Jean Lannes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Mariscal Lannes.

Jean Lannes, (Lectoure, Gers, 10 de abril de 1769 - Ebersdorf, 31 de mayo de 1809), duque de Montebello, Mariscal de Francia y Príncipe de Siewierz. Fue uno de los más brillantes militares de Napoleón Bonaparte, de quien fue además amigo personal, hasta el punto de llamarle amistosamente "thu".

Contenido

[editar] Infancia y Juventud

Hijo de Jean Lannes, un modesto comerciante de Lectoure, y de su esposa Cécile Fouraignan, fue el quinto de un total de ocho hermanos. Debido a la escasez de recursos de su familia, su hermano mayor, Bernard, fue el único que recibió una formación completa. Jean, por su parte, apenas recibió una educación básica y pronto comenzó a trabajar como ayudante en una tintorería.

Dotado de una gran inteligencia, a medida que fue creciendo desarrolló también una gran presencia física. Ello le hizo entrar voluntariamente en el Ejército, pues tras la Revolución francesa se abrió el ascenso a oficiales a personas no procedentres de la nobleza. Sus primeros tiempos en la milicia son desconocidos, pero hay constancia de que en 1792 fue elegido sargento-mayor del batallón de los voluntarios de Gers, en el que se había enrolado a causa de la guerra entre España y Francia.

Sirvió en las campañas de los Pirineos en 1793 y 1794. Fue ascendido por su valor rápidamente a teniente el 25 de septiembre de 1793 y, apenas un mes después, el 31 de octubre a capitán. Sin embargo, en 1795, lo expulsaron de su unidad ya que su posición era demasiado revolucionaria para el nuevo régimen establecido después del 9 Termidor (mes francés), en que acabó la etapa del Reinado del Terror y comenzó la etapa llamada Reacción de Termidor.

[editar] De nuevo en el ejército

Se alistó voluntario como soldado raso en el llamado ejército de Italia, El 15 de abril de 1796. Bonaparte lo observó en el transcurso de la batalla de Dego, donde Lannes destacó en el combate con bayoneta para la toma de esta ciudad.

Es nombrado poco tiempo después jefe de brigada por Bonaparte. Manda un regimiento de granaderos y es el primero en pasar el río Po, alrededor de Placer. Más tarde en la batalla del Puente de Lodi, el 10 de mayo de 1796, avanza en cabeza de sus tropas, sobre el puente contra la artillería austriaca, demostrando una vez más un valor ejemplar en el curso de la batalla de Bassano del 7 de septiembre del mismo año. Resulta herido el 15 de septiembre en Governolo y Bonaparte decide reinstalarlo en su grado de general de brigada.

Napoleón liderando a sus tropas en la Batalla del puente de Arcole.

El 14 de noviembre de 1796, Bonaparte observa una vez más el valor de Lannes en el transcurso de la batalla del puente de Arcole donde Lannes, aunque herido, anima a las tropas que se encuentran en dificultades ante los austriacos, iniciando un contraataque, que permite evitar que a Bonaparte lo hagan preso.

A Lannes lo hieren en esta batalla tres veces.

El 14 de enero de 1797, Jean Lannes está presente a la batalla de Rivoli, las heridas no han cicatrizado todavía de la anterior batalla; a continuación participa en la toma de Imola.

Bonaparte le confía a continuación una misión diplomática en los Estados Pontificios con la misión de restablecer el orden. A su vuelta, le nombra en 1800 jefe de la Guardia consular.

Un escándalo financiero conduce a su expulsión en 1802, pero dura poco ya que es uno de los mariscales de la gran promoción de 1804 junto a Soult, Ney, Murat, Davout y sobre todo Augereau, su antiguo mentor, que siguió siendo su amigo.

A partir de 1805, el mariscal Lannes es jefe del 5º cuerpo de la Grande Armée a la cabeza de la cual se distingue, en particular, en Ulm, Austerlitz, Jena, Pultusk , Batalla de Austerlitz y sobre todo Friedland.

[editar] En España

Mariscal Lannes

Napoleón en 1808 lo nombra comandante en jefe de un ala separada del ejército y lo manda a España, donde consigue una victoria sobre El general Castaños en la Batalla de Tudela.

En enero de 1809 Napoleón le encarga conquistar Zaragoza y el 21 de febrero, después de una de las defensas más obstinadas en la historia, toma posesión del lugar.

[editar] Otras batallas

Napoleón lo nombra Duque de Montebello y, el 24 de abril de 1809, recibió el mando del 2º cuerpo del ejército de Alemania, con el que participó en las victorias de Abensberg, Landshut, Eckmühl y Ratisbona, así como en la toma de Viena, que capituló el 13 de mayo. El 21 de mayo, en Essling, se defendió, junto con Massena, durante todo el día contra 100.000 austríacos, al mando del archiduque Carlos. Los franceses sólo eran 26.000. Las fuerzas de Lannes no sólo mantuvieron sus posiciones, sino que rechazaron a los austríacos, y la batalla sin duda se hubiera ganado si no hubiera sido por la ruptura de los puentes sobre el Danubio, que privó a los franceses de refuerzos y municiones. Destrozadas por la artillería enemiga, las tropas francesas tuvieron que optar por la retirada.

[editar] Su final

Mientras Lannes hablaba con el general Pouzet, el mismo que le había introducido en la vida militar en 1792, una bala alcanzó en la cabeza a este último, matándolo en el acto. Lannes, afectado por la pérdida, se sentó al borde de una trinchera con las piernas cruzadas, cuando otra bala le alcanzó de lleno en ellas.

Llevado a Kaiser-Ebersdorf, el doctor Larrey le amputó la pierna izquierda y, al principio, pareció experimentar una notoria mejora. Sin embargo, se le declaró una fiebre perniciosa y se le desarrolló la gangrena. Napoleón acudió a visitarle cada día y la despedida entre los dos fue emotiva. Ya sin esperanzas, el mariscal entró en fase de delirio y murió el 31 de mayo, casualmente el mismo día que moría Joseph Haydn a pocos kilómetros de allí. Su cuerpo fue enterrado en el Panteón de París el 6 de julio de 1810, aniversario de la batalla de Wagram.

[editar] Anuncio de su muerte por Napoléon

Napoléon a la duquesa de Montebello, el 31 de mayo de 1809 de Ebersdorf, sobre las orillas del Danubio:

“Querida prima, el mariscal murió esta mañana de las heridas que recibió sobre el campo de honor. Mi pena iguala a la vuestra. Pierdo al general más distinguido de mis ejércitos, mi compañero de armas desde hace dieciséis años, al que consideraba como mi mejor amigo. Su familia y sus niños tendrán siempre derechos particulares bajo mi protección. Quise escribirle esta carta, porque siento que nada puede alterar la pena justa que sentirá.”

Napoleón poco después la muerte de Lannes:

“En Lannes, el valor triunfaba en primer lugar sobre el espíritu; pero el espíritu subía cada día para ponerse en equilibrio; lo cogí enano, lo perdí gigante.”

Napoleón en Santa Elena :

“Lannes, el más valiente de todos los hombres, era indudablemente uno de los hombres del mundo con los cuales podía contar más... El espíritu de Lannes había crecido en su valor, se había vuelto un gigante”.
“En Lannes, el valor predominaba al principio sobre el talento, pero a mi lado su espíritu ascendía cada día más hacia el equilibrio. Había alcanzado gran superioridad cuando murió. Le encontré pigmeo y le perdí gigante. Tenía una gran experiencia de la guerra. Fue un hombre de una bravura poco común. Tranquilo en medio del fuego, poseía una visión segura y penetrante. Violento e irritable en sus expresiones. Como general era infinitamente superior a Moreau y Soult

[editar] Enlaces externos

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Imprimir/exportar
Herramientas
En otros idiomas