Hoy, 9 de abril, cumplo 25 años y este es el post número 100 (a falta de volcar todos los post de mis blogs anteriores) en este blog. Además, he entrado en la UGLA y como el año pasado suena el cumpleaños feliz.

Pelos y anchuras aparte, tampoco creo que haya cambiado tanto de cara. Los aduladores dicen que aparento 21-22, tiene gracia cuando desde que tengo 9 años siempre me han hechado de más por ser alta y sólo los abueletes acertaban.

Esta semana santa mi padre ha cambiado el discurso habitual metiendo varios comentarios relacionados con novios o salir a ligar. Ahora se acuerda de esto, con lo bien que estoy con mi libre albedrío sin compromisos y más desde que me enteré que las mujeres se suelen casar con alguien como sus padres. Mi padre es buena persona y trabajador pero demasiado conservador y machista y me es imposible reeducarlo. Mira que le tengo dicho que las tareas domésticas no son cualidades innatas de las mujeres. Una persona así me anularía como persona y no estoy por la tarea. Así que bodas de plata personales a parte, seguiré fiel a mi filosofía por mucho tiempo.