Artículos
(volver a lista de artículos)

Artículo aparecido en La Nueva Provincia (29 de enero de 1996)

El Parque Tornquist

por Dr. Carlos Villamil

El sistema de Ventania ha sido señalado como una "isla de biodiversidad" en un trabajo publicado recientemente por investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (Kristensen y Frangi, 1995). Dentro de él, el Parque Provincial Ernesto Tornquist incluye una muestra del denominado "pastizal serrano".

Es éste uno de los últimos ejemplos que nos han quedado del aspecto que tuvo la región pampeana antes de la llegada de los europeos. La vegetación original de la pampa se ha ido modificando desde el siglo XVI hasta nuestros días, a tal punto que hoy es difícil hallar sectores que no estén alterados como respuesta directa o indirecta a las actividades humanas.

Las condiciones naturales de la pampa han hecho de ella la región económicamente más importante del país, pero, pese a ello, nuestro sistema de Parques Nacionales no posee ningún área protegida que la represente. La responsabilidad de conservar este patrimonio ha quedado casi exclusivamente en manos de la provincia de Buenos Aires, y aunque el área destinada a ello sea exigua (¡0,03% de su superficie!), las 7.000 hectáreas del Parque merecen el esfuerzo que asegure la continuidad de este documento vivo, tanto por su valor histórico y cultural como biológico.

Su futuro depende, básicamente, de dos condiciones: 1) de la decisión política de conservarlo y 2) de la idoneidad con que se planifique su manejo. La primera de ellas ha sido considerada, al menos enunciativamente, en el pasado. Con respecto a la segunda, las autoridades provinciales no han sabido estar a la altura de los requerimientos mínimos que exige el desarrollo de políticas conservacionistas, independientemente de la buena disposición para ello demostrada por algunos funcionarios y guardaparques.

El Parque ha carecido de un plan de manejo orgánico, avalado por conocimientos técnicos mínimos fundamentados en la moderna disciplina científica denominada Biología de la Conservación. Como en el caso de otras áreas de la ciencia, un plan de manejo adecuado para el Parque no puede ser elaborado sino por profesionales idóneos, con formación específica en la materia.

Ello evitaría repetir errores anteriores, cuyo resultado es el alarmante deterioro del ecosistema prístino causado, principalmente, por el progresivo avance de especies vegetales y animales ajenas al mismo, que están desplazando a las autóctonas. Como ya se manifestó anteriormente en estas páginas (LNP 24-6-89), el manejo del Parque ha sido errático, llegándose en instancias particulares a prácticas que no resisten ningún análisis serio sobre bases conservacionistas, tales como su utilización para coto de caza o campo de pastoreo de especies domésticas. Recientemente, se ha considerado incluso la posibilidad de instalar una aerosilla en el cerro Ventana, aunque este dislate parece haber sido aventado definitivamente por la aprobación de la ley provincial que declara al cerro Monumento natural.

Ante las versiones de público dominio sobre cambios a producirse en la administración del Parque, Tellus -Asociación Conservacionista del Sur-, tiene el deber de llamar la atención de la opinión pública de la región y de las autoridades de la provincia de Buenos Aires sobre la necesidad de elaborar, sin dilación, un Plan Técnico de Manejo para el Parque Provincial Ernesto Tornquist. Este plan debe reflejar la voluntad de conservar los recursos naturales a que la Nación se ha comprometido al ratificar recientemente el Convenio Internacional sobre Diversidad Biológica. Para la elaboración de dicho proyecto, no debe prescindirse del componente técnico que sólo pueden aportar profesionales con formación especializada en el manejo de áreas de reserva naturales.

(volver a lista de artículos)