El Real Madrid levantó la Copa del Rey en Mestalla

RFEF - Gaspar Rosety, Valencia - 21-04-2011

Hacía dieciocho años desde la última vez. Muchos años para las vitrinas de un club tan grande, acostumbrado a recibir premios, copas y galardones con inusitada frecuencia. Ante el FC Barcelona, considerado de forma unánime, el mejor equipo del mundo, el Real Madrid fue el equipo que sus seguidores deseaban ver.

Mestalla se había cubierto con sus mejores galas. Valencia es ciudad apasionada, caliente, fallera, propicia a las emociones, a la explosión de los sentimientos y las sensaciones. No podía encontrarse mejor escenario para dirimir un título tan importante que concede al ganador la Copa de Campeón de España.

En lo táctico, el Real Madrid salió con la lección estudiada y aprendida. Una organización defensiva muy sólida, impecable, capaz de cerrar todos los espacios, de imposibilitar el acceso de los futbolistas del rival. Y no se trataba de profesionales normales. No. Los del Barcelona son jugadores de un nivel superlativo. El Madrid dispuso un orden táctico ejemplar, modélico. Y, enfrente, el Barcelona lució sus poderes habituales. Toque, combinación, una idea clara, concreta, conocida, la misma que le ha llevado a los altares del Olimpo del fútbol.

El partido nos dejó una primera parte de superioridad madridista y la segunda de color azulgrana. Sin embargo, ninguno de los dos atinó con la meta contraria, a pesar de la creación de ocasiones de gol por ambos bandos. Parecía que ambas escuadras estaban empeñadas en regalarnos treinta minutos más de fútbol, como un premio a la ilusión de todos, al esfuerzo de todos, de los miles y miles de seguidores que asistieron al estadio de Mestalla y a los millones y millones, cerca de seiscientos millones de espestadores, que lo siguieron a través de televisión y de Internet.

Tenía que marcar uno, uno sólo podía ganar. Y fue el Madrid. Marcelo y Di María se marcaron un baile de salón por la banda izquierda y el argentino levantó un centro directo a la cabeza de Cristiano Ronaldo. El portugués remató con un testarazo al fondo de la portería, por el medio y por encima de la mano de Pinto.

Lo demás resultó trámite hasta el final. El reloj avanzó en medio del más solemne respeto de los dos rivales y de las dos aficiones. SM El Rey entregó la Copa a Iker Casillas. El Real Madrid es el nuevo campeón de la Copa del Rey y lo consiguió ante un rival extraordinario. Felicidades a todos cuantos participaron en la organización del partido, a cuantos asistieron y a todos los que intervinieron directamente en el juego. Y felicidades a Alberto Undiano Mallenco, Fermín Martínez Ibáñez, Jesús Calvo Guadamuro, acompañados por el cuarto árbitro, Fernando Teixeira Vitienes y el quinto, Roberto Díaz Perez del Palomar. Un arbitraje extraordinario, perfecto en medio de la máxima dificultad. Un arbitraje para que nos sintamos muy orgullosos de ellos. También son campeones de la Copa del Rey.

Socios patrocinadores principales ›
  • Cruzcampo
  • Iberdrola
  • Chevrolet
  • Adidas
  • Ahorra Energía
  • Santa Monica Sports
Patrocinadores Oficiales ›
  • Cepsa
  • Banesto
  • Pelayo
  • Visit Spain
Colaboradores/Proveedores ›
  • Sierra Cazorla
Patrocinador Sub-21 ›
  • Prima