Javier Herrero

Madrid, 29 oct (EFE).- Juanes dijo hoy en una entrevista con EFE que su nuevo disco, "PARCE", que se publica el próximo 7 de diciembre, cierra con la canción "Yerbatero" un ciclo de canciones con un particular estilo "en favor de un pop-rock más básico".

El colombiano, que la mitad del año reside en su Medellín natal, donde mantiene el contacto con amigos de toda la vida, usó para el título del nuevo álbum una palabra común en su vocabulario ("parce", forma en que se denomina a un amigo muy cercano en su ciudad natal, Medellín).

Juanes contó durante la entrevista que de esta forma quiso dedicar el disco a todos sus seguidores, un homenaje que estará presente en la portada del álbum, con un mosaico compuesto por imágenes de miles de fans.

Frente a canciones vitales del estilo de "Yerbatero" o "Regalito", "PARCE" encierra también momentos de recogimiento como su nuevo single, "Y no regresas", un canto a la ausencia de los seres queridos con un sonido más internacional.

El artista realiza asimismo una declaración muy personal en "La razón", que habla de la alegría del reencuentro con su mujer tras su separación, del nacimiento de su hijo varón y, "de la maravilla que es el hogar", subraya.

El mundo está muy mal en opinión del artista y, pese a que con los años dijo haber cambiado "inocencia por certeza", defendió su mensaje de amor, paz y libertad y rechazó la idea de "cruzarse de brazos" si se puede hacer algo por cambiar el mundo, aunque sea en su entorno cercano.

Al hablar de la crisis económica, que afecta a tantos compatriotas suyos, muchos de ellos inmigrantes obligados a regresar a su país, Juanes consideró que "Colombia está en un momento de mejoría, así que puede ser una opción regresar y trabajar en casa".

"Yo creo que todos vivimos tan preocupados por nuestra propia existencia que a veces el resto de las cosas se nos van. Es triste ver qué rápido pasan las noticias. Hace unos días estaban los mineros y hoy ya no están, lo de Haití desapareció, lo de Tailandia también", dijo el artista en referencia al contenido de su tema "Quimera".

Otra canción, "Segovia", retoma la música folclórica para homenajear con espíritu positivo a los desaparecidos a través de una historia real: el ataque contra la Unión Patriótica acaecido en 1988 en esa pequeña localidad colombiana, en el que murieron 43 personas a manos de paramilitares que dispararon indiscriminadamente.

"Simplemente porque supuestamente pensaban distinto", explicó el colombiano.

Juanes reconoció que a veces resulta agotador compaginar música y activismo social, pero que es incapaz de permanecer ajeno a los problemas si puede hacer algo por ayudar, si bien rechazó participar en política.

La política, dijo, "es el Anticristo". "Cuando te metes en ella, tienes que aceptar todas las condiciones de la institución. No puedes ser libre de pensamiento", consideró.

El artista, que recientemente terció en el conflicto entre Colombia y Venezuela, aseguró que sus relaciones con el Gobierno de Hugo Chávez son "buenas" y se alegró de que Alejandro Sanz y Miguel Bosé vayan a ir finalmente a ese país a actuar.

Precisamente Alejandro Sanz amenaza su trono en la historia de los Grammy Latinos, donde reina con 17 premios cosechados a lo largo de su carrera en solitario, que comenzó hace diez años con su disco "Fíjate bien".

Sanz podría igualar el próximo 11 de noviembre ese registro, algo que no parece preocuparle especialmente: "Ah, no, eso seguramente va a pasar", dijo sonriendo el artista, que ha vendido más de doce millones de discos en el mundo, según su discográfica.

Las aspiraciones de Juanes, quien canta en otro momento del disco que "sólo un hombre muerto deja sus sueños morir", tienen más que ver con ver crecer a sus hijos y con una carrera como la de Mick Jagger, "con 60 años y cantando con la misma vitalidad", contó. EFE

jhv/is

(foto)