Además:

Convencen a mujer trujillana de retirar los colores de la bandera chilena de su casa

Jueves 24 de julio del 2008 | 06:30

El alcalde del distrito de La Esperanza, Daniel Jacinto, anunció que revisará la norma edil para ver si la propietaria merece alguna sanción por usar los colores del vecino país del sur para pintar su fachada.

Vecinos consideraron el hecho como afrenta contra los peruanos en Fiestas Patrias. (Foto: USI)
Compartir

Mientras todos los pobladores del distrito de La Esperanza, en Trujillo, se aprestaban a colocar sus banderas y a pintar sus fachadas para celebrar el 187 aniversario patrio, una pobladora del lugar sorprendió a los vecinos al pintar el frontis de su casa con los colores de la bandera chilena.

La vivienda de Esther Alva, ubicada en la segunda etapa del barrio Manuel Arévalo, tiene los colores rojo, azul y blanco e, incluso, la estrella solitaria, símbolo que identifica a Chile. Además, en el lugar funciona un negocio que ha sido denominado ‘botellería’, término chileno que se emplea para designar a los establecimientos en donde se expenden bebidas alcohólicas.

El hecho ha ocasionado gran polémica entre los habitantes de la zona, pues mientras para algunos es solo un caso anecdótico que no merece mayor atención, otro grupo de vecinos se siente indignado y considera que se trata de una afrenta y una provocación contra los peruanos, justo en vísperas de celebrar las Fiestas Patrias.

Ante los reclamos, el alcalde de La Esperanza, Daniel Marcelo Jacinto, acudió ayer a inspeccionar el lugar y, tras anunciar que revisará la norma edil para ver si Esther Alva merece alguna sanción, la convenció para que cambie el color de su fachada.

La mujer ha tenido que cubrir la estrella solitaria con pintura azul, pero, antes de ello, explicó que la decisión de pintar su casa con los colores de Chile fue para recordar a un ciudadano del país sureño con el que mantuvo una relación sentimental de 15 años. Además, aseguró que se siente peruana y que en ningún momento pintó la bandera chilena con la intención de provocar a la gente o crear polémica.

Por otra parte, los vecinos de La Esperanza consideraron que la mujer pintó su fachada con los colores de Chile para llamar la atención, pues recién inauguró una licorería.