NOVIEMBRE

spiderpiano

Siete notas y un do repetido hacen ocho:
Araña negra matará al viejo pocho.
Arañará ella el polvo del piano,
con tanta tecla de tacto liviano.

Limpiará almas con dos viejas manos
que desalmadas atrapan mal bicho.
Dicho ser que asesinado y sin nicho,
deshecho y hecho polvo de piano.

¿Dónde está el alma si no en el lamento?
Silente piano cuenta su vacío cuento.
Lento suena un do ¿Dó? En el teclado…

Nota octava negra como un ojo clavado.
Sonará tocado de la blanca su claro.

Astro siniestro,
cuenca muerta sin centro,
carente de vida, ente redondo
y aplastado.
Arácnido deshecho,
desecho hueco y frío,

yerto pero mío,
vacío globo de tuerto.
¡Un espectro de las noches de otubre!
Una gota de leche de hombre o de ubre…

Octubre, y después, el noveno mes romano:
Insalubre veneno en esa mano de joven humano.
Viejo piano cubierto de muerta materia:
Cuerpo de anciano, pasto de alimaña y miseria.

Descompuesto ébano ahora nido.
De arácnidos será gran mugre.
Cadáver vencido, ocho repetido,
eternidad, malattia y mal latido:
Sin aliento cantará podredumbre.

Y YA ES MAYO.

escanear0018

Abril, abandonada
de sus sentidos.
Atentado hormonal,
desasosiego.
Rebelde partió (d’)el nido
con recelo primaveral,
ensuciada en su ciego,
un ruego timído.

Verde brote, viejo verde,
de lejos Cupido tan curtido,
entre matas inertes, desasido,
salva de flechas y cautivos,
tantos cuantos abatidos…

Diosa golosa de cuerpo animal,
con mal apetito de pecado carnal,
carnaza de mocitos en celo,
víctima voluntaria al vuelo,
sin pena se ceba
de penes, su cebo.

De nata con nubes esta Venus,
portan sugar sus dos senos.
A ver, ¿hoy de nuevo qué ceno?
Ayer hubo nabo luego huevo.

Lo que atrapen mis melenas,
mi colmena de veneno,
apreso a golpe de camelo,
tanto mozalbo sin capelo.

Feromonas, fiera mona,
ferro o acero primigenio…
Gime si el cero le borran,
saca genio pa que corran.

Tiene fuelle y sin resuello
folla,
corral halla con gorda
polla.
Tiene trama, tramos,
trampas y tramoyas.

Sus nalgas con calma cabalgan,
abiertas y ligeras entre tantas palmas.
Un atropello, sello de vello hallas,
en la entrepierna: comes y callas.

Al alba aparece
cual doncella virginal
ora labios labran
cual Circe tan bien
la piel genital.
Vital es el cimbre,
escu(l)pe y tal.

Pulsa su timbre y pasa al portal.

Luz fatal en ojos
color almendra,
un destello marginal
si tan mala hierba medra.

Pides piedad de hinojos,
baila su cuello de cisne,
con garganta de gorgojo
de todo dolor te despojó.

Y me enojo,
canta la sierpe
de un solo ojo
su canto lascivo,
su olor a cebolla,
bebo de la fuente
de muerte, fuego
y cóllar

de ajos, no,
arrojo de verga,
y al rojo vivo
abajo me mojo
y el badajo te libo…
Pues me vengo de perlas.

Y ya es Mayo.