Yve Ramírez: “Si logramos hacer que este gran movimiento global del que formamos parte crezca lo suficiente, entre todos podremos lograr el cambio que exige el planeta”

Esta semana terminará la campaña de micromecenazgo lanzada por 350 Bcn, el grupo de acción local de Barcelona de este movimiento ciudadano por el clima, para financiar el futuro documental Corazones Verdes. Campaña que ya ha sido un éxito, tras haber cubierto el objetivo mínimo y estar a punto de alcanzar el óptimo.

Corazones Verdes será una producción que se centrará en mostrar el esfuerzo de personas que están trabajando por la preservación del planeta, ante la advertencia de la comunidad científica internacional que ha calificado la situación de emergencia.

En esta entrevista para Noticias Positivas, Ye Ramírez, Coodinadora y cofundadora de 350 BCN, nos cuenta las claves de esta interesante iniciativa.

Muchos documentales ponen el acento en los peligros de la situación actual, señalando amenazas tan evidentes como el calentamiento global o la pérdida de biodiversidad. En cambio, en Corazones Verdes, apostáis por poner en foco en la esperanza, y en las personas que encarnan esta esperanza con su compromiso y trabajo. ¿Por qué este enfoque?

Bueno, en primer lugar, aunque trabajamos desde el optimismo, en 350 BCN jamás perdemos de vista la realidad del cambio climático. De hecho, es importante que todos entendamos que los efectos del cambio climático están aquí y ahora, y que es muy difícil frenarlo. Y esta realidad también se verá reflejada en el documental Corazones Verdes. Ahora, nuestra forma de abordar esta crisis medioambiental sin precedentes es, como bien dices, desde la esperanza y desde el optimismo, porque estamos convencidos de que, si logramos hacer que este gran movimiento global del que formamos parte crezca lo suficiente, entre todos podremos lograr el cambio que exige el planeta. Además, sabemos que los grandes cambios sólo nacen de las personas capaces de creer que son posibles.

El documental va a ser realidad gracias a una campaña de financiación colectiva. ¿Demuestra el éxito de esta campaña que cada vez estamos más concienciados?

Bueno, aquí influyen muchos factores, como las herramientas tecnológicas que actualmente tenemos a nuestra disposición para hacer y difundir el crowdfunding. Estamos contentísimos de ver que el documental Corazones Verdes ya es una realidad y que ya contamos con más de 120 mecenas, pero sinceramente, ¡pensamos que sería más fácil!

En todo caso, hay muchos signos de que la gente, poco a poco, comienza a tener más conciencia ecológica. Hoy en día tenemos acceso a mucha más información y conocemos las consecuencias de hábitos que hace unas pocas décadas eran incuestionables. Por ejemplo, cada vez más personas toman en cuenta aspectos medioambientales a la hora de hacer compras, lo que se refleja en el aumento del consumo de productos ecológicos y de proximidad. Pero desde luego, nos queda muchísimo camino por andar aún y justo ahí es donde estamos nosotros, intentando dejar pistas a los que vienen detrás y siguiendo las de los que llevamos muy por delante, puesto que nosotros no somos expertos ni mucho menos.

Nuestros gobernantes no parecen en cambio estar a la altura de la ciudadanía. Pronto tendrán una nueva oportunidad en la Cumbre del Clima de París para demostrar que están entendiendo el mensaje. ¿Espera que aprovechen esta oportunidad?

En este punto somos mucho menos optimistas. Una de los puntos que mostramos ya en uno de los trailers del documental es precisamente que hace décadas que los líderes mundiales hablan del problema del cambio climático y, sin embargo, seguimos sin ver un compromiso real porque los intereses económicos siempre acaban imponiéndose.

La Cumbre del Clima de París será un acontecimiento de vital importancia en el que se deberían alcanzar acuerdos globales y vinculantes, capaces de reducir realmente las emisiones de gases de efecto invernadero de forma drástica y que realmente marcara una diferencia respecto al pasado. No obstante, es muy poco probable que los compromisos alcancen las recomendaciones mínimas que propone la comunidad científica hace ya tiempo.

Eso sí, el cambio climático volverá a ser tema de portada (de hecho, ya estos días podemos ver noticias relacionadas con el tema con más frecuencia de lo habitual) y es precisamente esto lo que los movimientos ciudadanos por el clima de todo el mundo estamos decididos a capitalizar, para dar impulso a ese proceso de concienciación ciudadana del que hablábamos.

¿De qué manera puede la ciudadanía forzar a estos poderes públicos a que sean todavía más ambiciosos en sus propuestas medioambientales?

En la Cumbre por el clima de Lima fue evidente que la movilización masiva de la People’s Climate March (el origen de 350 BCN) no dejó indiferente a los líderes mundiales. Una y otra vez, durante la cumbre se hizo mención al clamor popular y creemos que esto tiene su efecto.

Pero no podemos quedarnos ahí: es muy importante la organización ciudadana a nivel local, pues evidentemente siempre hay que comenzar por casa. Esta es una de las vías que trabajamos desde 350 BCN y por eso en octubre del año pasado registramos en el Parlament más de 32 mil firmas recogidas en Cataluña por una campaña global de AVAAZ que reclamaba energías 100% limpias para el año 2050, y ahora tenemos abierta una nueva petición de firmas en la misma línea, dirigida directamente al Ayuntamiento de Barcelona, a la que invitamos a participar a todos.

También, hemos presentado en el Parlament una propuesta de resolución, que aún tiene que ser sometida a votación, en la que pedimos unos objetivos de reducción de emisiones de CO2 más ambiciosos en Cataluña, y estamos convencidos de que es importante continuar trabajando por la vía institucional. Por eso nos alegra muchísimo ver que el nuevo gobierno de Barcelona haya decidido apostar firmemente por la sostenibilidad y estamos muy atentos a sus primeros pasos.

Y dejando de lado la política, ¿es posible contribuir al cambio también desde nuestros hábitos y costumbres cotidianas?

Desde luego que sí, otro de los puntos que trataremos en el documental Corazones Verdes es todo lo que podemos hacer cambiando muchos hábitos que, además, forman parte de las costumbres humanas sólo desde hace algunas pocas décadas, es decir, no son indispensables.

Es básico reducir nuestro consumo en general, que es la primera y más importante de las tres R. Esto se ve facilitado, por ejemplo, por las opciones de consumo colaborativo y uso compartido, que están tan en auge, mientras los mercados de intercambio y las tiendas de segunda mano hacen que cada vez sea más fácil reutilizar. También, desde luego, tenemos que reciclar los residuos que producimos después de esto.

En lo que se refiere a reducir el consumo, tenemos que pensar también en lo no evidente: en nuestro gasto de recursos -agua y energía a la cabeza- y en las emisiones de CO2 y el consumo de recursos en general por concepto de producción y distribución (transporte), lo que podemos reducir al consumir productos artesanales y de proximidad.

Igualmente, hay que tener en cuenta que el ritmo de consumo actual es insostenible: la tierra tarda un año y medio para reponer los recursos que consumimos en doce meses. Es decir, estamos empobreciendo la tierra a una velocidad de vértigo y tenemos que frenar esto urgentemente.

Por otro lado, ¿estamos dispuestos realmente a asumir estos cambios, que suponen vivir de una manera más austera y menos consumista?

¡Depende de a quién le preguntes, supongo! Por una parte están quienes parece que viven para consumir, y por otra parte hay personas que cada vez valoran más los productos de proximidad, la calidad por encima de la cantidad, la sencillez en el día a día. Nosotros confiamos en que podemos contribuir a que cada vez haya más gente en el segundo grupo, y esto es algo que sólo se puede lograr a través de la información. Estamos trabajando en este objetivo y Corazones Verdes va a ser una herramienta fundamental para hacer llegar este mensaje al mayor número de personas posible.

Más información:

Enlace a la campaña de micromecenazgo: https://goteo.org/project/corazones-verdes/home

http://world.350.org/350bcn/

Pagína de Yve Ramírez

Sin comentarios

Dejar un comentario

*