Sitio Oficial de Anaprof
Federación Panameña de Fútbol celebra 70 años   8/29/2007

Fepafut
La historia del fútbol panameño ha pasado por una serie de orígenes dados por ciertas teorías de parte de quienes han tratado de buscar un punto de partida sobre lo que ha sido el desarrollo de este deporte en nuestro país.


Los orígenes del balompié en Panamá realmente se remontan en un llamado período “prehistórico”, a lo que fueron los llamados juegos de pelota de la Era Pre Hispánica, en el que según investigaciones del que muchos en la actualidad desconocen, revelan que las tribus indígenas de la provincia de Coclé, ya desaparecidas, practicaron un juego de pelota similar a lo que es el fútbol.


Pero más adelante, en los albores del siglo 19, el surgimiento de las comunicaciones dados durante el período de Unión a Colombia, con la construcción del Ferrocarril Transístmico, llegarían a nuestras tierras las influencias de los deportes occidentales modernos, entre los cuales destaca el fútbol, en el que su verdadero punto de partida se dio en lo que fue la antigua ciudad de Aspinwall, luego llamado hasta en la actualidad como Colón, y luego se propagó a la Ciudad de Panamá, al ser practicado “en privado” por los marinos de las compañías navieras inglesas West Indian Co., la Royal Mail Steam Packet Company y la Pacific Steam Navigation Company.


Sin embargo, la difusión del fútbol fue tardía al punto de que la influencia de los estadounidenses y la de estudiantes de alta clase pudiente panameña asociada con éstos hicieron posible que deportes como el béisbol se asentaran mayormente en el país hasta convertirlo en lo que actualmente es el “Deporte Rey”, lo que dejaba al balompié con un sufrido reto del que muchas generaciones tendrían que asumir para su difusión, pero en el que también se harían sentir influencias muy importantes que incidirán en su crecimiento.


Hacia 1890, el Panama Athletic Club, un club deportivo cuya principal actividad era el béisbol, se convirtió también en el primer equipo de fútbol establecido en nuestro país, al ser los pioneros en adquirir implementos deportivos entre los cuales figuraban los primeros balones de fútbol, y en 1894, Colón fundaba su primer club, el Colon Sport Club.


Las primeras corrientes migratorias procedentes de Europa, India, Centroamérica y las Antillas, el intento de construcción del Canal Francés, la Guerra de los Mil Días (1899-1902), la posterior Separación de Panamá de Colombia en 1903, la construcción e inicio de la actividad del Canal de Panamá, entonces bajo administración estadounidense, permitió no solo la entrada de las corrientes deportivas modernas, sino también la del deporte fútbol.


En febrero de 1904, se jugó el primer partido de fútbol a nivel internacional en Panamá, en el que enfrentaron a los equipos de marinos estadounidenses de los navíos USS Montgomery y el USS Dixie, que aunque no fue de balompié propiamente dicho, sino hasta un mes más tarde, es un acontecimiento que marca el despegue del fútbol criollo, al que se suma el primer partido local registrado oficialmente, en 1906, jugado en lo que es hoy la Plaza Herrera, en el Casco Antiguo de la ciudad capital.


Por aquel entonces, los primeros colegios secundarios como el Panama College (hoy Instituto Panamericano), se establecieron como los pioneros en la inclusión del fútbol en sus programas y como equipos.

La idea de una liga nacional, se origina entre la comunidad afroantillana hacia 1918, luego de una serie de partidos entre los equipos Standard Oval y American Cable, mientras que por otro lado profesionales europeos, especialmente de nacionalidad alemana, religiosos y profesionales de origen sudamericano y centroamericano buscaron sentar las bases de un torneo local, pero en 1921, los antillanos fundan la Isthmian Football League, en el que funcionaron por tres temporadas, hasta que en 1925, gracias a la idea de entusiastas como Richard Newmann, el sacerdote salesiano de origen hondureño José De La Cruz Turcios y Barahona, y el Coronel Gabriel Barrios, de origen guatemalteco, se funda lo que se conoció como la Liga Nacional de Football, siendo Barrios, por sus notables esfuerzos, su primer presidente y a quien se le ha adoptado como el Padre del Fútbol Panameño.
Aquella liga se jugó con seis equipos que fueron “El Cable”, “Cecilia”, “Hottspurs”, “Coronel Bolognesi”, “El Panamá” y “Panama Hardware”, que fue el primer equipo campeón, mientras que en 1926, se estableció la Liga Menor, del que parte fundamental la hicieron los sacerdotes salesianos centrados en el Oratorio Festivo.


Colón, fundó gracias a la idea de Don Justiniano Cárdenas, en 1933, la Liga Atlántica de Football, en el que ante la polarización de este deporte en la Ciudad de Panamá, los colonenses buscaban su espacio y la idea de un campeonato nacional interprovincial, en 1934, con el juego entre los equipos Roxy de la capital y el Colón Rangers, primer campeón de esa región, en disputa de la Copa Teatro Strand, y que luego quedó “desierta”, sentó las bases para que en 1937 ambas ligas que quedaron antagonizadas en principio, pudieran reunirse.


De aquel encuentro entre caballeros, y la unión de ambas ligas, se daría el paso más importante para el fútbol nacional, al fundarse en el Club Miramar de Bella Vista, en lo que actualmente son los terrenos del Hotel Miramar Intercontinental, la Federación Nacional de Football Association de Panamá, lo que actualmente es la Federación Panameña de Fútbol (FEPAFUT), un 29 de agosto de 1937.
También llegó a ser fundamental en este paso, que producto de los primeros partidos internacionales que se dieron entre equipos panameños de la Liga Nacional de Football con conjuntos de navíos foráneos y clubes de países cercanos, se hizo posible la formación de un primer seleccionado criollo en el Torneo Cuarto Centenario de la Fundación de Cali, en Colombia, en 1937.


Siendo su primer presidente federativo, Don José Antonio Molino, se alcanzó a concretar la afiliación de Panamá al seno de la Fédération Internationale de Football Association (FIFA), en el Congreso de París, Francia, en 1938, pero ya nuestro país se adentró antes en la competición oficial como seleccionado nacional, en el marco de los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en calidad de anfitriones.


Desde entonces, el desarrollo del fútbol panameño a través de la FEPAFUT pasó por diversas etapas, muchas de las cuales han sido accidentadas propias de un deporte que buscaba ganarse su espacio dentro de los deportes que tenían mayor interés entre los panameños como el béisbol, el baloncesto, el boxeo y la hípica.


Panamá, que había tenido y aún mantiene un nivel de selección mayor como uno de los más modestos a nivel mundial, dio pasos muy significativos hacia su reconocimiento internacional, en los cuales destaca el subcampeonato de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1946, el subcampeonato de los Juegos Centroamericanos de 1977, y los lauros de haber sido Campeón Centroamericanos y del Caribe de 1951, que le valió su participación por única vez, en el Campeonato Panamericano de Chile, en 1952, y el de Campeón de los Juegos Centroamericanos de 1973.


No fue sino hasta en los últimos 37 años, cuando el fútbol panameño partió hacia lo que ha sido una evolución importante producto de lo que fueron los IX Juegos Centroamericanos y del Caribe en nuestro país, y la difusión del fútbol internacional por televisión, en el que se sintieron los deseos de ir por las metas que todos los países futbolizados o no futbolizados buscan, ir a una fase final de una Copa del Mundo, y fue por ello, que tras los éxitos que tuvo el equipo mayor en los eventos regionales y su gira por Asia que lo llevó a China Taipei, Hong Kong y Macao, se dio la primera participación oficial de Panamá en un torneo mundialista, en la fase previa hacia el Mundial Argentina’78.


Así, desde el primer partido oficial en 1938, con el triunfo sobre Venezuela (2-1), la etapa importante en este período, se daría con una victoria sobre Costa Rica (3-2), en abril de 1976, pero que en el camino, y por una serie de ocho intentos, no exento de dificultades y sinsabores, Panamá buscaba afianzarse en la lucha por ir a una Copa del Mundo, hasta que con la llamada “Generación de Los Legionarios” (1983-2007), consiguió en 1996, su primera clasificación como semifinalista regional de CONCACAF en el camino hacia Francia 1998, y en 2005, su primera clasificación como finalista en una hexagonal regional, en la ruta hacia Alemania 2006.


Durante ese período, el seleccionado mayor alcanzó otro paso importante en su historia al obtener el subcampeonato de la Copa Oro masculina de la CONCACAF, en 2005, con dos triunfos sobre Colombia y su disputa final frente a los Estados Unidos que terminó empatado oficialmente, y definido en los tiros penales, y dos años más tarde, consigue el subcampeonato de la Copa de Naciones de la Unión Centroamericana de Fútbol, en San Salvador, de la misma manera, empatando frente a Costa Rica definiendo el título en los tiros desde le punto penal.


A nivel de clubes, durante el desarrollo de la FEPAFUT ha visto evolucionar el fútbol superior con seis intentos de ligas no aficionadas, las de 1967, 1977, 1980, 1984, 1986-87, 1988 y 1993, de los cuales ha sobrevivido el proyecto de la Asociación Nacional Pro Fútbol (ANAPROF), fundado en 1987 y su primer torneo data de 1988, y en el que se dieron pasos de lo que fueron la evolución desde la Isthmian Football League y la Liga Nacional de Football de los años veinte, a los interclubes provinciales de 1938 a 1967, y los campeonatos nacionales entre selecciones provinciales de 1971 a 1985.


Asimismo, las provincias de todo el país fundaron sus respectivas ligas que poco a poco se afiliarían al seno federativo, como las de Colón (1933), Panamá (1940), Chiriquí (1945), Herrera (1946), Panamá Oeste (1948), Veraguas (1949), Coclé (1952), Los Santos (1972), Bocas del Toro (1974), Kuna Yala (1986) que tuvo muy breve duración, y Darién (1987).


A nivel del fútbol juvenil, la historia de nuestro balompié destaca los esfuerzos casi titánicos de dirigentes y entrenadores en la formación de nuestros valores, en los que producto del primer campeonato juvenil de 1954, se daría el estreno de la selección nacional sub20 en el Campeonato Sudamericano de Fútbol celebrado en Caracas, Venezuela. De ahí, que la categoría tuvo una serie de pasos esporádicos que luego se harían más frecuentes a finales de la década del noventa y que llegarían a su cenit con el mayor hecho significativo en la historia del fútbol federativo en Panamá, al alcanzar en 2002, nuestra primera clasificación a un Torneo Mundial de Fútbol de la FIFA, con la participación como finalista, en el Campeonato Mundial Sub20 de 2003, en Emiratos Arabes Unidos, al que luego seguirán otras dos presencias consecutivas, en Holanda (2005), y Canadá (2007), en el que un empate con Corea del Norte, el 30 de junio de 2007, señalaría el primer punto alcanzado por un seleccionado criollo en un certamen de gran magnitud mundial.


En sub17, los esfuerzos por alcanzar metas con una selección de esta serie que se remontan hacia 1985, con nuestra primera participación eliminatoria en el Torneo de México, rumbo al Mundial China’85, siguen dándose como materia pendiente, siendo quizás el único conjunto que no ha podido dar el paso significativo, pero que otros equipos a nivel colegial ya lo están haciendo, con programas como el Fútbol Rotarios, la formación de las academias debidamente organizadas, los campeonatos distritoriales, los Juegos Juveniles Nacionales y los certámenes estudiantiles.


El fútbol olímpico, que surge tras el paso de selección mayor a una entre las categorías de 21 a 23 años, comienza a partir de 1992, y su evolución lo lleva a convertirse en finalista en dos ocasiones en los preolímpicos de 2000, en Hershey, Pennsylvania, Estados Unidos; y 2004, en Guadalajara, México, y alcanza la medalla de plata en los Juegos Centroamericanos de 1997 en San Pedro Sula, Honduras; y sus dos retornos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Maracaibo, Venezuela, en 1998; y en Cartagena de Indias, Colombia, en 2006, en el que por primera vez alcanza a pasar a la etapa de cuartos de final.


El fútbol femenino, que tuvo su primer paso en la fundación de su primer equipo en 1939, en el Colegio Internacional María Inmaculada, ha tenido que pasar por diferentes etapas, muchas de ellas confrontadas con los estereotipos de una sociedad machista, las cuales no han sido freno para que se rompieran estos moldes y se superaran obstáculos, hasta la creación, en 1997, de la Liga Superior de Fútbol Femenino, llamado luego como la Liga Femenina de Fútbol, y en el que de la unión con la Comisión Especial de Fútbol Femenino, en 2001, y con la mediación de la Federación Panameña de Fútbol, se establecieron las bases para la fundación de lo que es la Asociación Nacional de Fútbol Femenino (ANAFUFE), en el que el balompié de mujeres alcanza entrar oficialmente al seno federativo.


El logro de esta unión, se dio al establecerse la primera selección nacional femenina de manera oficial, con el equipo Sub20 (entonces Sub19), en el año 2002, con el que de forma rápida, vertiginosa y sorprendente, logra resultados exitosos a nivel regional, y luego en ese mismo año, se forma el seleccionado mayor femenino. La presencia en cuatro torneos regionales eliminatorios de forma consecutiva y tres como finalista de CONCACAF en sub20; un título de Campeón Femenino de la UNCAF en 2006, dos subtítulos centroamericanos, y dos presencias en la Copa Oro Femenina de CONCACAF, además de finalista en el Preolímpico de Costa Rica, y su punto más alto, los Juegos Panamericanos de 2007, en Río de Janeiro, Brasil, todos en categoría mayor, ubican a Panamá como de los mejores en el fútbol de mujeres.


El Futsal, es otro de los departamentos en los cuales también ha pasado por una serie de evoluciones que estuvieron a la par, en Panamá, con el paso de diversas modalidades del fútbol bajo techo a nivel internacional, pero que alcanza, primero con un Intercolegial en 1999, y luego las realizaciones de los Mundiales Interbarrios de 2002 y 2006, el Torneo Superior de 2003, y la Liga Premier Futsal desde 2002, alcanzan a manifestar el desarrollo potencial del juego al punto de que en 2004, una primera selección nacional de Futsal, consigue llegar como finalista de CONCACAF en la ruta hacia el Mundial de China Taipei 2004, y se prepara, luego de participar en el Torneo UNCAF previo a los Juegos Panamericanos de Rio de Janeiro, en Guatemala, para intentar ganarse su derecho a una clasificación al Mundial Futsal de la FIFA 2008.


Durante este período, la Federación Panameña de Fútbol que preside el licenciado Ariel Alberto Alvarado, ha tenido participación y se ha beneficiado de proyectos y programas de desarrollo en conjunto con la FIFA, CONCACAF y algunas asociaciones nacionales de países europeos, sudamericanos y de la región, desde 1977, entre los cuales se encuentra el Proyecto de Desarrollo FIFA/Coca-Cola, la Academia Mundial FIFA/Coca-Cola, los cursos de Solidaridad Olímpica, y los Cursos FUTURO FIFA I, II y III, además de haber albergado el Congreso Taller de Fútbol Femenino con la participación de algunos países de la región centroamericana, el Caribe hispano y México.


En 1998 y hasta 2006, la organización de fútbol panameño toma un giro importante al formalizarse unos nuevos estatutos que reforman las estructuras de este deporte a nivel administrativo, con los que actualmente se rigen, otorgándoles finalmente el derecho a voz y voto en la Asamblea General, a los diez equipos de la máxima categoría de la ANAPROF, convirtiéndose en el llamado “sector profesional”, equiparado al derecho a voz y voto a las diez ligas provinciales afiliadas representando al “sector aficionado”, y por primera vez, derecho a voz y voto al fútbol femenino de la ANAFUFE.


Pero, de los logros que ha dado la FEPAFUT en su historia, a nivel estructural, sea la cancha sintética cercana al Estadio Rommel Fernández y el de relevancia física, la creación del Complejo Virgilio Tejeira de Llano Marín, en Penonomé, provincia de Coclé, como parte de lo que fue el Proyecto Goal de la FIFA que contra viento y marea, logró finalizar su construcción y su puesta en funciones en 2004, con el que algunas selecciones nacionales realizan sus preparaciones y para el año 2008, se logre la realización del Proyecto Goal II, que será la construcción de una nueva sede física de la Federación Panameña de Fútbol, en lo que será la nueva Ciudad Deportiva, en el área de Juan Díaz, cercano al Estadio Rommel Fernández y el Gimnasio Roberto Durán, escenarios que serán reconstruidos, lo mismo que la construcción de un estadio de fútbol de césped sintético.


Escrito por el Lic. Carlos Alberto Martínez Vega
Todosports.com, Miembro IFFHS