Argensola (Lupercio Leonardo de).- Nació en Barbastro por los años de 1565 y fueron sus padres Juan Leonardo, ciudadano docto y prudentísimo de aquella, Secretario del Emperador Maximiliano II, que gobernó la España en ausencia de Cárlos V y de su hijo el Príncipe D. Felipe, y de D.ª Aldonza de Argensola, de la noble casa de este apellido en Cataluña, nieto de Pedro Leonardo, rama del ilustre linaje de este nombre, antiquísimo en la Ciudad de Rávena, que viniendo á España se avecinó en la Ciudad de Barbastro y sirvió al Rey D. Fernando el Católico en la Conquista de Granada con soldados á su costa. Así como en la Universidad de Huesca en 1579 dió excelentes pruebas de su talento en la Filosofía y Jurisprudencia, de la que recibió el grado de Bachiller, las dió tambien en la de Zaragoza, especialmente en los estudios de la Elocuencia, Lengua griega é Historia romana, enseñando allí el célebre Maestro Andrés Schotto, que despues fué Jesuita y los continuó en Madrid, adelantando su mérito en la poesía, en el conocimiento de idiomas y en los de varia erudicion. Fué Secretario de D. Fernando de Aragon, Duque de Villahermosa y de la Emperatriz D.ª María de Austria, y el Archi-Duque Alberto le honró tambien creándolo Gentíl hombre de su Cámara. Cuando el Rey D. Felipe III estableció el empleo de Cronista mayor de la Corona de Aragon, le hizo merced de este cargo en 15 de Enero de 1599, atendiendo al caudal de sus letras, cordura y grandes noticias de la Historia, y mandó que se le franqueasen todas las escrituras, relaciones, informes y Memorias que correspondian á su destino. En 23 de dicho mes hizo el juramento acostumbrado en manos de D. Diego de Covarrubias, Vice-Canciller de Aragon y quedó con el título de Consejero del Supremo de este Reino, que lleva consigo el dicho cargo, y en este tiempo empezó á escribir varias obras. En 22 de Febrero de 1603 murió la referida Emperatriz, su ama, y quedó libre de estar en la Córte, como él lo deseaba queriendo solamente vivir con tranquilidad en una casa que poseia en Monzalbarba, pueblo cercano á Zaragoza, en las riberas del Ebro, en sitio ameno y delicioso para dedicarse con mayor libertad á los estudios. Por este tiempo le sobrevino una gravísima enfermedad, de la que si se libertó, su convalecencia fué muy perezosa; durándole casi dos años el recobrar su restablecimiento, habiendo quedado gafo de piés, manos y lengua y con peligrosísimos vahidos de cabeza. Eligiólo despues el Reino de Aragon por su Cronista y sucesor de Gerónimo Martel.
En 1610 fué nombrado Virey de Nápoles D. Pedro Fernandez de Castro, Conde de Lemos, docto poeta y distinguido favorecedor de los dos Leonardos, con quienes tenia estrecha amistad; y la misma noche que murió Juan Ramirez de Arellano, su Secretario, escribió á nuestro Lupercio Leonardo, dándole este cargo de Estado y Guerra del Vireinato y pidiéndole tragese consigo al Doctor don Bartolomé, su hermano, Retor entonces de Villahermosa. Aceptó el empleo y vino á Madrid con su hermano, de que tuvo el Conde gran contento, y para manifestar más á entrambos su satisfaccion les dió encargo de buscar oficiales para la Secretaría. Se trasladó con este empleo á Nápoles con licencia de los Diputados de Aragon, de quienes dependia por ser Cronista, llevando á su mujer, su hijo D. Gabriel y su hermano, y allí acertó á desempeñar este oficio, juntamente con los destinos literarios. En 1613 le prorogaron el trienio los referidos Diputados, pero gozó poco de este favor, pues en Marzo del mismo año adoleció de una enfermedad, que aunque se tuvo por leve y de poca consideracion, murió de ella como á los 50 años de su edad. Estuvo casado con D.ª María Bárbara de Albion, hija de D. Gerónimo y D.ª Gerónima de Reus, Caballeros de linajes distinguidos. El Virey, Conde de Lemos, sintió mucho su muerte, como lo significó en carta á los Diputados de Aragon, del mismo modo que la Academia de Los Ociosos de Nápoles, de la que habia sido el difunto uno de los fundadores y protectores; la que dió á entender su dolor y gratitud, celebrándole unas exequias dignas de su grandeza y de los singulares méritos del difunto en 29 de Marzo del dicho año. Las ceremonias de esta funcion, los versos latinos y aparato todo fué magnífico y sumptuoso. Las obras que escribió son:
1.º-Isabela y Alejandra. Dos tragedias que compuso juntamente con la Filis, que escribió en sus tiernos años; circunstancia que lleva el disimulo de algunos defectos que les notan.
2.º-Anales de Cornelio Tácito, traducidos al español.
3.º-Anales de Aragon. Proponíase en ellos escribir la historia de Aragon desde la renovacion de Zaragoza por Octaviano Cesar, siguiendo este discurso hasta la incorporacion con el principio de los Anales de Zurita. Dejó esta obra muy adelantada, y sus fragmentos se perdieron con no poco daño de la causa pública.
4.º-Informacion de los sucesos del Reino de Aragon en los años 1590 y 1591, en que se advierten los yerros de algunos autores, escrita á instancia de los Diputados del mismo Reino de 1604. MS. El cual se publicó en Madrid en 1808.
5.º-Aparato para la historia del Emperador Cárlos V.
6.º-Advertencias á la carta que el Rey D. Fernando el Católico escribió al Conde de Ribagorza, Virey de Nápoles, contra unos Comisarios Apostólicos, en defensa de la Real Jurisdiccion.
7.º-Rimas de Lupercio y del Doctor Bartolomé Leonardo de Argensola. Zaragoza, en su Hospital General, 1634. Madrid, imprenta Real, 1786, en 8.º, en tres tomos, publicados por D. Ramon Fernandez y aumentadas con diferentes inéditas.
8.º-Declaracion sumaria de la Historia de Aragon para inteligencia de su mapa. Dedicada á los Ilustrísimos señores Diputados de dicho Reino por su impresor Juan de Lanaja y Quartanet, 1621, en 4.º El año 1607 habia tratado nuestro Lupercio Leonardo con los Diputados de este Reino, que se formase un mapa de él, cuya ejecucion quedó á su cuidado, quien persuadió á D. Juan Bautista Labaña, Caballero de la Orden de Cristo, Cosmógrafo mayor de Su Magestad, que aceptase esta obra, como lo hizo con Real permiso, quedando la referida descripcion de Aragon formada de órden de sus Diputados para ilustrar la citada carta geográfica, como sucedió.
9.º-Cartas al P. Juan de Mariana, sobre que Aurelio Prudencio fué natural de Zaragoza y no de Calahorra, como Ambrosio de Morales y Mariana dicen en sus historias.
10.--Cartas latinas á Justo Lipsio.
11.--Defensa y elogio del Secretario Gerónimo Zurita, dirigido á D. Pablo de Santa María.
12.--Un Prólogo en elogio de la Oracion fúnebre que predicó en las honras del Rey Felipe II en San Gerónimo de Madrid el Doctor Aguilar de Terrones, en el dia 19 de Octubre de 1598.
13.--Una larga Elegía española en alabanza del diestro Ingeniero el Capitan Cristoval de Rojas.
14.--Diferentes cartas.
15.--Cuatro estancias á La Austriada del Jurado Juan Rufo. Son cuatro octavas hechas en 1585 en alabanza de esta obra.
16.--Escolios é ilustracion á los Anales del Secretario Gerónimo Zurita. MS.
17.--Una elegante inscripcion ó breve historia de la Santa Imágen de Nuestra Señora de Monzalbarba y de su nuevo Templo. Escrita en latin y castellano en 1601.
18.--Apología por la Historia de las Molucas, escrita por su hermano el Canónigo Leonardo.
19.--Representacion al Señor Rey don Felipe II, sobre los daños que habia en hacer comedias. MS.
20.--Dos elocuentes Discursos pronunciados en la Academia de Zaragoza en el 1 y 2 de sus funciones, por el mismo Lupercio Leonardo. MSS. en 4.º
21.--Aforismos políticos sacados de un libro escrito de letra del citado Leonardo. MS. en 4.º
22.--Fábula de Apolo y Dafne. Dedicada á la floridísima Academia de la Imperial Ciudad de Zaragoza, compuesta por el ausente Profesor de la Academia. MS. en 4.º
23.--Una Sátira, soneto y cancion.
24.--Prosecucion de los Anales del Reino de Aragon.