Plutón, un planeta no tan “enano"


bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

pluton_nasaLa llegada de la nave espacial estadounidense “New Horizons” a Plutón ha permitido descubrir que este “planeta enano” es un poco más grande de lo que se pensaba hasta ahora

En el año 2006, durante la celebración de la Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (UAI, http://www.iau.org/) en Praga (República Checa), se decidió, no sin ausencia de polémica, rebajar la categoría de Plutón a “planeta enano”, después de ser considerado como planeta desde su descubrimiento en 1930. Fue una acción que levantó un especial interés en la comunicación científica y en los medios.

El motivo fue precisamente que se adoptó el nuevo término “planeta enano” para definir aquellos cuerpos celestes que no se podían definir exactamente como planetas ni como cuerpos menores del Sistema Solar. Es decir, esta categoría pretendía representar una posición intermedia entre estas dos clases de cuerpos celestes.

 

El principal requisito para que un cuerpo celeste no sea considerado planeta es el hecho de que este no haya limpiado o despejado la vecindad de su órbita, un concepto de definición compleja pero que significa que no hay otros cuerpos dominantes dentro de la órbita del cuerpo celeste en cuestión.

 

Dentro de la categoría de planetas enanos se especificó otro término, el de “plutoide”, para incluir todos aquellos objetos que cumpliesen dos requisitos: que se trate de planetas enanos, y que estén en órbita alrededor del Sol pero encontrándose más allá de la órbita de Neptuno (“objetos transneuptianos”).

 

Así pues, como consecuencia de las decisiones tomadas en aquella Asamblea de la Unión Astronómica Internacional de 2006, Plutón perdió el estatus de “planeta” y pasó a ser definido como “planeta enano”. Pero ahora, gracias a la histórica misión de la nave espacial estadounidense “New Horizons” (http://pluto.jhuapl.edu/), cuyo viaje ha durado casi 10 años, se ha descubierto que Plutón es 80 kilómetros más ancho y tiene 2.370 kilómetros de diámetro (un poco menos del 20% respecto la Tierra), más de lo que se estimaba, según ha informado la Agencia Espacial Estadounidense (NASA, http://www.nasa.gov/).

 

En cualquier caso, ya hemos comentado que el hecho de que se considere a un planeta como enano no hace referencia directamente a la medida de su diámetro, sino que hay otras variables que influyen en esta categorización, como el de haber limpiado la vecindad de su órbita. Y el problema de Plutón es, precisamente, la dominancia orbital: en las etapas finales de la formación de un planeta, éste crea una dominancia orbital, destacándose como cuerpo dominante sin haber otros cuerpos de tamaño comparable con excepción de sus satélites naturales u otros objetos bajo su influencia gravitacional.

 

Así pues, aunque por el momento se considere que Plutón no cumple con el requisito de la dominancia orbital, la llegada de más datos provenientes de la nave “New Horizons” puede reabrir el polémico debate sobre la pérdida de estatus de Plutón de “planeta” a “planeta enano”.

 

 

Foto: NASA.

 

 

Artículo publicado para el Máster de Periodismo y Comunicación Científica (UNED).

 

NOTA: Este artículo es propiedad original del autor citado, aunque ha podido ser publicado anteriormente en otros medios, en cuyo caso aparecen descritos al final del mismo. En caso contrario o en notas de prensa el autor aparecerá como "Noticias de Internet"

Dejanos tu Comentario

Nombre: (Requerido)

E-Mail: (Requerido)

Sitio WEB:

Comentario: