Banner
Primero de Mayo: Aun sin unidad PDF Imprimir E-mail
Columnas - Con Firma
Sábado, 01 de Mayo de 2010 13:22
«Contra la crisis, lucha obrera», de toda la clase obrera.

Ante la crisis, lucha obrera

por José María Rodríguez Arias

RojinegroComunismoCreo fuertemente en la necesidad de recuperar las calles, creo fuertemente en la necesidad de la unión de la izquierda y de resucitarla, pero también creo que esta unidad no puede ser a cualquier precio, y al igual que eres lo que consumes, tu presencia apoya una pancarta concreta. También creo que días como hoy, un primero de mayo, debemos tener claro que la consigna principal (y por qué no, casi única) es reivindicar a los trabajadores y la lucha por sus derechos, y que es bajo esta primera idea donde debemos buscar una unidad, por lo menos un día, solo uno, para mostrar que, cuando queremos, podemos unirnos. Ya que luego las diferencias se hagan patentes y cada cual siga su camino. Pero no es posible, parece que no.

viñeta jomra trabajoMe gustaría, como otras veces, estar un rato recordando por qué seguimos saliendo a la calle los primeros de mayo (muy bien resumido por el compañero Carlos Mejía), que hablamos del día de los trabajadores, no del día del trabajo (indicado por Carlos Mejía en el artículo enlazado, también por Rubén Kotler ya hace un par de años en esta casa, así como por muchos otros), esto es importante, porque parte de la lucha está en las palabras e ideas que transmiten. Me gustaría, además, recordar la necesidad de la unión de la izquierda (las izquierdas), de globalizar la lucha (aquí y allá, o peleamos como una sola clase obrera, o nos debemos dar por perdidos desde el saque), me gustaría hablar de la crisis económica y cómo la estamos pagando los trabajadores, no solo con nuestro dinero y sufrimiento, siendo los más perjudicados (despedidos) y los que más pagamos (dinero público para rescatar bancos, etcétera), sino encima perdiendo derechos (laborales), cómo los que la crearon (con sus políticas neoliberales) ahora exigen que se apliquen esas políticas al campo del trabajo... Pero tras la manifestación tengo la sensación de la derrota (aunque esto no ha acabado).

Plaza Colón, doce y cuarto, con el sol y las nubes luchando por ganar los cielos vallisoletanos, con el viento de amante ocasional haciendo acto de presencia, y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) esperando para partir, por detrás de la marcha conjunta (lea el manifiesto en PDF) de Comisiones Obreras (CC.OO.) y de la Unión General de Trabajadores (UGT), pero con el objetivo de tomar un camino totalmente distinto, las acusaciones de amarillos se escuchan tímidamente, tampoco hay ganas, al menos aun, de armar jaleo. Por un momento un visitante de la Plaza podría contemplar a socialdemócratas (UGT), comunistas (CC.OO.) y anarcosindicalistas (CNT) llenando una céntrica plaza y la pituca calle Recoletos. Qué cerca y qué lejos está la unidad. La Confederación General de Trabajadores (CGT) prefirió evitar el enfrentamiento (no sé si mayor con sus antiguos hermanos, la CNT, o con el resto de centrales sindicales) y se fueron a otra plaza a iniciar su marcha. Tres marchas obreras. Tres. Dos eran del centro a barrios obreros (CNT y CGT), la otra era más breve, de la plaza Colón a la plaza Mayor, los barrios no se pisan.

He de reconocer que no sabía a cual acudir. ¿Debería tirar por una «falsa unidad» planteada por UGT y CC.OO.? Son quienes están negociando actualmente con la patronal la que será la reforma laboral, y es bueno que los patronos vean muchos trabajadores en toda la península exigiendo unos derechos más que básicos, dignos, para poder trabajar. Ya es mala la situación del trabajador asalariado, y del trabajador sin laburo, pero no sé si debo apoyar a unas centrales cuyos pactos con la patronal desde hace tiempo dejan mucho que desear. No es solamente un tema de ser más o menos práctico, es un tema de que se están cruzando líneas rojas de forma constante y solo en perjuicio de los trabajadores y hasta ahora no hay ni una amenaza sólida de huelga general (por no decir que las últimas reformas pactadas han ido en el camino de pérdida de derechos de los trabajadores).

Pero la UGT y CC.OO. llevan tiempo sin hacer gestos favorables a la unidad de los trabajadores, se niegan a apoyar iniciativas provenientes de otros sindicatos de clase, o a abrir las propias, consideran que vale y sobra que ellos dos se junten representando muy bien el papel que les corresponde en una democracia burguesa que, en la práctica, es más bipolar que plural, es bipartidista de facto con manchas de pluralismo, eso pasa también entre los sindicatos, hay dos grandes centrales que no admiten otros jugadores, que no reconocen la pluralidad obrera. Esos sindicatos se saben débiles y conocen su papel institucionalizado, su fuerza, lo tienen claro, no viene ni de los afiliados ni de la calle, vienen de la consideración de «sindicatos más representativos» por ser los que tienen más trabajadores electos bajo sus siglas en las representaciones unitarias dentro de las empresas, eso les basta y sobra para negociar en nombre de todos los trabajadores.

Incomprensible, por otro lado, que la CNT y la CGT no superen sus diferencias para, al menos, salir juntas el primero de mayo. No sé si pido el cielo, o si realmente, con esta división, se nota que ya estamos derrotados, que el capital ganó hace tiempo, y que solo nos toca hacer algo de ruido. No sé cómo puede seguir existiendo tan fuerte rivalidad entre ambas centrales que maman, finalmente, de las mismas fuentes ideológicas. Sí, la CGT cometió un error al seguir llamándose CNT tras su escisión (por llamarla de alguna forma), pero los tribunales ya dieron la razón a la CNT y desde hace mucho tiempo se deberían tender puentes de entendimiento. es cierto que tienen una visión totalmente distinta en cuanto a la representación unitaria de los trabajadores en la empresa (CGT es más práctica) e, incluso, de las subvenciones (CGT «acepta» lo que le cae gracias a los delegados que tiene), pero aun así son más las cosas que les unen que las que les separan. Ante la duda, las raíces. Y al menos, asistiendo a la marcha de la CNT, podía «hacer bulto» junto con los compañeros de CC.OO. y UGT y una pequeña parte del trayecto (pero con unos metros de distancia que resultaban un abismo por lo visto insalvables).

El único buen sabor de boca de la jornada me lo dejó la participación, me dio la sensación que eran (en la conjunta) más que el año pasado (y un número más que decente de manifestantes), y la de la CNT estaba nutrida con un par de cientos de personas como poco, y estando en una ciudad como Valladolid, créanme, no es moco de pavo. Tal vez eso sea lo mejor, no éramos pocos, hacíamos ruido, se nos veía y oía. Debemos construir una conciencia de clase, que brilla por su ausencia en una sociedad consumista, individualista y básicamente egoísta, donde la violencia se ejerce desde el sistema económico-político y nos apalanca en una vida de hormigas productoras para mayor gloria de una minoría que, encima, se va cargando poco a poco el planeta.

Ah, y sobre la larga marcha de la CNT (desde el centro hasta un barrio obrero), el mítin del compañero Goyo, del Sindicato de Oficios Varios (que vino desde Madrid para acompañarnos), fue bastante bueno (y con bastante gente ajena a la marcha escuchándolo, pues cuando llegamos a la plaza había un buen número de felices y mayores paseantes disfrutando del buen día a ratos). Y tras el mítin, una paellada popular para quienes quisieran.

Otros primeros de mayo:
Actualizado ( Viernes, 07 de Mayo de 2010 03:56 )
 

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Tu dirección de correo:
Tu sitio web:
Título:
Comentario: