UNCCD   UNCCD United Nations
THU 13 Oct 2011 English   Français   Deutsche
U
Inicio
Sobre la CNULD
La Secretaría
Programas de acción
Perfiles regionales
Puntos focales
Sesiones
Documentos oficiales
Informes
Reuniones
Sobre el CRIC
Ciencia
Parlamentos en acción
Sociedad Civil
 
Centro de prensa 
Publicaciones
Biblioteca 
Redes
Vacantes
2006 IYDD
Estado de las contribuciones
Acceso al webmail para empleados

Publicación bimensual sobre el trabajo de la CNULD

Síganos en Twitter
 

La agricultura biointensiva, una herramienta para luchar contra la degradación del suelo

 

Photo: Amy Melious 2010

El método biointensivo de cultivo aúna la aplicación de técnicas agrícolas tradicionales provenientes de distintas culturas y épocas, basándose en la Gestión Sostenible del Suelo. De acuerdo con los datos de la ONG mejicana Ecología y Población (ECOPOL) –que es la encargada de difundir este método en la región de América Latina y el Caribe–, el método materializa los siguientes beneficios: trabaja en armonía con los sistemas naturales, no usa agroquímicos –y por lo tanto respeta el medio ambiente– y tiene la capacidad de producir cosechas de dos a seis veces mayores que la agricultura comercial, usando entre un 66 y un 88% menos de agua, entre un 50 y un 100% menos de nutrientes en forma de abonos orgánicos y entre un 94 y un 99% menos de energía, utilizando sólo los recursos naturales existentes y siempre y cuando sus principios, técnicas y soluciones sean usadas apropiadamente.

 

Photo: Amy Melious 2010

Esta técnica da sus frutos empíricamente gracias a la aplicación de ocho principios básicos, inspirados en las distintas técnicas tradicionales: La doble excavación, el uso de compostaje, la siembra cercana, la asociación y rotación de cultivos, el uso de semillas de polinización abierta, el secuestro de carbono, el cultivo de calorías y la integración de principios (es decir, que resulta imprescindible que se usen todos ellos si no se quiere correr el

Photo: Amy Melious 2010

 riesgo de agotar el suelo). Los cinco primeros principios son de fácil aplicación; sin embargo, los tres últimos tienen un grado mayor de dificultad: “Estos últimos son producto de 37 años de investigación y se expresa con la fórmula 60-30-10, que yo llamo `fórmula de sustentabilidad”, explica Juan Manuel Martínez, director de ECOPOL. Esta fórmula se fundamenta en las siguientes premisas:  El 60% del área de cultivo se destina a la producción de alimentos y material carbonoso para la compostaje, como el maíz, el arroz o el trigo; el 30% para producir tubérculos y el otro 10% para cultivar hortalizas que aporten vitaminas y minerales. “Usando esta fórmula nos alimentamos nosotros y alimentamos el suelo al mismo tiempo”, asegura Martínez, y añade: “El secreto es acelerar el proceso de incorporación de materia orgánica curada al suelo en forma de compostaje”. Según los datos de ECOPOL, esta técnica resulta perfectamente pertinente en suelos erosionados. “A la naturaleza le toma alrededor de 300 años producir un centímetro de suelo; al método, sólo 8. De esta manera se recuperan los suelos, incluso los más degradados; y con la materia orgánica se almacena humedad y nutrientes y se limita la erosión”, asegura el director de ECOPOL.

 

John Jeavons during the conference "Biointensive Agriculture Facing Climate Change". Photo: Amy Melious 2010

Según ECOPOL y Ecology Action (la ONG norteamericana que impulsa este método a escala internacional y coordina el proyecto Grow Biointensive entre las ONG regionales), otro de los avances que ofrece el método biointensivo es que tiene la capacidad de regenerar la capa superficial del suelo. Una tesis de la Universidad de California muestra que este método regenera el suelo hasta 60 veces más rápido que siguiendo un curso natural. “Esto significa que las seis pulgadas (unos 15,2 cm) de suelo que se necesitan para poder cultivar se pueden recuperar en 50 años en lugar de 3.000”, asegura John Jeavons, quien acuñó el término Grow Biointensive en 1972, aportando contenido científico a esta agrupación de técnicas tradicionales.

 

El  último encuentro internacional sobre l método Biointensivo se celebró entre los días tres y nueve del pasado mes de mayo en Tepotzotlán (Méjico)

Juan Manuel Martínez during the conference "Biointensive Agriculture Facing Climate Change". Photo: Amy Melious 2010

 y tuvo por título “Encuentro Latinoamericano. La agricultura biointensiva frente al cambio climático”. Esta vez,  los representantes de los 19 países que componen la red “biointensivista” de América Latina y el Caribe que acudieron a la conferencia analizaron los efectos del cambio climático en la agricultura. A través de su programa formativo, que consiste en la publicación de documentos metodológicos acerca del método y en la formación de instructores a través de conferencias, talleres y encuentros internacionales, los biointensivistas extienden la red y promueven el método. Precisamente al hilo de este último encuentro se acaba de publicar la Declaratoria Xochlita, según la cual los representantes de los 19 países que acudieron al encuentro en Méjico establecen (entre otros aspectos) “la promoción de la producción y distribución de alimentos en pequeña escala en el ámbito local para alentar la soberanía alimentaria de los sectores más vulnerables”.

 

Para más información acerca del método Biointensivo, puede visitar la página Web de Ecology Action a través de: http://www.growbiointensive.org/

 


Contacte con la CNULD         Condiciones de uso Imprimir   Página actualizada el: 13 Oct 2011
Copyright © UNCCD