Bienvenido(a) a Musicas Del Mundo 09/27/2007 06:28  
  Portada |  Quienes Somos | Colaboraciones |  Foro |  Enlaces |  Calendario |  Preguntas frecuentes |  Contáctanos |
Archivo de Noticias
Página Inicial
Noticias
Artículos
Entrevistas
Críticas de CDs
Crítica de libros
Críticas de video
Eventos
Editoriales
Giras
Premios
Novedades en CD
Obituarios
Crónicas de conciertos
Novedades-libros
Poesía y Música

Documentación

Agencias de contratación
Biografías de músicos
Danza
Ferias
Guías Locales
Listas de Suscripción
Prensa musical
Organizaciones
Radio especializada
Sellos discográficos

Música en Vivo

Salas de Conciertos

Educación
Escuelas
Etnomusicología
Museos

Diccionarios
Instrumentos
Estilos

Funciones del(a) usuario(a)
:

:

¿No tienes una cuenta todavía? Inscríbete
Lost your password?


Mirlitón: el no-instrumento más extraño y barato   
05/02/2004 07:42
Autor: JRozemblum

ArtículosEn la clasificación del mirlitón como tipo de instrumento musical surgen algunas paradojas: por ejemplo, no se trata de un verdadero instrumento, ya que no genera sonido alguno, sino que sólo transforma su timbre. Por otra parte, tiene una membrana y, como tal, pertenece a la misma familia que los tambores, aunque aquélla no se percute, sino que vibra por simpatía con las frecuencias emitidas por las cuerdas vocales, por lo que tiene cierta afinidad a los instrumentos de viento (aunque no sea el soplo lo que genere la distorsión o transformación del sonido). Por lo tanto podríamos decir que se trata de una especie de tambor cantante.

La palabra mirlitón deriva del francés y se usa para designar al instrumento también llamado flauta de eunuco o kazoo. Las culturas precolombinas disponían de mirlitones hechos de calabazas. El modelo africano (conocido como cuerno-mirlitón) se hacia con un cuerno de vaca, mientras que para la membrana se utilizaba el tejido que las arañas confeccionan para proteger a sus huevos. De forma análoga al papel de la máscara en el teatro, el cuerno-mirlitón africano se usaba para distorsionar la voz en los encuentros tribales y dar a la voz un carácter sobrenatural y mágico.

Los primeros ejemplares europeos, denominados flautas de eunuco, son del siglo XVII. El rey Ludwig de Baviera poseía un enorme mirlitón de 2,13 metros de largo construido para usar en una ópera de Wagner con materiales importados expresamente del Imperio Otomano. Por su parte, el kazoo llegó en el siglo XX al repertorio clásico de vanguardia de la mano del compositor británico David Vickerman Bedford (With 100 Kazoos).

No se sabe cuándo se empezó a utilizar el mirlitón o pito de carnaval en Cádiz, aunque lo lógico sería pensar que coincidiendo con las primeras chirigotas o murgas de finales del siglo XIX. Al principio se construía de caña, en uno de cuyos extremos y fijado con varias vueltas de hilo se colocaba un papel de fumar. El libro de Ramón Solís “Coros y Chirigotas” de 1960 dio lugar al error de denominarlo “güiro“, que en realidad es una especie de rascador, generalmente con figura de pez, elaborado en madera resistente, caoba, guayacán, etc., o bien en lata, cuyo sonido se obtiene al frotarlo con una varilla de madera en movimiento de sube-baja, y que es oriundo del Caribe.

El mirlitón se usó en las murgas hasta la prohibición por decreto de Franco, en el año 1937, de los Carnavales de Cádiz. Más tarde, los mirlitones se empezaron a fabricar en metal, y algunos utilizaban de membrana un pellejo de morcillas que evitaba su ruptura al mojarse. Para que el sonido fuera más agudo solían agujerear el pellejo con un alfiler, para que la vibración fuera mayor y su sonido, más agradable. A partir de los años 70 se fabrica un tipo de pito hecho de caoba, ukola y otras maderas nobles. Posteriormente, sobre los años 80, se empiezan a utilizar materiales más modernos como la formica o bien, como actualmente, de metacrilato o plástico.

El kazoo americano, a diferencia del mirlitón, tiene un extremo del tubo achatado y la forma de un submarino. A dos tercios de su longitud, posee un agujero que lleva a una pequeña cámara donde está situada la membrana, generalmente de papel encerado o celofán. Dicha membrana se ajusta al borde mediante un anillo cilíndrico, que le permite vibrar libremente. Para tocarlo sólo hay que cantar o hablar a través del instrumento, pero no simplemente soplar, con lo que la corriente de aire hace vibrar la membrana, creando su característico sonido nasal. Y taponando parcialmente el agujero de la membrana se pueden generar también una gran variedad de efectos sonoros.
 

Durante el siglo XVIII empiezan a verse en EE.UU. kazoos a imagen y semejanza de los mirlitones africanos. En los años cuarenta del siglo XIX, un afro-americano de Macon, Georgia, con el llamativo nombre de Alabama Vest, contrató al fabricante de relojes alemán Thaddeus Von Glegg para construir el primer mirlitón con diseño de kazoo, modelo que presentarían en la Feria Estatal de Georgia de 1852. Entonces aún no se llamaba kazoo sino "Down South Submarine", el submarino de bajo sur. El viajante de comercio Emil Sorg lo vio y pensó producirlo en masa, para lo cual acabó asociándose en Nueva York con el herrero Michael McIntyre, de cuya fábrica salió el primer kazoo metálico de producción masiva en 1912. Al año siguiente, McIntyre se instaló por separado, asociándose a Harry Richardson, que disponía de una fábrica mayor.

La primera producción masiva de kazoos de McIntyre y Richardson salió a la venta en 1914 y su éxito fue imparable. En 1916 rebautizaron la empresa como The Original American Kazoo Company. Otros fabricantes empezaron a competir por un mercado fructífero, por lo que en 1923 McIntyre decidió patentar su invento. La fábrica sigue existiendo y produciendo kazoos hoy día, y a su lado hay un museo que muestra la historia del instrumento, aunque desde 1985, es propiedad de Brimms Inc. Desde entonces la Brimms Company se ha dedicado en exclusiva a la fabricación de kazoos de todo tipo, incluyendo de metal, bañados en oro, de plástico, en forma clásica de submarino o con forma de trompetas y otros instrumentos musicales.

Hay kazoos de todos los tamaños, desde el normal o soprano al Kaboom Kazoo, o kazoo-tuba, de 90 cm. de largo y membrana de un diámetro de 12,5 cm., pasando por el alto de 15 cm., el tenor de 30 cm. y el barítono de 46 cm. El kazoo más grande del mundo medía casi dos metros, 10 cm de diámetro y pesaba más de veinte kilos. Disponía de cinco boquillas y se fabricó para el grupo Kazoophony en 1973. 

La primera grabación en la que puede oírse un kazoo es Arkansas Blues que el grupo de jazz The Mound City Blue Blowers registró en 1923 en St. Louis, con Dick Slevin al instrumento, y de la que se vendieron más de un millón de ejemplares. En la misma grabación, William “Red” McKenzie canta y toca un instrumento de sonoridad similar: el peine con papel de seda, llamado por él Blue-Blowing. El kazoo también se empleó en el blues, por ejemplo con el grupo dixie Memphis Jug Band. También lo utilizó Big Add Joe, hermano del guitarrista de blues Robert Pete Williams. El bluesero Tampa Red, autor de estándares como It Hurts Me Too, solía tocarla junto con la guitarra en los 30 y 40. Incluso Eric Clapton usa un kazoo en su versión de "San Francisco Bay Blues" para su "Unplugged" de 1991.

Los Red Hot Chili Peppers lo incluyeron como un instrumento más de la parte de los metales en Roller Coaster. También lo usó Jimi Hendrix en el riff de guitarra clásico Crosstown Traffic (¿o se trata de un peine con celofán?). Little Diane de Dion, I'm in Love with a Big Blue Frog de Peter, Paul & Mary, y All Alone in the Dark de The Monkees son otros ejemplos. Otros grupos que lo incluyeron en temas suyos son Blind Melon, Grateful Dead (Anthem Of The Sun) y los Beach Boys (Trombone Dixie).

Actualmente, sólo en EE.UU. hay unos 15.000 grupos musicales donde se toca el kazoo, especialmente en el sur del país. En el Reino Unido, Queen grabó en 1974 Seaside Rendezvous dentro del álbum A Night At The Opera, en el que Freddie Mercury y el baterista Roger Taylor tocan el kazoo. Por su parte, Ringo Starr incluyó un solo de kazoo en You're Sixteen. Y, por supuesto, los hispano-parlantes conocen desde hace tiempo al grupo argentino de humor musical Les Luthiers, entre cuyo original instrumental nunca falta un “kazoo da casa”.

  [ Lecturas: 2,609 ]  

Relacionado con esto...

Opciones de la Noticia

Inicio |  Quienes somos |  Colaboraciones |  Foro |  Enlaces |  Calendario |  Preguntas frecuentes |  Estadísticas | Contáctanos |
Suscripción De Noticas

Otra Página Creada Con Geeklog
Esta página fue creada en 0,26 segundos

Alojamiento Facilitado Por Ibiblio.org .