienes necesarios a las escuelas, a cargo del Estado y de los organismos de autogobierno; derecho para cualquier ciudadano a expresarse en las asambleas en su propia lengua; uso de la lengua madre en forma paritaria a la del Estado en todas las situaciones, en público y en las instituciones estatales.

9. Derecho a la autodeterminación para todas las naciones incluidas en el territorio del Estado.

10. Derecho para cada ciudadano a perseguir penalmente a cualquier funcionario público, a través de trámites comunes.

11. Elección directa de los jueces por parte del pueblo.

12. Sustitución del ejército regular por el armamento general del pueblo.

13. Separación de la Iglesia del Estado y de la escuela de la Iglesia.

14. Instrucción libre, obligatoria, general y profesional para todos los niños de ambos sexos, hasta la edad de 16 años; a los niños indigentes se les debe garantizar alimento, vestido y libros de texto a cargo del Estado.

Como condición fundamental para la democratización de nuestras finanzas estatales, el Partido Obrero Socialdemócrata ruso plantea la abolición de los impuestos indirectos y la instauración de un impuesto progresivo sobre las ganancias y la herencia.

A fin de salvaguardar a la clase obrera de la degradación física y moral, y para desarrollar su capacidad para la lucha por la libertad, el Partido reclama:

1. Límite de la jornada laboral a ocho horas por día, para todos los trabajadores asalariados.

2. Institución legal del descanso semanal, de duración no inferior a 42 horas, para todos los trabajadores asalariados de ambos sexos, en todos los sectores de la economía.

3. Prohibición absoluta de las horas extra.

4. Prohibición del trabajo nocturno (entre las 21 y las 6) en todos los sectores de la economía, con excepción de aquellos en los cuales sea necesario por causa de factores técnicos aprobados por las organizaciones obreras.

5. Prohibición a los empresarios de utilizar el trabajo de niños en edad escolar (hasta los 16 años) y limitación a 6 horas de la jornada laboral para los adolescentes (16 a 18 años).

6. Prohibición del trabajo femenino en todos los sectores donde sea nocivo para el organismo femenino; debe ser permitido a las mujeres ausentarse al trabajo cuatro semanas antes del parto y seis después del mismo, manteniendo durante este período igual salario.

7. Construcción, en conexión con todas las otras fábricas y empresas, donde haya mujeres trabajadoras, de guarderías para infantes y niños; permisos de trabajo para lactancia, en intervalos no superiores a las tres horas, con una duración no inferior a la hora y media.

8. Seguro estatal para los trabajadores contra la vejez y la pérdida completa o parcial de la capacidad laboral, financiada por un fondo especial constituido por un impuesto sobre los capitalistas.

9. Prohibición del pago del salario en "especies"; el pago del salario debe ser efectuado en forma semanal en efectivo y debe quedar establecido en todos los contratos de incorporación de los trabajadores, sin excepción alguna; el salario debe ser pagado durante el horario de trabajo.

10. Se prohíbe a los empresarios establecer retenciones del salario por cualquier motivo y sin preocuparse por las consecuencias (multas, trabajo defectuoso, etc.)

11. Nombramiento de un número adecuado de inspectores de fábrica en todos los sectores de la economía y extensión de la posibilidad de supervisión de los propios inspectores a todas las empresas con trabajadores asalariados, incluso las empresas gubernamentales (también el trabajo doméstico debe estar sujeto a esta supervisión); nombramiento de inspectores femeninos para todos aquellos sectores donde se emplea mano de obra femenina; participación de representantes elegidos por los trabajadores, pagados por el Estado, en el control del respeto del estatuto de fábrica, en la institución de los índices salariales y a la aceptación o rechazo de materiales o manufacturas.

12. Supervisión por parte de los organismos de autogobierno, con la participación de representantes elegidos por los trabajadores, de las condiciones sanitarias de las casas asignadas a los trabajadores por los empresarios, paralelamente a la de las condiciones en el interior de estas construcciones y a las condiciones de alquiler -prestando particular atención a salvaguardar a los trabajadores asalariados de las interferencias de los empresarios en su vida y actividad como ciudadanos particulares.

13. Institución de un control sanitario adecuado en todas las empresas que empleen trabajo asalariado, toda la organización médico-sanitaria debe ser enteramente independiente de los patrones; socorro médico gratuito para los trabajadores a costa de los patrones, cobro de salario durante la enfermedad.

14. La violación, por parte de los patrones, de las leyes sobre la protección al trabajo, debe ser considerada un delito policial.

15. Constitución en todos los sectores de la economía de tribunales de trabajo, integrados por un número igual de representantes de los trabajadores y las patronales.

16. Los organismos locales de autogobierno son responsables de la institución de oficios (bolsa de trabajo) para la contratación de los trabajadores, tanto locales como inmigrantes, en todos los sectores de la producción, con la participación en la dirección de estos oficios de representantes de las organizaciones obreras.

Con el fin de eliminar los residuos del orden feudal que pesan directamente sobre los campesinos y con el fin de desarrollar libremente la lucha de clases en el campo. El Partido Obrero Socialdemócrata reclama, ante todo:

1. La cancelación de los pagos de rescate y tributo, y de cualquier forma de obligación que grave actualmente a los campesinos como categoría tributaria.

2. Derogación de todas aquellas leyes que limitan la libertad de los campesinos a disponer de su propia tierra.

3. Restitución a los campesinos de aquellas sumas de dinero pagadas en concepto de pago de rescate y tributo; confiscación, en función de este objetivo, de la propiedad de los monasterios y de la Iglesia, de las tierras de la corona, y de aquellas pertenecientes a los miembros de la familia imperial; imposición de un impuesto especial sobre los beneficios de los miembros de la nobleza terrateniente que se hayan beneficiado de los prestamos de rescate: el dinero recaudado de esta manera deberá ser destinado a un fondo público para las necesidades culturales y el bienestar de la comunidad rural.

4. Constitución de comités de campesinos

a. Para restituir a las comunidades agrícolas (a través de la expropiación o, en los casos en que la tierra haya cambiado de propietario, a través de la compra por parte del Estado a costa de la gran propiedad nobiliaria de la tierra) las tierras que han sido arrancadas a los campesinos al momento de la abolición de la servidumbre de la gleba y que ahora son utilizadas por los propietarios de tierra para mantener a los campesinos en un estado de servidumbre;

b. Para consignar a los campesinos del Cáucaso la propiedad de aquellas tierras que han trabajado en un tiempo determinado, "khizani" y demás;

c. Para desterrar los residuos de las relaciones feudales todavía existentes en los Urales, en el Altai, en la región Occidental y en otras partes del país.

5. Concesión a las cortes del derecho de reducir los cánones excesivamente altos e invalidar todas las transacciones que impliquen la servidumbre.

En el esfuerzo por alcanzar sus objetivos inmediatos, el Partido Obrero Socialdemócrata ruso apoya cada movimiento de oposición y revolucionario contra el orden social y político existente en Rusia, al mismo tiempo que rechaza resueltamente todos los proyectos de reforma que estén ligados a cualquier forma de ampliación o reforzamiento de la tutela de la policía y la burocracia sobre la clase obrera.

Por su parte, el Partido Obrero Socialdemócrata ruso está firmemente convencido que la realización completa, consecuente y duradera de los cambios sociales y políticos señalados, es realizable solamente a través del derrocamiento de la autocracia y la convocatoria a una Asamblea Constituyente libremente electa por toda la población.

 

Estatuto del Partido Obrero Socialdemócrata ruso

(Adoptado por el II Congreso del Partido)

Resolución. Todas las secciones del Partido están vinculadas al estatuto. Las excepciones vienen definidas en un apéndice especial al estatuto.

Estatuto

1. Es miembro del Partido Obrero Socialdemócrata ruso quien acepta el programa del Partido, lo sostienen financieramente y presta su colaboración regular bajo la dirección de una de sus organizaciones.

2. El Congreso del Partido es el órgano supremo del partido. Es convocado (de ser posible, con una frecuencia no inferior a uno cada dos años) por el Consejo del Partido. El Consejo del Partido debe convocar a un Congreso si así se lo reclaman las organizaciones del Partido que reúnan la mitad de los votos del Congreso. Un congreso es considerado válido si en él están representadas organizaciones que tengan derecho a más de la mitad de los votos efectivos.

3. Tienen derecho a ser representados en el Congreso:

a. el Consejo del Partido

b. el Comité Central

c. el órgano central

d. todos los comités locales que no pertenezcan a asociaciones especiales;

e. todas las organizaciones que están, en este punto, en la misma condición que los comités;

f. todas las asociaciones de comités reconocidas por el Partido;

Cada organización mencionada está representada en el Congreso por un solo delegado, con dos votos, y el Consejo del Partido por todos sus miembros, con un voto cada uno.

La representación de las asociaciones se define por un estatuto especial.

Nota I. El derecho a la representatividad es ejercido sólo por organizaciones que hayan sido avaladas no menos de un año antes de la realización del Congreso.

Nota II. El Comité central tiene el poder de invitar a asistir al Congreso, con voto consultivo, a delegados de organizaciones que no respondan a los requisitos de la Nota I.

4. El Congreso nombra los cinco miembros del consejo del Partido, el Comité Central y el comité editorial del órgano central.

5. El consejo del Partido es nombrado por el comité editorial del órgano del Partido y por el comité central, que designan dos miembros cada uno para el consejo: Los miembros del consejo arrestados son sustituidos por otros designados por ellos; el quinto miembro es sustituido por el consejo mismo.

El consejo del Partido es la institución más alta. Su deber es conciliar y coordinar la actividad del Comité Central y del comité editorial del órgano central, y representa al Partido en las relaciones con los otros partidos. El Consejo del Partido tienen el derecho de reemplazar al Comité Central y al comité editorial del órgano central en el caso en el que todos los componentes de uno y del otro se encuentren ante la imposibilidad de actuar.

El consejo se reúne a pedido de uno de los centros del Partido, es decir del órgano central, del Comité Central o de dos miembros del consejo.

6. El comité central organiza los comités, las asociaciones de comités y todos los otros organismos del partido y dirige su actividad; organiza y dirige las actividades que son importantes para el Partido en su ámbito de acción, distribuye las fuerzas del Partido y sus reservas, y es responsable de las finanzas centrales del Partido; indaga tanto entre las varias instituciones del Partido como a su interior y, en general, coordina y dirige toda la actividad práctica del Partido.

Nota I. Los miembros del Comité Central no pueden ser al mismo tiempo miembros de ninguna otra organización del Partido con excepción del Consejo del Partido.

7. El comité editorial del órgano central es responsable de la dirección ideológica del Partido.

8. Todas las organizaciones pertenecientes al Partido llevan adelante su trabajo en forma autónoma, especial y exclusivamente en la esfera de su actividad.

9. Con excepción de las organizaciones instituidas por el congreso del Partido todas las otras organizaciones están sujetas a la aprobación del Comité Central. Todas las organizaciones del Partido están vinculadas a las decisiones del Comité Central y están obligadas, además, de cotizar una cápita, establecida por el Comité Central a las finanzas centrales del Partido.

10. Cada miembro del Partido y cualquiera que tenga relaciones con el mismo, tiene derecho de reclamar que cualquier declaración suya alcance, en original, primero al Comité Central o al comité editorial del órgano central o al congreso del Partido.

11. Cada organización del Partido está obligada a proporcionar tanto al Comité Central como al comité editorial del órgano central, todas las informaciones relativas a cada aspecto de su actividad y de la de sus miembros.

12. Todas las organizaciones del Partido y los organismos colectivos del Partido deciden por votación por mayoría simple y tienen el derecho de cooptar miembros. Para cooptarlos y expulsarlos es necesario una mayoría de dos tercios a menos que no exista una oposición motivada. Se puede apelar al consejo del Partido en mérito a cualquier decisión acerca de la cooptación o expulsión de miembros.

La cooptación de nuevos miembros al Comité Central o al comité editorial del órgano central requiere de una votación unánime.

En el caso en que las cooptaciones al Comité Central y al comité editorial del órgano central no sean unánimemente aprobadas, el problema puede ser derivado al consejo del Partido y, en el caso de cancelación por parte del consejo, de las decisiones tomadas por el organismo en cuestión, se decide finalmente por mayoría simple.

El Comité Central y el comité editorial del órgano central deben notificarse el uno al otro la cooptación de nuevos miembros.

13. La liga de los socialdemócratas revolucionarios rusos en el exterior, como única organización del POSDR fuera de Rusia, tienen el deber de hacer propaganda y agitación en el extranjero, y también de sostener el movimiento en Rusia. La liga goza de todos los derechos de los comités, salvo el hecho de sostener el movimiento en Rusia solamente a través de personas y grupos nombrados a ese fin por el Comité Central.

Volver al sumario del número 31 de En defensa del Marxismo

Volver a la página principal de En defensa del marxismo