La Jornada
Google

Texto chicoTexto grande

Martes 9 de mayo de 2006

Solecito Esa urbe prehispánica propiciará que los expertos miren al noroeste, dice arqueólogo

Abrir Tamtoc permitirá que se revalore la cultura huasteca

Solecito Aparente abandono de la zona, debido al predominio del pensamiento monumentalista en la arqueología mexicana, deplora Guillermo Ahuja, encargado del equipo del INAH

ANGEL VARGAS ENVIADO

Foto

Los arqueólogos conjeturan que este monolito, denominado Monumento 22, representa a un gobernante de la ciudad prehispánica de Tamtoc, llamado Cinco Caracol Foto María Meléndrez Parada

Tamuin, SLP. La zona arqueológica de Tamtoc representa la puerta de entrada para revalorar la importancia de la cultura tenek o huasteca y, en general, de la historia del noroeste mexicano, a la fecha poco atendido por investigadores y especialistas.

Así lo sostiene el arqueólogo Guillermo Ahuja, encargado del equipo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que desde hace un lustro trabaja en el rescate y preservación de esa ciudad prehispánica, la cual este jueves se convertirá en la primera de San Luis Potosí en ser abierta al público.

''Tamtoc es relevante para la arqueología y la historia mexicanas porque redimensiona el papel de la cultura huasteca, no porque sea el grupo más importante de Mesoamérica, sino porque nos permite ir llenando huecos que se presentan en torno del entendimiento más integral de esta zona", explica el especialista.

''Manifiesta la continuidad y la integración cultural, comercial, la propia evolución de lenguas en Mesoamérica. Marca un parteaguas para empezar a dirigir los focos de la investigación hacia un área que siempre ha sido importante para el devenir del hombre americano, pues la costa del Golfo presenta desde el hombre precerámico hasta las grandes ciudades. Permite, pues, comenzar a retomar desde otra perspectiva al huasteco."

Complejo sistema hidráulico

Descubierta a finales de los años 30 del siglo XX, la ciudad prehispánica de Tamtoc está enclavada en pleno corazón de la Huasteca potosina, en el municipio de Tamuín, en las riberas del río del mismo nombre, a cuatro horas de la capital del estado en automóvil y a unos 45 minutos de Ciudad Valles.

Si bien los estudios científicos en torno suyo apenas comienzan, datos preliminares obtenidos de vasijas, figuras y otros vestigios remontan su antigüedad cuando menos a mil 150 años antes de Cristo, por lo que Ahuja mantiene la hipótesis de que podría ser de origen olmeca, tema que se publicó ayer en estas páginas.

Otro de los aspectos en los que el arqueólogo basa ese planteamiento es el complejo sistema hidráulico que se extiende a lo largo de Tamtoc, el cual contiene desde una caja de agua, canales y drenes hasta una laguna artificial.

''La relación con la tradición olmeca se ve en esto, pues esta cultura (de Tamtoc) ya maneja drenes, acueductos; el hecho de asentarse en áreas pantanosas, elevar sus ciudades, hacer plataformas y sobre éstas construir sus edificaciones, eso nos va hablando de una tradición que se da muy temprano en Mesoamérica", explica.

''No sé si la inician los olmecas o grupos previos. Pero precisamente las manifestaciones hidráulicas en ese sentido están más presentes en la costa del Golfo que en otra área mesoamericana. Puede verse desde Tabasco, el sur y el centro de Veracruz y ahora en el norte, en el área potosina; es una tecnología muy temprana y, por su origen, está ubicada en la costa del Golfo."

La extensión que ocupa la zona arqueológica es de 133 hectáreas, de las cuales se han liberado a la fecha entre 25 y 27, que abarcan el núcleo principal de la ciudad, en la que se distribuyen tres grandes plazas. Se estima que en total existen 200 estructuras y, a la fecha, se ha localizado igual número de entierros.

Escasez de fuentes documentales

De acuerdo con cálculos de Guillermo Ahuja, la ciudad vivió su gran momento de auge hacia el Clásico temprano, cuando estaba habitada por unas 5 o 6 mil personas. No existen registros históricos sobre las causas de la caída y desaparición de la urbe, pero evidencias arqueológicas, como la falta de material cerámico de otras culturas o cambios de modelos arquitectónicos, hacen pensar que se debió a una revuelta interna.

La apertura de Tamtoc, explica el arqueólogo, propiciará que los ojos de diversos especialistas se dirijan también hacia el noroeste de México, zona que ha vivido ''un aparente abandono por ese pensamiento monumentalista que ha prevalecido en la arqueología mexicana".

A la Huasteca se le tenía ''como zona marginada", reitera. La cercanía con la frontera norte, la frontera aridoamericana, donde convivieron con grupos chichimecos y algunos provenientes del sur de Estados Unidos, la pusieron ante los ojos de los investigadores como una cultura secundaria.

''Vemos a la cultura huasteca, por un lado, con manifestaciones artísticas muy espléndidas, como el Adolescente de Tamuín; la Apoteosis, que se encuentra en el museo de Brooklyn; después sale el Adolescente de Jalpan. En fin, hay manifestaciones escultóricas que muestran que sí sabían trabajar bien la piedra", sostiene.

''Pero a escala de organización social, el urbanismo, el intercambio comercial, no teníamos muchos datos, sobre todo porque carecemos de documentación en las fuentes del siglo XVI. Tal vez esa escasez de datos históricos impidió que viéramos hacia el noreste, pero también permitió ciertas dudas. Al respecto, varios hablábamos de la Huasteca, pero no sabíamos cómo estaba organizada."

Más notas de la sección de Cultura:

La compañía Virsky trae el espíritu libertario ucraniano a México

La literatura debe poner rostro a lo que no deseamos ver como sociedad o individuos


¿Quiénes somos? | Escríbanos | Suscripciones | Publicidad | Aviso legal | Librería


© Derechos Reservados 1996-2005 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.