E-Mail

Principal

ENIGMAS HISTORICOS

Bienvenidos al Sitio Web del Instituto de Investigación y Estudios Exobiológicos Delegación Chile...

ACTIVIDADES DEL IIEE - 2
TEORIAS Y ESTUDIOS DE OSCAR FONCK SIEVEKING

Por: Raúl Núñez (Coordinador IIEE Delegación Chile)

Continuamos la Ruta Vikinga en la Zona Central



La localidad de Rocas de Santo Domingo para un turista habitual resulta hermosa y fascinante, pero para Oscar Fonck Sieveking resultó mucho más que eso, y sabemos por conversaciones con su hija Rose Marie, que se sentía embriagado por el ambiente. Esto lo motivó a comenzar a investigar vestigios arqueológicos múltiples que existen en la zona. Aunque ya antepasados suyos, de los primeros alemanes llegados a Chile en el siglo XIX demostraron un alto interés por nuestros mapuches y sus costumbres. Existen libros, verdaderas reliquias perdidas en la austral ciudad de Punta Arenas, donde un abuelo de la familia Fonck dejó impreso sus trabajos y sus tempranas investigaciones. En estos momentos son ilocalizables estas joyas bibliográficas e instamos a personas curiosas a que nos den alguna noticia al respecto sobre este patrimonio nacional que correspondería a conocer más de nuestros antepasados en el siglo XIX

La cultura de El Bato y la cultura Llolleo, eminentes en aquella parte de la zona central, y que se desarrollaron entre los años 300 a.c. y el 800 d.c. fueron estudiadas por este estudioso de origen alemán. Estas culturas desarrollaron técnicas bastantes avanzadas en la alfarería, dejaron huellas de su presencia desde cerca del Río Choapa, hasta las proximidades del Río Maule. Los estudios iniciales incluyeron estas culturas de parte de Fonck Sieveking, pero algunos detalles y datos no concordaban con las culturas autóctonas, pero si enlazándolas con otras culturas lejanas, y en este punto es donde el estudioso concentró sus trabajos posteriores.

Según Fonck Sieveking para demostrar y apoyar su teoría de la llegada de nórdicos, egipcios y berberiscos a Pascua y a América, tuvo que recurrir a estudios arqueológicos, antropológicos y filológicos. Estos estudios harían que la cultura inca a esta parte del continente adquiriera una nueva dimensión ya que la mezcla de estos norafricanos con elementos autóctonos de la región americana los llevó a formar un inmenso imperio, que sólo se detuvo con la invasión de los conquistadores españoles. Según Fonck Sieveking, los antiguos berberiscos eran rubios, altos, de ojos azules y muy musculosos, también predominaban los pelirrojos, antecedente que se repite en las leyendas de "los orejas largas" de la Isla de Pascua. Seguramente, pensaba Fonck Sieveking, todos estos pueblos del Mediterráneo, sean egipcios, berberiscos, libios, marroquíes, todos de etnias diferentes pero quizás proveniente del mismo grupo étnico, permanecieron en Nor-Africa, mientras los vikingos permanecieron en el Norte de Europa.

Fonck Sieveking relaciona a los vikingos y grupos beréberes por la características comunes físicas, lingüísticas y de ser apasionados a las aventuras marítimas, además de tener ansias de conquistas de mundos nuevos. Los antecedentes y huellas de la llegada de vikingos a Norte América se han encontrado en diferentes puntos de este basto territorio, y las runas nórdicas en las rocas es mudo testimonio de la llegada de estas avanzadas vikingas a este nuevo mundo de aquella época.

Una tablilla hallada en el condado de Douglas (Minnesota) narra la llegada de suecos nórdicos a América y tiene una fecha que se ha podido determinar como el año 1362.

Según traducción aproximada la tablilla señala: "Ocho suecos y veintidós noruegos en viaje de exploración hacia el oeste, procedentes de Vinland. Tenemos nuestra residencia cerca de dos peñascos aislados. Un día fuimos a pescar y a nuestro regreso encontramos a diez hombres muertos, cubiertos de sangre, Ave María líbranos del mal. Hemos dejado diez hombres para guardar nuestro barco en la costa de esta isla a los cuarenta y un días de marcha, año 1362"

Estos vestigios rúnicos en Norte América no serían los únicos y tenemos antecedentes que en varios lugares del Nuevo Continente aún se podrían localizar.

Hubo tres grandes grupos vikingos diferenciados, suecos, noruegos y daneses, aunque cada uno se movían a su antojo intentando hacer la guerra y tener un final glorioso en esa acción, que era la máxima aspiración de un guerrero consagrado a sus dioses preferidos, Odín o Tyrr. La historia menciona la localidad inglesa de la Northumbria, específicamente el lugar denominado Linndisfame como una de las poblaciones arrasadas por los fieros vikingos, esto habría ocurrido el 8 de Junio del año 793. La leyenda añade que en esta oportunidad fue acuñada una frase celebre que ha permanecido hasta nuestros días "De la furia de los hombres del Norte, líbranos Señor"

Respecto a restos vikingos en Sudámerica, Jacques de Mahieu, investigador de origen francés precisamente localizó un muro de piedra natural de 16 metros de largo totalmente labrado, próximo a una desembocadura del Río Aquidabán en el Paraguay. El estudioso francés nacionalizado argentino sitúa entre los años 1200 a 1450 d.c. la construcción y los símbolos rúnicos localizados en la zona, además de añadir con certeza que son vestigios vikingos, incluso la tribu de los guayakis la incluye entre los posibles descendientes de estas avanzadas vikingas en nuestro continente. Esto indica que Fonck Sieveking, no seria el primero ni el último de relacionar estas culturas tan lejanas y que existen otros investigadores que de alguna forma confirmarían sus teorías.

Fonck Sieveking, relaciona ciertas costumbres pascuenses, totalmente inexplicables a la procedencia de ritos de antiguos visitantes a sus lugares de hábitat.

La cría de grupos de niños en cavernas prohibiéndoles salir al sol, manteniendo así su piel blanca y casi inmaculada ante los rayos solares, hasta la fiesta de la isla llamada "hikinga kaunga". Hikinga y Wikinger (nombre de los vikingos) tienen una sonoridad similar. Lógicamente que todos estos argumentos, no bastan como dice el mismo Fonck Sieveking para demostrar un antepasado remoto vikingo en la isla. Nuevos argumentos a sus teorías le hacen recurrir a trovas antiguas nórdicas llamadas EDDA que aluden a una relación remota entre dos grupos étnicos. Este recuerdo de estas estrofas de origen islandés alude a los dioses nórdicos Odín o Wotan quien grababa runas sobre bastones teñidos al igual que los pascuenses y sus famosos "rongo rongo". La similitud de los glifos RUNE y RONGO los cuales se grababan en bastones y hacían referencia en la Isla de Pascua al Dios TANE debe ser considerada, según Fonck Sieveking, como un posible origen común de estos pueblos. Varias etnias de Nor-africa pueden

haber llegado con avanzadas vikingas a esta Isla ya que el famoso Dios Make Make de la Isla de Pascua, su representación y la función de las tablillas que enterraban con sus muertos estos pueblos, concuerdan plenamente con algunos ritos pascuenses.

Los antecedentes de grandes navegantes por parte de los pueblos nórdicos (vikingos) y su repercusión y la influencia en muchos otros pueblos europeos y norafricanos, además de una instauración de vocablos y formas lingüísticas , son pruebas aportadas por Fonck Sieveking a sus teorías. Fonck nos indica que, los vikingos poseían sobre todo grandes conocimientos náuticos, es así como usaron dos tipos de embarcaciones. Unos barcos rápidos y eficientes, para una veintena de tripulantes y otros que eran utilizados para largos viajes, denominados Knorr. Estas embarcaciones poseían una mayor altura y una eslora y manga superior. Precisamente en el año 1880 se encontró una embarcación (bote) en Gokstad, que fue datada en el año 600 de Nuestra Era y se pudo constatar que se trataba de una nave de 23,50 metros de eslora y 5 metros de manga y 90 Cms de calado, construida con madera gruesa y resistente, ensamblada en forma magistral. Según Fonck Sieveking, con este tipo de embarcación los vikingos podrían haber llegado al Vinland en América o a Novgorod en Rusia.

Aunque el estudio de este pueblo nórdico aún no ha encontrado su máximo apogeo, se sabe por obras como "Sieben vorbei und acht verweht" de Paul Herrmann (Hoffmann und Campe-Verlag-Hamburg-RFA-1956) en este libro hace mención a relatos y notas de viajes de un árabe de nombre Ibn Jaqub quién describe a los nórdicos vikingos como "altos como una palmera, pelirrojos y de mejillas rojas, usando solo una capa burda sobre sus hombros y dejando libre la mano que siempre lleva un hacha, una espada o un puñal" Además este viajero árabe deja una exquisita descripción de los primeros antecedentes de los esquíes para los pies, ya que menciona que estos pueblos nórdicos usan "tablas debajo de los pies" que los hacen andar muy rápido, siendo esta una de las primeras descripciones de los esquíes que llega a los países meridionales. Además describe a las mujeres nórdicas, sus vestimentas y joyas, también menciona las medidas de pesaje basada en la de los persas y la utilización de gran cantidad de monedas provenientes del Asia Menor y que seguramente los vikingos hacían servir como medio de pago en Rusia, Escandinavia y Alemania.

Otro pensamiento de Fonck Sieveking es que los continentes tienen un movimiento de trasladación y esto hubiera sido un detalle primordial para el acercamiento de estos pueblos en los albores de Nuestra Era. Esta teoría fue propuesta por Wegener en el año 1923 y en sus principios no se tomó muy en serio, pero de a poco se fueron explorando los fondos oceánicos y se descubrieron las grandes cadenas montañosas submarinas. Surgió de esta forma la idea de la expansión de los fondos oceánicos. El movimiento sería en dirección sur-norte y produciría una condensación de humedad del aire en el polo sur, desde donde las aguas habrían fluido nuevamente hacia el norte, separando los continentes y dándoles la forma actual. Según Fonck Sieveking este movimiento es tan lento, que cualquier medición es imposible con la duración de la vida humana, que nos impide hacer observaciones directas y personales.

La teoría del desplazamiento de los continentes ha sido aceptada a medida que pasan los años. En 1967 todos los especialistas americanos aceptaban la teoría expuesta. En el Congreso de Geología de París en 1978, más de la mitad de los participantes discute aún la validez de la teoría de la deriva de los continentes. En 1980, científicos rusos también aceptan esta teoría. Hasta el año 1985 esta teoría era plenamente aceptada por el grueso de los geólogos y científicos del mundo, pero ese mismo año 1985, un manifiesto firmado por científicos del ISCDS (International Stop Continental Drifft Society - Sociedad Internacional para detener la deriva de los continentes) entre ellos un geólogo de la NASA, Paul Lowman, pusieron en jaque a esta teoría de los continentes a la deriva. Estos científicos aceptan en parte a la "tectónica de placas y del eje euleriano" pero dan un NO rotundo a la deriva de los Continentes. Indicaron en sus conclusiones, bajo interpretación de fotografías tomadas por satélites, que los continentes están sólidamente enraizados en la corteza y no viajan en absoluto, ni nunca lo hicieron en el pasado.

En este punto hay que añadir que los estudios de la propagación de las ondas sísmicas ha impuesto toda una revisión de todo este esquema y los científicos del ISCDS a pesar de sus importantes estudios hasta el momento no han hecho cambiar ni poner en peligro la teoría de la deriva de los continentes, la cual sigue siendo aceptada por la gran mayoría de los geólogos y científicos. La discusión científica en estos detalles no se pone aún de acuerdo.

Lo anteriormente esta expuesto para certificar que existe la posibilidad que el pensamiento de Fonck Sieveking respecto a emigraciones de pueblos nórdicos y de Norafrica puede haber sido lograda con éxito, ya sea navegando o por movimientos de continentes los cuales serían cíclicos, diluvios y catástrofes han sido la consecuencia de estos desplazamientos que están registrados en los vestigios arqueológicos de muchas culturas de pueblos que han desaparecido debido a estas causas.

Los vestigios de una avanzada de pueblos nórdicos a América no es ninguna quimera, existen antecedentes variados que refuerzan de alguna manera los planteamientos de Fonck Sieveking. Muchos de estos antecedentes no están incluidos en sus libros, por lo tanto, mencionaremos algunos de ellos.

Un marino groenlandés Bjarni Herjolfsson llego a tierras americanas en torno a los años 985 aproximadamente, muchas leyendas e historias de la zona lo confirman en canciones y relatos folklóricos. Leif hijo de Erik también exploraría tierras hace casi mil años. Este marino dejo un relato de haber encontrado La Tierra de las Piedras Planas o Helluland, refiriéndose a la costa sur de la Isla de Baffin, al norte de Canadá. Hacia el año 1010, Thorfinn Karlseni intentó una nueva colonización. Años después un estudioso de nombre Lánse Aux Meadows descubrió en el extremo norte de Terranova, ocho casas de típica factura vikinga, implementos caseros, yunques para trabajar el hierro, etc.

Lógicamente que este interés de aventura o descubrimientos no es patrimonio solamente por pueblos navegantes de origen nórdico. Existen estudios sobre la época de la Edad Media donde supuestamente grupos iniciaticos también se hubieran preocupado de estas exploraciones. Precisamente los templarios tenían un desmesurado interés por conocer nuevas rutas y también por el desarrollo naval. No en vano dos órdenes herederas del temple: la de Calatrava en España y la de Cristo en Portugal, dominaron todo el tráfico marítimo hasta el Cabo Mogador, y siempre los navegantes debían llevar la bandera de la orden a la que perteneció el descubridor Vasco de Gama. Seguramente otro misterioso navegante también absorbió conocimientos de mapas e información en estos grupos iniciaticos, nos estamos refiriendo al enigmático Cristóbal Colón que nunca menciono su origen real, aunque la historia lo encasillo en Génova, a pesar que los últimos estudios ponen totalmente en duda esta posibilidad, agregando que Colón jamás se expresó en italiano ni dejo escritos en esa lengua.

Al respecto podemos añadir la existencia del Atlas de Cresques confeccionado por marineros mallorquines (Islas Baleares, España) que incluye una ruta secreta hacia América que ya era conocida en el siglo XIV. ¿Conocía Cristóbal Colón este mapa?

Lo expresado anteriormente sirva como breve ejemplo que los pueblos antiguos eran navegantes consumados y el interés de la conquista de tierras y nuevas posesiones hizo lo demás y la historia de la humanidad recién se lo plantea.

A estas alturas el lector puede preguntarse infinidad de dudas. Conscientes que como mencionábamos en Actividades -1 que nos movemos en terrenos pantanosos, nos permitiremos seguir enunciando algunos estudios y pensamientos del aludido autor, para luego ir desgranando poco a poco esta gran empresa de encontrar vestigios vikingos y berberiscos en nuestras costas centrales, y también buscaremos el asesoramiento de personal profesional de diferentes tendencias y opiniones para tratar de buscar un asidero mínimo sólido para las teorías de este "rompedor de moldes históricos"

Entre estas consultas recurrimos al Profesor Carlos González Vera, que ejerce una encomiable labor docente en la Universidad Pontificia de la Universidad Católica en el Departamento de Diseño y Estética de esa Aula Magna.. Su atinada asesoría respecto a la Cultura Bato y Llolleo nos hizo formarnos una idea más aproximada respecto a las culturas que poblaron nuestras costas centrales. Respecto a Fonck Sieveking no dudo de compartir con nosotros su valentía y esfuerzos para defender sus ideas, pero también nos expresó claramente que muchas de sus teorías son muy discutibles por la arqueología oficial e incluso añadió no compartir sus teorías principales adornadas con mucha imaginación del autor.

En este punto no podemos dejar de mencionar que en nuestros viajes a las Rocas de Santo Domingo y tratar de seguir ciertos postulados del autor aludido, hemos concordado todo el equipo del IIEE, incluyendo Alex Chionetti, investigador argentino-estadounidense que nos acompaño en uno de estos viajes a la zona, que hay una gran parte de "imaginación sana" en este estudioso alemán, describimos la imaginación como "sana" ya que ningún investigador escapa a ciertos elementos innatos adherido al inconsciente, e incluso muchas veces estos síntomas han resultado beneficiosos para resultados finales, pero por ética informativa la mencionamos. Es muy fácil desconectarse de la realidad en un ambiente donde existen ciertas condiciones apropiadas para analizar e interpretar ciertos detalles en una investigación, sean estos elementos materiales o sustanciales, y creemos que Fonck Sieveking puede haber caído en esta trampa. Lo anterior no quita meritos a su trabajo, pensamos que los pioneros son los que se equivocan y hacen de su vida la investigación, los errores llevan a otros personas a retomar ideas iniciales, como es el caso nuestro que nos encontramos avocados a seguir los primeros pasos dados por Fonck Sieveking. Esto indica que su esfuerzo no ha sido en vano y ha despertado curiosidad en otras personas y como todos sabemos, de la curiosidad se toma el rumbo adecuado para el conocimiento.

La Teoría de Fonck Sieveking que vikingos y noráfricanos estaban ligados por un idioma común, hace casi 4.500 años y que se separaron quedando los vikingos en el Hemisferio Norte, mientras que los berberiscos, libios, mauritanos quedaban en el Norte de África, esta ampliamente reforzada, según el estudioso de origen alemán, por traducciones y fonetismos lingüísticos que existen entre los pascuenses y algunas formas de monumentos megalíticos que comúnmente identificamos como Dolmen y Menhir. Generalmente estos monumentos son atribuidos a los celtas, pero no existen evidencias definitivas al respecto. En cambio, si pudiéramos saber que los vikingos fueron los constructores, muchas de estos monumentos serían clasificados correctamente, como es el caso de los Moai, o el ídolo de Santo Domingo, que es una Piedra en forma de cabeza de hombre barbudo colocada sobre unas rocas grandes, con la apariencia de un gran vientre y de dos brazos y que fotografiamos en nuestra estadía en Rocas de Santo Domingo. Lamentablemente el supuesto ídolo de piedra esta rodeado y casi insertó entre hermosos chalet y fue imposible fotografiarlo de frente por su ubicación, pero hemos logrado captarlo de lado para formarnos una idea cercana de sus características.

Fonck Sieveking añade a sus conclusiones, una curiosa piedra que esta en las orillas de la carretera a la localidad de San Juan. Esta enorme roca es visible desde la carretera principal dada sus enormes dimensiones. Fonck Sieveking la identifica como una posible alusión a una tumba egipcia, ya que tiene forma de sarcófago y con la insinuación de una sombra al lado izquierdo. Recordamos en este punto a nuestros amigos lectores la conexión de Tinguiririca y la inscripción eqipcia descubierta a finales del siglo XIX, haciendo alusión a un Rey llamado Ptolomeo III ascendido al trono en el 246 a.c. y una Reina de Libia de nombre Benerike II

Fonck Sieveking desecha la formación pétrea del supuesto sarcófago como de naturaleza casual, ya que ve en ella un trabajo de "redondeado" y formada dando un contorno antropológico. También se aprecian dos aparentes "trozos de columnas" según su libro Vikingos y Berberiscos cerca de esta roca en discusión. En este punto debemos decir que el equipo del IIEE de Chile ha visitado dos veces el lugar de esta curiosa formación rocosa.. Efectivamente la roca del supuesto sarcófago se puede ver a una enorme distancia pero nuestra opinión es que es una formación pétrea natural, increíblemente parecida a un sarcófago pero que no creemos que haya sido artificialmente trabajada, más aún, su antigüedad no se ve muy adentrada en el pasado. Los trozos de columnas no las hemos identificado ya que últimamente ha sufrido cambios en el terreno debido a la destrucción de un puente cercano por una desgracia geológica natural.

De todos modos, debemos agregar en este punto que nadie en el sector conoce estas pretensiones e ideas de Fonck Sieveking y la piedra que aludimos, indistintamente que sea un verdadero monumento megalítico o no, esta enteramente rayada con publicidad electoral, lo cual indica un desconocimiento aún mayor de lo expresado por Fonck Sieveking en las autoridades de la zona. Desde aquí hacemos mención de este hecho ya que sería interesante un estudio por parte de arqueólogos e historiadores que definieran que es esta piedra realmente y aunque sea una teoría errónea de Fonck Sieveking se tratara de darle otra utilidad más eficaz, que unas simples frases partidistas mundanas de los políticos de turno, que son los que realmente deben promover y cuidar estos detalles. Además dejamos una puerta abierta a otros estudiosos que quieran colaborar con sugerencias y aportaciones con el IIEE de Chile en tratar de dilucidar los orígenes de estas construcciones pétreas, ya que la mencionada forma rocosa no es la única existente en el lugar que nos adentra en estos laberintos de dudas.

La enorme labor de recopilación de material, muestras, y piezas de los estudios de Fonck Sieveking permanece en las manos de particulares y otra parte en el Museo Fonck de Viña del Mar, pero nos tememos que como muchas otras muestras arqueológicas de nuestro pasado, no tienen lugar relevante y mucho menos un tratamiento adecuada para el conocimiento de futuras generaciones.

En próximas entregas respecto a esta ruta vikinga en Sudámerica trataremos de mostrar material recolectado por Fonck Sieveking que permanece en algunos museos y otra parte entre familiares y amigos cercanos. Aún quedan viajes a San Fernando, el río Tinguiririca, la desembocadura del Cachapoal, y la región Maipo-Rapel. Todo esto añadido a piezas incalificables en algunos museos que permanecen en el misterio más absoluto, precisamente en Actividades-3 dedicaremos este espacio a una pieza encontrada en un alejado lugar de Santiago pero que nos indica que nuestra atención en Oscar Fonck Sieveking no ha sido desacertada.

Los integrantes del IIEE de Chile desplazado a Rocas de Santo Domingo agradece la atención de la Municipalidad de esta localidad que nos aporto material e ideas que serán empleadas y utilizadas prontamente




IIEE Delegación Chilena © 2003. Todos los derechos reservados.