Quiénes somos
Hágase socio
Noticias y eventos
El Coliseo

Pasando reformas III: ¿Qué deben pensar los socialdemócratas de los costes de despido?

Parece que el gobierno ha hecho de su casus belli lo de “no abaratar el despido” y ahora tenemos una confrontación con el gobierno y los sindicatos a un lado y a la CEOE y el gobernador del banco de España al otro. Un lado del debate dice que hay que proteger a los trabajadores y que no sean siempre los débiles los que paguen el pato; al otro se dice que los costes de despido son una carga para los empresarios que desincentiva la contratación y empeora la situación de las empresas ahora en crísis. ¿Quién lleva razón? Dada mi capacidad para hacer amigos, no os sorprenderá mi opinión; no obstante, antes de criticar la gestión de la crísis por parte del gobierno (en un artículo posterior) me gustaría exponer el argumento de forma relativamente neutral.

El sentido económico de la indemnización por despido

¿Cuál es el sentido económico de una indemnización? La indemnización por despido cumple fundamentalmente dos funciones.

  1. Una función de “seguro”: la historia es como sigue; los trabajadores sufren un riesgo del que les gustaría cubrirse: el riesgo de ser despedidos y dejar de percibir su salario. Para cubrirlos de este riesgo, el Estado obliga al empresario a compensarlos-con una indemnización-, de forma que el trabajador obtenga una renta hasta poder encontrar un trabajo nuevo. Esta función la cumple por tanto, frente a los trabajadores.
  2. Una función de impuesto: la probabilidad de que el riesgo se realice depende en buena medida el empresario; al fin y al cabo, es él el que decide sobre la contratación y el despido. En este sentido, la indemnización le impone un “coste” para hacerle soportar el efecto de su decisión de despedir o no. El efecto de impuesto es por tanto reducir el riesgo de desempleo.

Es importante darse cuenta de que la función de la indemnización por despido es distinta por el lado del trabajador que por el lado del empresario. Por el lado del trabajador es una forma de compensarle por el hecho de ir al paro, por el lado del empresario es una forma de sancionarlo por el hecho de despedir trabajadores. Una vez que sabemos qué efecto económico tiene la indemnización por despido, podemos analizar como de bien montado está el esquema viendo cuál es el efecto por el lado de la demanda (los empresarios) y de la oferta (los trabajadores).

Por el lado de la demanda: la indemnización como coste

A la hora de evaluarlo por el lado de la demanda os invito a responder a esta pregunta: ¿Por qué tenemos despidos? La razón por la que las empresas contratan trabajadores es porque quieren producir cacharros que luego puedan vender en el mercado; ¿cierto?. Eso implica que cuantos más cacharros puedan vender, más gente contratarán y a la inversa, cuando no puedan vender más- la demanda sea menor- despedirán gente. El despido y la contratación son por tanto un mecanismo para ajustar el proceso de producción- para producir más (o lo mismo a un coste menor) o producir otra cosa. A nadie se le escapa, por tanto, que un despido es un hecho económico relativamente normal y desde el punto de vista social es bueno que las empresas se ajusten a la demanda en el mercado ajustando sus plantillas ya que eso les permite responder a la demanda de los consumidores y producir a un coste menor.

Con esto en mente, podemos preguntarnos sobre cuál es el efecto de los costes de despido.Vamos con los argumentoen contra.El gobernador del banco de España ha dicho que los costes de despido disminuyen la contratación ¿lleva razón? Sí, pero es un poco más difícil de lo que parece.

En principio, una indemnización por despido tiene un efecto estabilizador en el empleo y por tanto, económicamente neutro. Este efecto es el de reducir los despidos que se producirían normalmente cuando la empresa puede prescindir de los trabajadores (ya que deben pagarles una indemnización) y reducir la contratación cuando las empresas necesitan aumentar su producción (ya que saben que deberán indemnizarlos cuando decidan prescindir de ellos). Sin embargo, el efecto medio es en este modelo neutro; menos contrataciones en las vacas gordas se compensan con menos despidos en las vacas flacas. Las empresas preveen esas dos épocas y deciden su volumen de contratación en función de la mano de obra que van a necesitar en media.

¿Significa ésto que lo que ha dicho Fernandez Ordoñez sea una chorrada? El problema del modelo del párrafo anterior es que asume que las empresas toman sus decisiones de contratación sabiendo la demanda que van a tener en el futuro. Sin embargo, normalmente, las empresas deciden estas cosas en una situación de incertidumbre; es decir, sin saber muy bien cuantos cacharros podrán vender en el futuro. Si las empresas fueran neutrales al riesgo (1)esto no sería ningún problema. Sin embargo, muchos economistas-como Stiglitz- creemos que las empresas suelen ser aversas al riesgo; es decir, valoran la seguridad y tienen más miedo a las pérdidas potenciales que gusto por las ganancias potenciales (2). Si suponemos que las empresas son aversas al riesgo, entonces preferirán contratar menos arriesgándose a no poder hacer frente a más demanda que contratar demasiado y que cuando la demanda baje tener pérdida. Desde este punto de vista, la indemnización por despido genera paro; es decir, reduce la contratación más de lo que reduce el despido.

Esta incertidumbre se va agudizada por el hecho de que los costes de despido son en sí mismo bastante inciertos para la empresa; en el derecho laboral continental, las causas de despido están codificadas y sólo se puede despedir a los trabajadores bajo ciertos supuestos relativamente restrictivos. Éste esquema convierte al juez laboral en el decisor último de si el despido está o no justificado y la decisión del juez laboral es, eso, incierta.

Además de este argumento existen otros; la indemnización refuerza el poder de negociación de los insiders respecto a los parados- y eso genera paro- y en los modelos Vintage dónde asumimos que los trabajadores y las empresas aumentan su productividad si pueden renovar su puesto de trabajo ´más a menudo, reducir la movilidad es algo que reduce la eficiencia de la economía (la idea es que si los empresarios pueden cambiar más a menudo, puede elegir mejor a los trabajadores y si los trabajadores salen más a menudo del mercado de trabajo, pueden formarse o encontrar un puesto donde sean más útiles), pero el anterior es el más importante.

En relación con el contexto de crísis actual, hay que decir que muchas empresas se han visto enfrentadas a una situación mucho más grave de lo que esperaban. Es por tanto normal y razonable que, si no pueden vender las casas (o los coches, o la ropa,…) , las inmobiliarias (o las empresas correspondientes) dejen de contratar trabajadores y puedan despedir a los que no necesiten. Es decir, es comprensible que se equivocaran contratando de más cuando no había crísis y no preveiran que vendría una recesión como a la que se enfrentan ahora. Además, si las empresas no saben lo mal que se va a poner la crísis- porque hay incertidumbre respecto al futuro- es normal que tengan miedo de hacer una inversión- en trabajo- que no saben si van a recuperar. Si la inversión fuera menos arriesgada- pudieran despedir en el futuro con facilidad- eso incentivaría la contratación. En conclusión, por tanto, el argumento del gobernador es esencialmente correcto. Vamos a ver qué ocurre por el lado de la oferta

Por el lado de la oferta: la equivalencia del seguro de desempleo y la indemnización por despido

Por el lado de la demanda habíamos dicho que el efecto de la indemnización es asegurar a los trabajadores contre el coste que les supone el despido, concretamente, el hecho de dejar de percibir su salario. Es cierto que el despido no sólo tiene costes económicos- también tiene costes psicológicos, sociológicos, etc,…- pero vamos a concentrarnos en éstos y considerar que los otros son en buena medida derivados del componente económico.

Si los trabajadores son aversos al riesgo, desearán asegurarse contra el riesgo de quedarse desempleados. La indemnización por despido cumple esa función. No obstante, no es la única institución que cumple esa función; para eso tenemos el seguro de desempleo. En principio, el trabajador debería ser indiferente entre recibir una indemnización de su empleador o de otra persona, llamemos a esta persona “seguridad social” siempre y cuando la cantidad sea la misma. ¿Qué es lo que demuestra esto? Que a la hora de proteger a los trabajadores, el seguro de desempleo y la indemnización por despido son en principio equivalentes, y por tanto nos da igual subir (bajar) el seguro de desempleo o subir (bajar la indemnización por despido.

Según este esquema, podríamos perfectamente tener un despido completamente gratuito y un seguro de desempleo generoso financiado con impuestos. La ventaja de este esquema es que nos ahorraríamos los problemas por el lado de la demanda (en términos de paro, etc,…) y tendríamos los mismos beneficios en términos de protección. Es decir, el seguro de desempleo es superior a la indemnización por despido a la hora de proteger a los trabajadores.

¿Cuál es el problema? El problema es que cuando los empresarios toman sus decisiones de despido y contratación, no tendrán en cuenta cuanto cuesta a la sociedad ese trabajador, es decir, el coste del seguro de desempleo. Si el empresario puede despedir gratuitamente, típicamente, decidirá despedir más gente que si soportara un coste- como la indemnización- por despido. Es decir, tenemos un problema de externalidades:un caso en el agente (empresario) que toma la decisión (el despido) no soporta el coste real de su acción. Como de todas formas los costes del seguro van a cuenta de la seguridad social, al empresario le da igual despedir a más o menos gente. Cómo se soluciona, lo veremos en el próximo artículo.

(1) Es decir, les diera igual ganar 0 o 10 con una probabilidad de 1/2 que 5 con total seguridad.

(2) pinchad en el artículo de Stiglitz para saber por qué; sino, os puedo dar una explicación en los comentarios

10 Responses to “Pasando reformas III: ¿Qué deben pensar los socialdemócratas de los costes de despido?”

  1. Edu Says:

    Increible artículo, estoy 100% de acuerdo. Es un tema que llevaba dándole vueltas mucho tiempo y me has aclarado muchísimo.

  2. Egócrata Says:

    Estupendo artículo; no tengo demasiado que añadir. La hipótesis de la empresa aversa al riesgo no es aplicable para inmobiliarias y banqueros, por eso ;)

  3. JORGET Says:

    por eso Banesto a reducido su plantilla en solo año 1000 puestos de trabajo mientras la Señora Botin tiene un suculento sueldo de mas 100 millones de Euros. Esos banqueros son unos repugnantes, la escoria de la humanidad

  4. Club Lorem Ipsum :: La Ley de la Gravedad » Archivo » Pasando reformas IV: Una alternativa a la indemnización por despido Says:

    [...] « Pasando reformas III: ¿Qué deben pensar los socialdemócratas de los costes de despido? [...]

  5. Pasando reformas IV: Una alternativa a la indemnización por despido Says:

    [...] el artículo anterior decíamos que deseábamos reconciliar tres [...]

  6. Club Lorem Ipsum :: Materias Grises » Archivo » Protección laboral privatizada Says:

    [...] sin embargo, que el articulito de ayer era un ejemplo para niños de una explicación mucho más sólida y detallada de Citoyen, que creo que todos los críticos deberían repasar. La base teórica y [...]

  7. Protección laboral privatizada Says:

    [...] sin embargo, que el articulito de ayer era un ejemplo para niños de una explicación mucho más sólida y detallada de Citoyen, que creo que todos los críticos deberían repasar. La base teórica y [...]

  8. España lidera el paro joven en Europa « El blog del Euribor: Economia para todos Says:

    [...] social, pero no olvidemos sus contrapartidas en términos de paro joven y productividad (véase I, II o [...]

  9. Club Lorem Ipsum :: Materias Grises » Archivo » ¿Por qué necesitamos una reforma laboral? Says:

    [...] mercado laboral. Los motivos los he repetido en bastantes entradas; Citoyen ha dado explicaciones mejores (y más técnicas) en su bitácora a menudo. Me parece que vale la pena, recoger en una sóla [...]

  10. Club Lorem Ipsum :: La Ley de la Gravedad » Archivo » Reflexiones aleatorias para el fin de semana Says:

    [...] A la gente que señalabamos el gigantesco problema de la dualidad en el mercado laboral la falta de eficacia de la indemnizacion por despido como forma de proteccion laboral, la necesidad de pasar reformas estructurales (no solo en el mercado de trabajo) se nos tachaba con [...]

El Club Lorem Ipsum le invita a dejar su opinión: