7 Days Gibraltar Gibraltar Flag   
6th March 2012 

Documenta la historia de la pena de muerte en Gibraltar a lo largo de los siglos

Tito Vallejo es sin lugar a dudas uno de los gibraltareños que mejor conocen la historia militar de Gibraltar y un recopilador nato de cuantos acontecimientos importantes han constituido el devenir de la presencia británica en la Roca, aunque no desdeña otros hechos significativos acaecidos durante la dominación árabe y española, lo que lo convierten en un documentado archivista de la historia del pueblo que lo vio nacer. Abordar un tema con Tito conlleva una sucesión de hechos concatenados que en ocasiones generan episodios que sólo él conoce y que por sí solos son merecedores de un apasionante artículo. Es tal la profusión de datos de la que hace gala el entrevistado, que harían falta muchos días para poder reflejar todo lo que atesora su inquieta y rica mente. Hoy traemos a nuestras páginas un relato de un documento, que puede ser el previo de un libro, que el propio Vallejo ha redactado en torno a la historia de las ejecuciones ocurridas en Gibraltar desde la llegada de los británicos en el año 1704 y que por sí solo contempla una serie de hechos insólitos y trágicos del pasado gibraltareño.

7 DAYS.- ¿Por qué escribiste esta historia en torno a la aplicación de la pena de muerte en Gibraltar?
T.V.- Como sabes me apasionan todos los acontecimientos ocurridos en mi pueblo a lo largo de la historia y el de las ejecuciones que en su momento se llevaron a cabo despertó mi interés y comencé a investigar sobre el tema y a situar los hechos tal y como sucedieron. Me decidí a recopilar datos desde la frontera hasta Punta Europa y al efecto me encontré con una ejecución, la del pirata Benito Soto, que fue ahorcado en la zona del Campo Neutral. De allí pasé a Casemates, entonces ocupado al completo por los militares. A continuación seguí hacia el interior de la ciudad y llegué hasta la actual Piazza que entonces se llamaba la explanada y en donde se ubicaba la Guardia de Principal, de la que partían el resto de las guardias de la fortaleza. En La Piazza no se ejecutaba, pero si existían varios artilugios, como el "pillory", que era una especie de gran cepo donde se introducían a los reos que estaban acusados de delitos de menor cuantía, pero que no por ello se libraban de un merecido castigo que le impartía la propia ciudadanía arrojándoles tomates y objetos de los más variados. Lo normal era que al siguiente día fuesen puestos en libertad y posiblemente la mayoría desistiría de sus fechorías tras el varapalo y escarnio del que habían sido objeto. También existía en la misma esquina de City Mill Line una gran jaula donde se solía introducir a las mujeres de vida licenciosa acusadas de algún delito y que giraba sobre un eje lo que terminaba por hacer vomitar a las pobres desgraciadas que eran sometidas a este tormento.

7 DAYS.- Hablemos de ejecuciones
T.V.- Si mira, en estos momentos investigo una bastante trágica llevada a cabo en las Puertas de Tierra próximas a Casemates, y que acaeció unos quince años después de la conquista británica. Se estaba planeando un motín por parte de un grupo de soldados británicos cansados de la difícil vida que llevaban, aquejados de muchas enfermedades endémicas como la fiebre amarilla y muchas de otra índole como el cólera, que les hizo preparar un estrategia consistente en dar muerte al Gobernador y a toda la oficialidad, para acto seguido huir con el botín y refugiarse en España. Por desgracia para los amotinados, fueron detectados dos de sus líderes que sin más fueron ejecutados de una forma especial. En este caso no se empleó la horca sino que fueron despellejados vivos y sus pieles clavadas en las Puertas de Tierra, donde permanecieron expuestas durante largo tiempo hasta el extremo de que se convirtió en costumbre en extraer pequeñas porciones de las mismas como "souvenir".

7 DAYS.- Tenemos referencia de que cerca del campo de aviación, antes de su construcción, existía un patíbulo en la zona media de la cara norte ¿no es así?
T.V.- Efectivamente allí se ubicaba un patíbulo para ahorcamientos que estaba guarnecido por una guardia de soldados gibraltareños que estaban casados aquí. La idea del mando militar británico era porque por esta causa tenían el convencimiento de que no iban a desertar al tener a sus familiares en Gibraltar. Su misión era la de disparar sobre cualquier soldado de la guarnición que tuviese idea de desertar hacia el lado español. En español era conocido el puesto como "La avanzada del Sargento" al ser un suboficial local el Comandante de dicha guardia. Existe un antecedente que sitúa el origen de estos soldados en Génova, lo que hacía impensable que tratasen en algún momento de abandonar el Peñón.

7 DAYS.- ¿Qué ocurrió en Casemates?
T.V.- El actual Casemates Square, siempre ha sido conocido como "La Barcina". Sobre el origen de este nombre se ha escrito bastante, aunque mi teoría siempre ha sido que la barcina en español ha sido un canasto de mimbre. Sucedió que en unos de los intentos españoles de recuperación de Gibraltar durante la dominación árabe, el Duque de Niebla fue capturado y ejecutado y acto seguido lo introdujeron en un canasto de mimbre que exhibieron sobre una de las paredes del Castillo. El fúnebre canasto permaneció por espacio de años colgado sobre el muro, hasta que el hijo del duque conquistó Gibraltar y descolgó los restos de su padre. De ese hecho creo que se deriva el nombre que posteriormente adoptó el área colindante con el Castillo. También relacionan el nombre con una familia que construía barcos en un dique próximo a las "Waterport Casemates".
Existen evidencias gráficas de la ejecución de un soldado en Casemates con todo el recinto lleno de tropa, que al efecto era convocada siempre que se producía un ahorcamiento. Los civiles sólo la podían presenciar desde los tejados próximos.

7 DAYS.- ¿Qué puedes decirnos de las ejecuciones que se llevaron a cabo en otros lugares?
T.V.- Existía otro importante lugar conocido como "Las Arenas Rojas" el actual Grand Parade, en donde además de desfiles militares se produjeron ejecuciones algunas por vía de fusilamiento.
En ocasión de gobernar Gibraltar el Duque de Kent, hijo de la Reina Victoria, trató de meter en cintura a la guarnición que presentaba serios signos de indisciplina. El Gobernador de entonces que había recibido instrucción prusiana, se empeñó en acabar con la lamentable situación por la que pasaban los militares y comenzó cerrando todos los lugares donde se suministraban bebidas alcohólicas y sólo permitió la apertura de tres, que por cierto eran controlados por él, y en los que se servía una cerveza que se fabricaba al efecto en Punta Europa en un lugar conocido como "El Pozo de las Monjas" que se puede ver en la actualidad.
La dureza del Gobernador contra los soldados originó una sublevación de una gran parte de la tropa que trató de eliminarlo por la fuerza, rodeando su entonces residencia "Duque of Kent House", sede de la actual Oficina de Turismo, pero con resultados infructuosos gracias a la intervención de un regimiento fiel al Duque que consiguió reducir a los amotinados. El Gobernador en reconocimiento concedió a la unidad que lo defendió el título de "Leal Regimiento" y los jefes de los sublevados fueron pasados por las armas en la explanada del Grand Parade.

7 DAYS.- ¿En que otros lugares te consta que se llevaron a cabo más ejecuciones?
T.V.- Hay una referencia en el actual sitio ocupado por los Jardines de la Alameda, de una zona en la que aparecieron una gran cantidad de restos humanos y de lápidas de personas ejecutadas. Se da el hecho curioso que el agua de la lluvia y de los pozos se filtraba por las tumbas y se dirigía por un acueducto hasta una fuente situada en el costado del City Hall con el consiguiente peligro de epidemias. Hoy la fuente de cuatro caños que representa a los jinetes de la Apocalipsis se puede apreciar sobre una de las paredes del "boulevard".
Los astilleros actuales fueron construidos por convictos que en principio se alojaron en un barco prisión y que más tarde fueron alojados en unos barracones próximos a las obras que estaban levantando y que disponían de celdas e incluso de patíbulos donde muchos fueron ahorcados. De otro lado, los militares tenían una prisión en la zona de Windmill Hill Flats (Punta Europa), tras haber utilizado en principio la del Castillo que abandonaron por la antigüedad y precariedad de las celdas (mazmorras), que aún existen y que se encuentran clausuradas y que carecen de ventilación. En las paredes de la vieja prisión del Moorish Castle se pueden ver las lápidas de los presos que fueron ejecutados y enterrados en el lugar.
El último ahorcamiento se produjo en el año 1944, en las personas de los españoles Cordón Cuenca y Martín Muñoz, condenados por espiar para los alemanes con intento de sabotaje de un buque y de un polvorín.
Como curiosidad he de apuntarte que el Club de los Oficiales de la prisión del Castillo está revestido con vigas de las empleadas en el patíbulo que en su momento fue desmantelado. En el curso de la II Guerra Mundial la vieja prisión militar del Castillo fue cerrada y los presos fueron trasladados a la de Punta Europa que sólo existió hasta el final de la contienda. Cordón Cuenca y Martín Muñoz fueron encarcelados en la prisión de Windmill Hill pero ajusticiados en el patíbulo del Castillo. En la colina de Los Molinos de Viento nunca se llevaron a cabo ejecuciones.

7 DAYS.- ¿Es cierto que la ermita de Nuestra Señora de Europa también fue una pequeña prisión militar?
T.V.- Si así es, los militares británicos despojaron el lugar de todos los enseres religiosos, con inclusión de la Virgen de Europa que arrojaron al mar y convirtieron el recinto en una pequeña prisión. Hoy aún se puede apreciar junto a la capilla el poste donde se solía azotar a los convictos que por cierto se conserva en perfecto estado y que ya forma parte pese a su antecedente de nuestro patrimonio.

7 DAYS.- ¿Hasta cuando se azotaba a detenidos en Gibraltar con inclusión de niños?
T.V.- Pues mira yo recuerdo que siendo pequeño era practica habitual cuando algún niño era condenado por mala conducta por el juez, que fuese sometido a azotes, por cuya razón cuando veíamos a un policía y estábamos haciendo algo ilegal ya te puedes imaginar como corríamos. Nunca como comprenderás este tipo de castigo era público y siempre se hacía en el interior de la estación policial de Irish Town.
El magistrado era quien decidía el número de latigazos en función del delito y siempre era presenciado por un oficial de policía y por un médico. Normalmente los latigazos se aplicaban en la zona baja de la espalda y estoy convencido que su aplicación dejaba secuelas que hacían recapacitar para no volver a cometer otro acto contrario a las leyes.
Particularmente las medidas me parecían ejemplarizantes y hoy día muchas tropelías que están pasando dentro de la sociedad no se producirían si continuase en vigor la medida, por mucho que quieran decir los defensores de los derechos humanos. Creo que en la actualidad esta ley aún permanece en vigor en la Isla de Man.

7 DAYS.-¿Hasta que año se produjeron ejecuciones?
T.V.- La ley capital en los años sesenta aún estaba vigente en Gibraltar pese a que en el Reino Unido ya había sido abolida, por cuyo motivo se podían llevar a cabo ejecuciones. No me consta que se condenase a nadie a la pena capital en ese periodo.

<< Back

  Web Design by Glide Technologies Limited, Gibraltar