La Iglesia de San Martín.

     De la antigua iglesia románica fundada en el siglo XI por Sáncho Ramírez prácticamente no queda ningún resto, pero la posteriormente construida, en tiempos de Hernando de Aragón, está intacta. Sigue el patrón normal de tres tramos con arcadas semicirculares, molduradas en sus capillas, siendo las del lado norte poco profundas por la pared rocosa que hay detrás.
     Las bóvedas estrelladas descansan en ménsulas labradas y un friso renacentista recorre todo el interior. El exterior está adornado con la típica galería aragonesa, de ladrillo, decorada con azulejos.
 En el lado sur está la portada de estilo renacentista con columnas y la torre cuyo cuerpo superior es de ladrillo.
     A los pies del templo se añadió la capilla del Rosario, que forma una pequeña iglesia de eje perpendicular al de la principal. Se compone de dos tramos y ábside poligonal, también cubierta por bóvedas estrelladas y pertenece a la misma época y estilo.
     Sobre la antigua iglesia, anteriormente mencionada, existen documentos interesantes. Uno de ellos, de 1068, habla de la concesión de los diezmos de Biel al monasterio de San Juan de La Peña. Otro, fechado en 1134, corresponde a Ramiro II el Monje y se refiere a la donación de esta iglesia al mismo monasterio.
     La falta de un estudio pormenorizado ha provocado que se difundan errores como el hecho de considerar que la capilla anteriormente mencionada del Rosario como la primitiva iglesia románica que se construyó junto con el castillo, cuando en realidad se trata de un añadido posterior a la construcción de la iglesia actual. Otro error muy difundido es la afirmación de que fue don Hernando de Aragón, arzobispo de Zaragoza y señor de Biel en aquella época, quien mandó construir la iglesia y la financió. El estudio de la documentación existente ha permitido conocer que la iniciativa fue del Ayuntamiento y de los propios canónigos y racioneros de la parroquia quienes encomendaron y pagaron la obra.
     Las primeras noticias documentadas que se tienen sobre el castillo de Biel datan de mediados del siglo XI (Blasco Orioli era tenente entre 1042 y 1051) y hasta bien entrado el siglo XIII su vinculación con la familia real fue muy directa. Posteriormente perdió nombradía y fue decayendo su importancia hasta que en el siglo XV pasó a ser un lugar de señorío.
     La posición estratégica de que disfrutaba la villa en época medieval devió ser la causa de que se levantara un castillo de tal envergadura y calidad cuya construcción se data en el siglo XI en dos fases: una en la primera mitad del siglo y otra de ampliación, con objeto de unir su condición militar a la de residencia palaciega, hacia las décadas de 1070-1080. Puede aventurarse que fue en esa época cuando se construyó la primitiva iglesia de Biel.
     Esta primitiva iglesia de estilo románico, según corresponde a la época de su construcción, sería la que posteriormente, en el siglo XVI sería “deshecha”, esta es la palabra que figura en la documentación, para aprovechar los materiales en la construcción de otra nueva iglesia más amplia y más acorde con los gustos y las necesidades de la época. Parece ser que se ganó espacio en anchura ya que la largura practicamente fue la misma.
     Existía una torre, denominada de San Jorge, situada en el espacio que hoy corresponde a la capilla más próxima de la portada principal que mediría de lado unos tres metros, justo lo que se manda ampliar el cuerpo de la iglesia en la obra del siglo XVI.
     Presentaba la iglesia también una cripta o capilla bajo el nivel del suelo, lo que puede deducirse de las abundantes alusiones en la documentación a la “capilla de Nuestra Senyora del Soterranyo”; estaría situada probablemente en la zona del actual presviterio, y se podría localizar en el curso de las próximas fases de restauración, ya que posiblemente no hubiera sido destruida sino parcialmente y puede que el resto permanezca en el subsuelo, enterrada.
     De la primitiva iglesia de San Martín apenas quedan signos, pero si se es buen observador se ven restos de la portada occidental, restos de un ventanal en el muro occidental, restos de un ventanal ajimezado en un latral de la capilla de San Nicolás, etc...

 


     La actual iglesia de San Martín de Biel es un edificio de piedra de sillería de excelente calidad, a excepción del cuerpo de remate de la nave principal, que forma una nave de ladrillo, y de los dos cuerpos superiores de la torre, también de este último material. Se encuentra adosada por su lado norte a la pared rocosa sobre la que se asienta el castillo y en la parte superior, al pasadizo por el que se accede a este último, realizado también en piedra de sillería.
     En el archivo de Protocolos Notariales de Ejea, existen innumerables referencias al proceso de construcción de esta iglesia. Así sabemos que la obra de la iglesia se concertó en tres fases: en la primera, contratada el 1 de Junio de 1541, se obró desde la cabecera hasta la segunda capilla del muro sur, incluyendo la sacristía; en la segunda , realizada a partir de Noviembre de 1547, se levantó el tramo que incluye la tercera capilla, la portada, el coro y la torre hasta el nivel de los tejados; y en la tercera, mucho más tarde (1581) se dispuso la construcción de toda la parte de ladrillo, es decir, la galería de ladrillos y la parte superior de la torre.

 


     Las dos primeras fases de las obras fueron encargadas por el concejo de Biel, a un maestro vasco, Francisco Marrubiza. Esta elección no era casual, dado que los canteros vascos eran los más afamados en esa época y, organizados en cuadrillas, tenían obras por toda la península. La segunda fase de la iglesia fue terminada por el nieto de este maestro, Joannes de Murrubiza, a las órdenes de otro maestro vasco, Domingo de Arazalde. Para la parte de ladrillo se eligió a un maestro aljecero de Ayerbe, Domingo de Ygola. En un principio, se tienen noticias fiables de que la torre encargada era más alta y esbelta, pero da la sensación de que se terminó con prisas y poco dinero.
 

Agradecimientos: a Sara y a Gregorio Tarragüel por esta información.
 

David Lanzarote Garcia
Comments to : se04332@salleurl.edu

Enginyeria La Salle - Universitat Ramon Llull
All rights reserved
Revised: 5/10/99