Secciones


LA CONCORDIA
 
ALGUNAS REFERENCIAS DEL CRISTO DE SANTA CLARA LA REAL
Luís Luna Moreno

Sobre la imagen del Cristo de Santa Clara la Real se recogen, en estas mismas páginas, interesantes noticias aportadas por Sor Ángeles, profesa en el convento de Monjas Franciscanas de Santa Isabel de Hungría, de Murcia; son noticias referidas al siglo XX, y fruto de la vivencia de sus años de clausura en el antiguo convento. En este artículo voy a intentar aportar algunas referencias anteriores, que enlazan los recuerdos de Sor Ángeles con los años inmediatamente posteriores a la muerte del maestro Francisco Salzillo.

La talla procede, como es sabido, del referido convento de Santa Isabel, que existió en el lugar de la plaza del mismo nombre; allí permaneció hasta su desalojo y posterior derribo, en 1836, por orden de Corregidor Chacón. En 1849, las monjas pasaron a alojarse en el antiguo colegio de la Purísima, anejo al convento del mismo nombre, formando parte de su gran manzana, en la zona frontera a la plaza de San Julián. Posteriormente, en 1947 se disgregó la comunidad, repartiéndose las religiosas entre diversos conventos de la Orden; algunas se integraron en el convento de Santa Clara la Real y, con ellas, llegaron a este convento varias obras de arte, como las imágenes de la Inmaculada y el Crucificado, obras de Francisco Salzillo; pero, mientras la talla de María se ubicó en la iglesia, la imagen de Cristo se ubicó en la clausura conventual, por lo que, hasta su reciente incorporación a la Semana Santa murciana, en 1997, en la procesión del Santo Entierro, era obra bastante desconocida. Sin embargo, y como se deduce de las citas bibliográficas que voy a señalar, y sin pretender agotar el tema, no siempre fue así.

La primera referencia que he podido localizar de este Crucificado se encuentra en la VIDA de D. Francisco Salcillo y Alcaráz escultor Murciano, manuscrito inédito que se conserva en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, y que fue redactado por Luis Santiago Bado . Aunque no es este el momento de relatar la biografía de este personaje murciano , si es necesario señalar algunos aspectos de su vida para situar el valor de su testimonio. En 1779 fue nombrado profesor de Aritmética en la Escuela Patriótica de Dibujo de Murcia, en la misma fecha en que Francisco Salzillo fue nombrado Director de la misma, siendo compañeros de docencia hasta la muerte, en 1783, del genial escultor. En su manuscrito, sin fecha, señala que ya había muerto Francisco Salzillo, pero que aun vivían su hermano Patricio (murió en marzo de 1800) y su discípulo Roque López . El texto debió ser redactado, con toda seguridad, entre 1783, muerte de Francisco Salzillo y antes de 1800, por la referencia a Patricio y por su utilización por Cean Bermúdez en su conocido Diccionario, como después se señalará; incluso hay que suponer, con toda probabilidad, que el texto de Bado es bastante anterior a 1800, pues en este año publica Cean su obra, con los consiguientes trabajos previos de preparación y redacción. En la parte del manuscrito que dedica al Catálogo de las obras de Salcillo y su mérito, señala textualmente: En la Yglesia del Convento de Religiosas de Santa Ysabel, al entrar a la izquierda hai un Crucifixo del natural; naturalmente, no cita todas la obras de Salzillo, pero es curioso constatar que, en este convento, es esta la única escultura que señala, obviando la talla de la Inmaculada, que también pasó a Santa Clara.

La biografía de Francisco Salzillo redactada por Bado estaba en relación con la publicación por Cean Bermúdez de su celebre Diccionario, publicado en 1800 ; este académico de Bellas Artes de San Fernando recogió, a través de sus corresponsales en distintas ciudades y provincias, una extensa aunque irregular información sobre artistas españoles o que habían trabajado o tenían obra en España . Es evidente que Cean utilizó el texto de Bado, (seguramente redactado con este fin) resumiéndolo , y muy posiblemente lo completaría con otras fuentes y con sus propios prejuicios academicistas. En la biografía de Salzillo (que Cean denomina Zarcillo), cita en Santa Isabel “Un buen crucifixo en la entrada de la iglesia” y también omite la imagen de la Inmaculada . Como vemos, a los pocos años de la muerte del escultor murciano, la imagen del Crucificado de Santa Isabel era ya conocida por la historiografía artística de la época.

Una importante recopilación de datos sobre el patrimonio artístico murciano se encuentra en las obras de Fuentes y Ponte. Aunque en su Murcia Mariana describe la talla sin asignarle autor , también publicó una biografía y catálogo de la obra de nuestro genial escultor, donde considera este Crucificado como talla superior, y la encuadra en el segundo periodo de la producción de Salzillo, según la clasificación cronológico-estilística aceptada en el s.XIX.

Un autor clásico en la historiografía artística murciana es Andrés Baquero; con motivo del centenario de nuestro insigne escultor. en 1883, publicó un artículo en La Lira del Tháder, donde recoge, curiosamente, el catálogo de obras que había publicado Cean, incluyendo, obviamente, la imagen de este Crucificado , aunque en publicación posterior, lo considera obra dudosa.

Ya en el siglo XX, para concluir y sin pretender agotar el tema, es necesario recordar las publicaciones de Sánchez Moreno, primer Director del Museo Salzillo, con dos interesantes referencias; en un primer momento, cuando la imagen estaba aún en el edificio del antiguo colegio, transformado en convento, rechazó la atribución a Francisco Salzillo , pero en publicación posterior, cuando la talla ya se había trasladado a S. Clara, modificó sustancialmente su opinión, señalando “Es obra segura y magistral de Francisco Salzillo, que al ser mal vista por la luz y la distancia en otra ocasión no me pareció enteramente de sus manos... De elegante proporción, majestuoso y bello. El modelado y ejecución de su mitad inferior (cintura, paño de pureza y piernas) es asombro; sin desmerecer el resto”.

© REAL Y MUY ILUSTRE COFRADÍA DEL SANTO SEPULCRO. Parroquia de San Bartolomé - Sta María. Plaza.San Bartolomé, S/N 30004, MURCIA
Tlf: 968-214-572 Página optimizada para una resolución mínima de 1024x768 y navegadores:
Internet Explorer 6.0, Netscape 7.0, Mozilla 1.0.1
Página realizada y dirigida por D. Antonio Rocamora Manteca - antroc@gmail.com -